La Preparación de una Guía Montessori va más allá del curso de entrenamiento

Durante años ha existido la controversia en el ambiente Montessoriano acerca de qué guías son las mejor calificadas. Esta diferencia de opiniones ha llevado a serias confrontaciones entre colegios  e instituciones certificadores, al tal grado que algunas guías Montessori que no poseen un certificado de alguna asociación específica se les niega trabajo en algunas escuelas Montessori.

guía

Les comparto mi experiencia. Fui niña Montessori desde que estuve en el vientre.  Mi mamá, guía Montessori AMI con 33 años de experiencia, fundó un colegio y cuando el momento fue oportuno inicié mi formación como guía dentro de un ambiente de Casa de niños. Mi labor consistía en asistir a una guía AMI. Cuando llegó el momento de decidir mi formación “formal” decidí que el certificado AMS (MACTE) era el que más me convenía. A mi regreso del curso descubrí que la mezcla de las dos visiones enriqueció profundamente mi práctica.

En mi camino en la educación, he convivido con guías que se han acreditado en diversas asociaciones. Mi conclusión es la misma, no importa donde hayas estudiado, lo importante es qué has hecho desde que te formaste. Como toda carrera, ser guía Montessori implica actualizarse constantemente; una transformación fundamental en el SER, que te lleve a guiar a los niños desde una postura espiritualmente renovada. No importa qué institución te haya acreditado; si no lograste transformarte como persona, no serás una buena guía.

Acabo de terminar una maestría en Educación en “Montessori Integrative Learning” y pude conocer a guías de Estados Unidos, Nueva Zelanda, Noruega, Tailandia y Holanda, cada una certificada por diferentes organismos. Esta convivencia confirmó lo que pensaba; estas guías se han seguido preparando desde que tomaron su primer curso; ahí radica la diferencia.

En el Colegio Montessori de Querétaro nos preocupamos por contratar guías que además de su formación en educación Montessori, tengan estudios relacionados con la educación y el desarrollo infantil. Además de estos requisitos, contratamos personas dispuestas a seguirse capacitando pero, sobre todo, seres humanos preocupados por su propio desarrollo humano, así como por su transformación espiritual al servicio de los niños.

Visita: www.montessoriqro.com

La canasta de los tesoros: tips para entretener a un bebé

Una vez que tu bebé pueda sostener objetos en la mano y desplazarse de alguna manera o sentarse, le encantará explorar en una “canasta de los tesoros”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La canasta debe ser de paredes bajas, de tal forma que el bebé pueda alcanzar los objetos. Contendrá objetos de uso de la casa y algunos otros que provengan de la naturaleza. Se deberá evitar incluir objetos con filo, que pueda ser tragado y que pueda lastimar al bebé.

Te recomiendo recolectar entre 50 y 100 objetos que sean atractivos a la vista y al tacto. Los objetos deben tener diferentes características: color, forma, textura, peso y olor.  Por ejemplo, puedes incluir en la canasta: una cartera, un cepillo, una piedra, una pluma de ave, etc.

No pongas todos los objetos en la canasta al mismo tiempo. Pon 10 objetos o más (dependiendo de la edad de tu bebé) y velos cambiando después de que tu hijo los haya explorado durante algunos días.

Los objetos que tienen distintos patrones visuales, diferentes texturas en la superficie, aromas, que se sienten fríos o templados al tacto, aquellos que hacen ruido, resultarán más atractivos.

Recuerda que tu hijo está explorando el mundo por primera vez, así que quizá esta sea su primera experiencia sensorial con algún objeto.

La canasta de los tesoros puede capturar la atención de un bebé hasta por 30 minutos. No ofrezcas la canasta a tu bebé cuando está cansado o hambriento. Procura invitarlo a explorarla cuando esté descansado y alerta.

Aprende a observar a tu hijo y a no interrumpirlo. No trates de decirle como se llaman los objetos, ni describas la forma o el color. Se trata de un ejercicio sensorial en el que debemos permitir al bebé un momento de libre exploración.

La canasta de tesoros forma parte de los materiales de trabajo en nuestra Comunidad Infantil, descúbrela.

Fuente: Seldin T. (2006). How to Raise an Amazing Child. The Montessori Way. New York. DK Publishing.