Mi hijo es sonámbulo

Mi hijo de 4 años, se ha estado “despertando” por la noche de tres a cuatro veces. Ya lleva varios meses diciéndonos, a mi esposo y a mí, que quiere dormir en nuestra cama y no era raro que a mitad de la noche se pasara. Estas dos últimas semanas de verdad han sido atípicas con tantos intentos.

 

Descubrimos que en algunos de estos intentos, caminaba con los ojos entre abiertos, a veces murmuraba y una vez que se acostaba se volvía a dormir. Nos preguntamos si estaría despierto o no. Ya habíamos observado que hablaba dormido. ¿Será que es sonámbulo?

 

Esto es lo que encontré.

 

Caminar dormido, conocido formalmente como sonambulismo, es un trastorno del sueño que se origina durante el sueño profundo y resulta en caminar u otros comportamientos complejos.  Es más común en niños que en adultos y es más probable que ocurra si una persona no ha dormido lo suficiente.

 

sonambuloLos investigadores estiman que hasta el 15% de los niños tienen episodios de sonambulismo regularmente. El sonambulismo se da más en unas familias que en otras y a veces ocurre cuando la persona está enferma, tiene fiebre, tiene falta de sueño o está estresada.

 

La prevalencia del sonambulismo es mucho más alta en niños, especialmente entre las edades de tres y siete años y ocurre con mas frecuencia en niños que sufren de apnea obstructiva del sueño. También hay una incidencia más alta de sonambulismo entre niños que mojan la cama.  El terror nocturno, también conocido como terror del sueño y el caminar dormido están relacionados y tienden a ocurrir en familias (susceptibilidad genética).

La mayoría de niños superan el sonambulismo con la edad.

 

 

 

He aquí algunos consejos que pueden ayudar a reducir los episodios de sonambulismo:

 

  • Relajar al niño a la hora de acostarse escuchando música relajante o cintas de relajación.
  • Tener un horario de sueño regular y seguirlo.
  • Reducir al máximo los ruidos y luces cuando el niño intente conciliar el sueño.
  • Evitar que el niño beba mucho a última hora de la tarde e invitarlo a orinar antes de acostarte por la noche. (Tener la vejiga llena puede favorecer el sonambulismo.)

 

¿Cómo puedo ayudar a un sonámbulo?

 

Una de las cosas que puedes hacer es despejar las habitaciones y pasillos de muebles u obstáculos con los que podría tropezar el sonámbulo por la noche. Si en tu casa hay escaleras u otras zonas peligrosas, cerrar puertas y ventanas y/o instalar verjas de seguridad.

 

Tal vez hayas oído que los sonámbulos se pueden desorientar o darse un buen susto si se les despierta en pleno episodio de sonambulismo. Es verdad, de modo que hay que guiar con delicadeza al sonámbulo a la cama.

 

Visita: http://www.montessoriqro.com

Fuentes: http://www.sleepfoundation.org/es/article/en-espa%C3%B1ol/sonambulismo

                 http://kidshealth.org/kid/en_espanol/cuerpo/sleepwalking_esp.html

 

Experimentos sencillos para niños preescolares

Hay muchas actividades relacionadas con ciencias que pueden hacer en casa.

Juegos con imanes

imanes

Consigue un imán, de preferencia uno grande. Recolecten varios objetos pequeños en una canasta, asegúrate de que algunos de estos objetos estén hechos de hierro para que el imán los pueda atraer. Escriban dos tarjetas: una que diga SI y otra que diga NO, o también puede ser una que diga “MAGNÉTICO” Y “NO MAGNÉTICO”. Pídele a tu hijo que utilice el imán para observar qué objetos son atraídos hacia este y cuáles no. Colóquenlos debajo de la tarjeta correspondiente.

Vivo y no vivo

Llenen una canasta con juguetes, objetos, tarjetas con fotografías y demás seres u objetos que represente una forma de vida viviente (orgánica) y otra no viviente (inorgánica). Preparen una tarjeta que diga “viviente” y otra que diga “no viviente”. Pídele a tu hijo que coloque los objetos debajo de la tarjeta correcta.

Flota o se hunde

 flotaosehunde

Recolecten varios objetos, algunos que sepas que flotarán y otros que no. Invita a tu hijo a que se anticipe y diga qué objeto flotará y por qué y que objeto se hundirá y por qué. Prepara un bol grande de vidrio con agua, una charola que tendrá todos los objetos y dos recipientes más para separar los que se hunden de los que flotan.

Pon estos ejercicios sobre una mesa de trabajo especialmente destinada para el propósito de experimentos. Deja lo necesario listo sobre esa mesa para que tu hijo pueda regresar a ella cada vez que quiera. Por ejemplo, deja el bol con agua y los objetos mezclados en la charola para que tu hijo pueda regresar al ejercicio las veces que quiera.

Conoce más sobre la filosofía Montessori y cómo la puedes aplicar en casa.

Crea un museo natural en casa con tus hijos

La mayoría de los niños sienten un fuerte deseo de llevar algunas muestras del mundo natural a casa. ¿No sería genial adaptar un espacio para estos objetos dentro de casa? Puede ser desde una mesa de observación, un mini acuario o un terrario que albergue insectos, escarabajos, ranas, tortugas y otros pequeños animales que puedan ser explorados y después liberados.

Estos objetos pueden ayudar a crear ese espacio natural en casa para los niños:

  • lupa
  • microscopio
  • un micrófono para que amplifique los sonidos de algunos animales
  • cajas o botellas de vidrio (la de mermelada grande son una buena opción)
  • terrario
  • granja de hormigas
  • un pequeño acuario
  • jaula para aves
  • caja para grillos
  • libros donde los niños puedan identificar el animal que han traído
  • etiquetas para escribir el nombre del animal y/o las plantas recolectadas

large_kids-nature

De esta manera pueden estudiar flores, comparar las diferencias entre especies, contar pétalos, estambres; identificar sus partes, etc. Pueden recolectar frutos de algunos árboles, bellotas e incluso hojas que hayan caído, podrán clasificarlas por tamaño, forma o color.

Si tu hijo es mayor, quizá podría llevar un diario con sus observaciones en casa y cuando sale a recolectar objetos y animales.

Una buena idea es que antes de que el animal o planta se vaya de casa de regreso a la naturaleza, los niños los dibujen o fotografíen para recordarlo.

Algo sumamente importante es que tu hijo sepa que una vez que tenga oportunidad de observar los animales, será necesario regresarlos a la naturaleza para que sigan viviendo. 

 

Fuente: Seldin, T. How to Raise an Amazing Child the Montessori Way. New York. DK Publishing.