Niño: “Terror del barrio”

Leímos este texto que encontramos en el libro “Disciplina con Amor” de Rosa Barocio y no pudimos resistir las ganas de compartirlo con todos ustedes.

Receta para formar un Terror del barrio:

Ingredientes: Niño fresco y tierno, de preferencia menor de 3 años. Padre o madre de temperamento colérico . Escuela autoritaria y represiva, o sin disciplina. T.V. y juegos de video agresivos. (Opcional) Clases de defensa personal.

Modo de educar:

A un niño como este es importante educarlo con mano dura. Es necesario explicarle desde pequeño que el mundo es de los fuertes. En ningún momento se le deben permitir demostraciones de debilidad o flaqueza, y debe saber que el llanto sólo es permitido a las mujeres. Deberá fomentársele todo tipo de competencias y hacerle saber que lo importante es ganar y que el fin justifica los medios. Los padres deberán aprovechar toda situación cotidiana para enseñarle a defenderse: a un mal modo de algún dependiente, un incidente automovilístico, son oportunidades invariables para enseñarle a intimidar a otros.

Es importante que desde pequeño se sienta el vencedor en riñas callejeras y escolares, por lo que, si es necesario, el padre o la madre podrán intervenir para asegurar la victoria. Si hay quejas del colegio o de los vecinos por su agresividad, siempre defiéndanlo diciendo que seguramente fue provocado y que él no tiene la culpa de ser tan fuerte y valiente. Asegúrese de que su hijo lo escucha y siente su apoyo incondicional. Explíquele después que los niños como él tienden a despertar envidias y enséñele a culpar siempre a los demás. No se sorprenda cuando dejen de invitarlo a las fiestas infantiles; su hijo seguramente es demasiado maduro para ellas. Si es necesario cambiarlo de escuela, véalo como motivo de orgullo, pues es demostración de su creciente poder.

Es indispensable que vea, en un mínimo de tres horas diarias, programas o caricaturas violentos. Recomendamos especialmente las japonesas y que las vea antes de dormir, para que las imágenes penetren mejor en su subconsciente. No se desanime si tiene pesadillas y no puede dormir. Con el tiempo se acostumbrará y dejarán de impresionarlo. Nunca lo retire de la habitación cuando vea con usted programas de adulto en la televisión pues esto ayudará a endurecerlo. Cuando sea posible acompáñelo al cine, especialmente si es después de las diez de la noche y la película es de clasificación C. El niño deberá acostumbrarse a todo. Observará que cada vez necesitará que las películas aumenten en violencia; ello es parte normal del proceso para insensibilizarlo al dolor de los demás.

Cuando se divierta con juegos de video, anímelo: “¡Muy bien, hijo, ya mataste a cinco, sólo te faltan dos!”. Cómprele todos los disfraces de guerreros y asegúrese de que juegue a diario con pistolas, ametralladoras y demás juguetes bélicos. Tapice las paredes de su recámara con carteles de monstruos y héroes de batallas, prefiriendo siempre los de colores oscuros y fosforescentes.

Apodos como Atila, El garras, o Destroyer, pueden ayudarlo a identificarse con su temeridad. Pronúncielos con énfasis y con mucho orgullo.

Contraindicaciones: Niños como éste pueden convertirse, de adultos, en psicópatas, asesinos o golpeadores de mujeres.

– Barocio, Rosa. “Disciplina con Amor. Cómo poner límites sin ahogarse en la culpa”. Pax México, 2004.

Los primeros años son los más importantes

En el libro “La Mente Absorbente” la Dra. Montessori escribió: “El período más importante de la vida no es la edad universitaria, sino la primera edad; esto es, el período entre su nacimiento y la edad de los seis años. En este periodo se forma la inteligencia del hombre, su gran atributo. Pero no sólo su inteligencia, sino la totalidad de sus poderes psíquicos. A ninguna otra edad el niño necesita más de una guía inteligente, y cualquier obstáculo que impida su trabajo creativo, disminuirá la oportunidad de que éste alcance su perfección.

Estudios psicológicos recientes han confirmado las teorías de María Montessori. Después de analizar varios de esos estudios, el Dr. Benjamin S. Bloom de la Universidad de Chicago escribió en “Stability and Change in Human Characteristics” (Estabilidad y Cambio de las Características Humanas): “Desde el momento de la concepción hasta la edad de los 4 años, el individuo desarrolla un 50% de su inteligencia madura; de los 4 a los 8 años el niño desarrolla otro 30%. Esto nos da una idea del crecimiento acelerado de la inteligencia en los primeros años de vida y de la posible gran influencia del medio ambiente en este desarrollo”.

 

 

 

 

 

 

 

El Dr. Bloom está de acuerdo con la teoría de la Dra. Montessori que afirma: “El medio ambiente tendrá un impacto máximo durante el período de mayor crecimiento de una característica específica”. Citemos un ejemplo muy extremo: una dieta de hambre no afectará la altura de un muchacho de 18 años, pero sí podría dañar severamente el crecimiento de un bebé de un año de edad. Ya que el 80% del desarrollo mental de un niño ocurre antes de que cumpla los 8 años, la importancia de tener condiciones favorables durante estos años es innegable.

Texto tomado del libro: “Una Guía para Padres al Aula Montessori” de Aline D. Wolf

Si quieres conocer más acerca de nosotros, visita: www.montessoriqro.com

¿Cómo aprenden los niños en Montessori?

Image

En el Colegio Montessori de Querétaro los niños aprenden gracias al uso de los materiales Montessori, lo cual está basado en la aptitud particular del niño por aprender; aptitud que la Dra.Montessori identificó como “La Mente Absorbente”.

En sus escritos, ella comparó con frecuencia la mente joven a una esponja. La mente del niño literalmente absorbe la información del medio ambiente. El proceso es particularmente evidente en la manera en que un niño de dos años aprende su lengua materna sin ninguna instrucción formal ysin el esfuerzo consciente y tedioso que un adulto debe hacer para dominar un segundo idioma. Adquirir información de esta manera, es una actividad natural y maravillosa para el pequeño, ya que usa todos sus sentidos para investigar sus alrededores.

El niño retiene esta habilidad para aprender hasta los siete años. La Dra. Montessori dedujo que sus experiencias podrían enriquecerse en un aula en donde el niño pudiera manipular materiales que le proporcionaran una educación básica. Por más de 60 años se ha comprobado la teoría de Montessori que el niño puede aprender a leer, escribir y calcular,de la misma manera natural en que aprende a caminar y hablar. En un aula Montessori, el material invita al niño a aprender de esta forma -por sí mismo y cuando se encuentre preparado.

La Dra. Montessori enfatizó que la mano es la principal maestra del niño. Para que el niño pueda aprender debe haber concentración, y la mejor manera para que el niño se concentre es fijando su atención en el trabajo que efectúa con sus manos. Un adulto que trabaja sin propósito en varias cosas a la vez es consecuencia de la falta de práctica en concentrarse en un trabajo determinado. Todo el material del aula Montessori, permite al niño reforzar sus impresiones invitándolo a usar sus manos para aprender. 

Texto tomado del libro “Una guía para padres al aula Montessori” de Aline D. Wolf.

 

Educación para un Mundo Mejor

Tenemos 20 años formando un Mundo Mejor.
[youtube=http://youtu.be/H9owICepNis]

Visita: www.montessoriqro.com