Encuentra tips para mamá y papá con niños entre 3 y 6 años

10 habilidades esenciales que no le enseñan a tus hijos en la escuela tradicional

La escuela tradicional se ha convertido en un lugar donde se transmite conocimiento a través de las distintas materias y un lugar en done muchas veces se limitan las potencialidades de nuestros niños y jóvenes. De esta manera se dejan atrás las habilidades que son importantes para la vida como la creatividad para la resolución de problemas, el pensamiento crítico y autónomo, aprender a aprender, aprender a tomar decisiones, el fortalecimiento de la voluntad, la autorregulación, entre otras.

La filosofía Montessori se basa en una preparación para la vida. Una pedagogía que abre la mente de los chicos, en lugar de limitarlas. Aquí te presentamos 10 habilidades esenciales que la Filosofía Montessori desarrolla en los niños que no encontrarás en la escuela tradicional:

1. Autoconocimiento y el descubrimiento personal:

A lo largo de los años vamos construyendo nuestra personalidad, gustos y preferencias, que vamos moldeando de acuerdo a los roles que interpetamos: padres, madres, amigos, hijos, etc. Dentro de la filosofía Montessori se alienta en el niño a la construcción y descubrimiento de su persona, mediante el respeto a sus ideas y la clara guía hacia defender lo que piensa, lo que le gusta y su forma de ser. No se busca que los niños copien un modelo estándar de niño perfecto. Mediante meditación, Yoga, ejercicios del silencio, ejercicios de observación dentro de los ambientes Montessori ayudamos a los niños a este proceso de auto descubrimiento.

2. Gratitud y conciencia:

La gratitud es clave para una vida más plena. Dentro de un espacio Montessoriano, la gratitud se vive ayudándole a los niños a valorar lo que tienen y las riquezas que llevan dentro de sí mismos; agradecer lo que los rodea, agradecer la vida y las oportunidades que tenemos cada día.

3. Automotivación:

Un niño Montessori no conoce sus calificaciones. En la escuela tradicional el motivador más común para los niños son las calificaciones y la competencia. Montessori nos muestra que cada niño encuentra una motivación distinta y la más común es superarse a sí mismo y seguir de manera natural su tendencia humana hacia la perfección de sus movimientos y procesos a través de la repetición. Es por eso que el material Montessori está diseñado para que los niños de manera independiente, a través de repetir ejercicios, consigan la perfección y ellos mismos vean su propio avance.

4. Inteligencia emocional:

Reconocer nuestras emociones y trabajar en ellas es una habilidad esencial para la vida. La escuela tradicional muchas veces reprime emociones o las clasifica en buenas o malas. Montessori ayuda a los niños a reconocer sus emociones sin clasificarlas y a darles el lugar que se merecen. La libertad de expresión es fundamental para que un niño pueda ayudarnos a entender qué siente y cómo lo guiamos para resolverlo.

5. Aprender del error:

El miedo a equivocarse muchas veces paraliza a los niños y adultos. En la escuela tradicional, el error es sentenciado, mientras que en la Filosofía Montessori el error es visto como una herramienta poderosa de aprendizaje. En la vida, la única forma de aprender es a través de la prueba y el error. Una habilidad esencial para la vida es aprender a levantarse, aprender a corregir errores y seguir avanzando.

6. Seguir sueños y pasiones:

No hay situación más triste que ver a una persona hacer un trabajo que odia y es que desde que somos niños nos enseñan que el deber está peleado con el placer. Dentro de un ambiente Montessori se le da más importancia a que los niños desarrollen sus habilidades por gusto y no por deber. La disciplina se forma mediante el disfrute de actividades y no mediante la imposición de las mismas.

7. Aprender a negociar:

La escuela tradicional limita mucho la capacidad de negociación de los niños, sólo se hace lo que el maestro disponga. Esencial en la vida es aprender a negociar y encontrar un equilibrio entre las relaciones sociales. No es necesario tener la razón, es necesario escuchar y llegar a acuerdos.

8. Resiliencia:

La adversidad se resuelve mirándola desde la oportunidad y no desde a derrota. Montessori trabaja con los niños para que aprendan a resolver la adversidad que se les presenta mediante la búsqueda de soluciones.

9. Organización del tiempo:

Si observas un Ambiente Montessori te darás cuenta de la independencia que existe. Cada niño trabajando en lo que quiere, en este proceso de aprender a organizar su tiempo para cumplir sus propios objetivos. La tendencia educativa que ahora inicia (Montessori la diseñó hace décadas) es hacia la libertad de trabajo, por proyectos y maestros como guías en el proceso.

10. Respeto a la diversidad:

Recorre una escuela Montessori y te darás cuenta del ambiente inclusivo que existe. Los niños no hacen las diferencias que hacemos como adultos. Un niño puede reconocer que su compañero puede tener una dificultad en el aprendizaje, o que su amigo es hijo de una pareja homoparental o cualquier situación que pensemos y los niños no clasifican ni siquiera tratan de entenderlo, solo lo aceptan.

 

Los ambientes Montessori son ambientes de educación, entendiendo el concepto de educación como regresar a lo básico, al amor y la conciencia. La educación es una expresión de servicio, servir a la esencia del niño, creer en él y en su potencial divino.

5 frases clave que se usan en Montessori y que también deberíamos usar como padres

Dentro de un ambiente Montessori es común escuchar un lenguaje que le ayuda al niño a seguir construyendo su independencia, su pensamiento crítico y sobre todo su motivación interna.

Escuchar el lenguaje Montessoriano es una manera de conocer más sobre esta filosofía educativa.

