Terminología Montessori

Como cualquier experto en su campo de aplicación, las personas que trabajan con la Filosofía Montessori utilizan cierta terminología que muchas veces a las personas que no están 100% involucradas les cuesta trabajo entender.

Aqui te presentamos una guía rápida de algunos de los términos más utilizados en Montessori:

Ambiente preparado: un lugar en donde el niño encuentra todo lo necesario para satisfacer sus necesidades físicas, psíquicas y sociales. En la Filosofía Montessori, un salón de clases se convierte en un ambiente preparado.

Control de error: el Material Montessori está diseñado para que el niño reciba retroalimentación mientras trabaja, permitiéndole reconocer, corregir y aprender de sus errores sin depender de la supervisión del adulto. Dándole control de su actividad motiva su autoestima y sus ganas de aprender.

Normalización: proceso de desarrollo natural marcado por el amor al trabajo, concentración, auto-disciplina y gozar los logros. María Montessori observó que la normalización es un proceso natural en los seres humanos a cualquier edad.

Trabajo: Actividad con un propósito. La Doctora Montessori observó que los niños aprenden a través de actividades que escogen ellos mismos con un propósito. En Montessori, a las actividades de los niños se les llama trabajo.

Educación Cósmica: En Taller (primaria), a los niños se les da una visión del universo que les ayuda a descubrir cómo todas las partes del cosmos están conectadas y son interdependientes. Los niños entre 6 y 12 años aprenden sobre el universo, las galaxias, nuestra galaxia, nuestro sistema solar y el planeta Tierra; todo lo que aconteció para que surgieran. Desarrollando respeto por eventos pasados, los niños se hacen conscientes de sus roles y responsabilidades en una sociedad global del hoy y mañana.

De lo concreto a lo abstracto: un proceso lógico apropiado a su desarrollo, que permite al niño llegar a un entendimiento abstracto, de un concepto que trabaja por primera vez de forma concreta.

Estos son sólo algunos términos utilizados en la Filosofía Montessori. Espera nuestra siguiente publicación para aprender más sobre el “lenguaje Montessori”.

Visita nuestro sitio web: www.montessoriqro.com

o nuestra página en facebook: cmontessoriqro

Características de un Guía Montessori

Al hablar de un maestro(a) dentro de la Filosofía Montessori se alude a un nivel superior de enseñanza que comprende todas las dimensiones humanas a saber, la física, mental, emocional y espiritual en la práctica de su labor diaria como educador(a).

En Montessori a los maestros les llamamos “Guías” porque su propósito es mostrar el camino. Una de las principales características de un Guía Montessori es el hecho de dejar su ego aparte para entender que el protagonista del ambiente (salón) no es él sino el niño; no está ahí para imponer un conocimiento, está ahí para acompañar y guiar al niño a que descubra y explore el ambiente por sí mismo.  

María Montessori en su libro “La mente absorbente del niño”, describe las características y requisitos que son indispensables en un Guía Montessori, aquí citamos algunas de ellas:

CARACTERÍSTICAS

– “Debe ser como la llama cuyo calor activa, vivifica e invita. La educadora que fascina a los niños, los interesa en ejercicios diversos, que incluso si no son muy importantes por sí mismos, poseen la gran ventaja de atraer al niño. La educadora activa, atrae más”

– “Debe servir bien al espíritu, ayudar al niño a actuar, querer y pensar por sí mismo.”

– “Si el comportamiento de la educadora corresponde a las exigencias del grupo de niños que se le ha confiado, la educadora verá cómo en su clase florecen las cualidades sociales”

– “Se concentra en el ambiente (salón) porque de allí saldrá la curación y la atracción que polarizará la voluntad de los niños… todo en su sitio, limpio, brillante y alegre…”

REQUISITOS:

– Autopreparación: “Debe poseer imaginación viva, porque en las escuelas tradicionales la educadora conoce el comportamiento inmediato de sus alumnos, y sabe que debe ocuparse de ellos y lo que dbee hacer para instruirlos; en cambio, la educadora montessoriana se enfrenta con un niño que, por así decirlo, aún no existe. Esta es la diferencia principal”

– Servicio: “Servir y servir bien, servir al espíritu. No se trata de lavar al niño si está sucio…la base de nuestra enseñanza es que el niño no sea servido en ese sentido. Tiene que adquirir independencia física bastándose a sí mismo; independencia de voluntad con la propia y libre elección; independencia de pensamiento con el trabajo realizado sólo, sin interrupción”

– Fe: “Debe tener fe en que el niño que tiene delante mostrará su verdadera naturaleza cuando encuentre un trabajo que le atraiga… debe dedicar sus energías en provocar ese despertar”

– Justicia: “La justicia es verdaderamente espiritual, intenta que cada niño realice al máximo sus posibilidades. Justicia es dar a cada ser humano la ayuda que puede llevarlo a conseguir su plena estatura espiritual…”

– Amor: “Existen dos niveles de amor. A menudo cuando se dice amar a los niños, se hace referencia a los cuidados, a las caricias que se le prodigan y nos une a ellos una relación espiritual”… “Pero el nivel del que hablo es otro. Aquí el amor ya no es personal ni material: quien sirve a los niños siente que sirve al espíritu del hombre, al espíritu que debe liberarse. la diferencia de nivel ha sido salvada realmente, no por la educadora, sino por el niño; es la educadora quien se ha sentido elevada a un plano que no conocía”.

Gracias a todos los Guías que se entregan a esta gran labor.

En este camino, juntos desarrollamos el potencial de nuestros niños.

Visita: www.montessoriqro.com

facebook.com/cmontessoriqro