A continuación te compartimos 5 frases clave que también puedes utilizar en casa:

1. ¿En dónde podrías buscarlo?

En tu casa se escucha la típica frase: “¡Mamá no lo encuentro!” y caes rápidamente en el decirle donde lo encuentra o tal vez la amenaza de muchas madres de decir “si lo encuentro yo ¿qué te hago?”. Mejor intenta contestar la pregunta con otras preguntas (sobre todo si tienes la respuesta): ¿Dónde lo viste por última vez? ¿En qué lugar crees que pueda estar? ¿Ya checaste en tu cuarto? Así fomentas en él, mayor independencia.

2. En nuestro ambiente nosotros….En casa nosotros…

Es común que cuando tus hijos no están haciendo algo correcto, por ejemplo jugar con la pelota dentro de la casa, lo primero que decimos es “¡Deja de jugar!” o “¡vas a romper algo!”. Intenta utilizar frases como “en la sala no jugamos con la pelota”. De esta manera podrás reforzar las reglas de tu casa.

3. ¿Qué piensas de tu trabajo? 

El autoanálisis es parte fundamental de un ambiente Montessori. Este ambiente está preparado para que los niños descubran por sí mismos.  Cuando tus hijos te pregunten, ¿te gustó mi dibujo? en lugar de contestarle luego luego que sí, intenta preguntarle acerca de él: ¿cómo decidiste dibujar eso? ¿por qué escogiste esas formas y colores? ¿qué es lo que más te gusta de tu trabajo? de esta manera tus hijos aprenderán a evaluarse a sí mismos, en lugar de buscar tu aprobación o la de otros.

4. Vi que te esforzase mucho

Alabar el esfuerzo de tus hijos en lugar de los resultados, les inculca una mentalidad de creer que pueden mejorar a través de sus propios esfuerzos. En Montessori es clave concentrarnos en el proceso más que en los resultados.

En lugar de decirle a tu hijo “¡Eres un niño muy bueno!” intenta decirle “Observé lo amable que fuiste con tu amigo cuando lo ayudaste en el descanso”

5. ¿Necesitas mi ayuda? ¿en qué?

En Montessori los niños realizan distintas actividades. Algunas, podrían dificultarse más que otras. Es importante que si un guía observa que una tarea es tal vez demasiado para alguien, pregunte antes de actuar: ¿necesitas ayuda? ¿en qué puedo ayudarte?.

Por ejemplo, en casa, si le has pedido a tu hijo recoger sus juguetes, pero lo vez cansado y con pocas posibilidades de que termine, en lugar de recogerlos por él intenta decirle “yo te ayudo a guardar los pequeños y tu guarda los grandes”.

 

 

¿Qué es un Preescolar Montessori? Parte I

Un ambiente Montessori de nivel preescolar, está conformado por niños de entre 3 y 6 años. Cada niño tiene a la misma maestra por lo menos durante 3 años. Este agrupamiento de niños de diferentes edades corresponde a la teoría sobre el desarrollo infantil de María Montessori, basada en ciclos de tres años.

En este grupo integrado, los niños aprenden unos de otros y aprenden debido a los demás. Los niños pequeños al observar a los niños mayores, tienen la oportunidad de ver lo que les espera. Los niños mayores tienen la oportunidad de reforzar sus conocimientos al compartir éstos con los más pequeños.

Un salón con estas características presenta armonía y respeto pues las edades diferentes equilibran el ambiente. Debido a su constante interacción, los niños aprenden a ser responsables por sí mismos y por los demás. También aprenden a relacionarse con niños de diferentes edades y habilidades, a respetar el trabajo y el espacio de los demás y a tratarse con gracia y cortesía. Así mismo toman un papel activo en el mantenimiento de su salón, entre otras cosas, regresando los materiales a su lugar, listos para ser usados por el siguiente niño.

En resumen, el salón se convierte en una comunidad donde los niños son tratados con respeto y dignidad, deseando a su vez tratar a los demás de la misma manera.

Texto basado en: ¿Qué es un preescolar Montessori? por David Khan. Una publicación de NAMTA.

¿Quieres conocer más acerca de un Preescolar Montessori? Lee nuestro post Qué es un preescolar Montessori Parte 2

7 actividades que ayudan a tu hijo(a) a ser más responsable

Cuando somos niños, construimos el valor de la responsabilidad con ayuda de los adultos que están a nuestro alrededor; sin embargo quien más influye para que logremos ser autónomos y responsables, son nuestros padres.

La Filosofía Montessori, se enfoca mucho en apoyar a que los niños, niñas y jóvenes que se construyen bajo esta pedagogía, tengan herramientas que les permita desarrollar su autonomía, autoestima y sobre todo lo que implica la responsabilidad y el ejercicio responsable de su libertad.

Te comapartimos 7 actividades que llevamos a cabo dentro de nuestros ambientes de Casa de los Niños (Preescolar Montessori) y Taller (Primaria) para apoyar a los chicos a seguir construyendo su responsabilidad, estamos seguros que muchos de ellos los puedes aplicar en casa.

  1. Cada quien es responsable de sus cosas: cuando los niños y niñas salen a jugar a la cancha o patio, cada quien es responsable de llevar su botella de agua y pertenencias. Así como las llevan, cada quien es responsable de regresar con ellas.
    • Cuando visites un lugar con tus hijos, asegúrate que sean conscientes de las pertenencias que llevan consigo para que sepan donde las ponen y no olviden traerlas de regreso. Recuerda que tú sólo los vas a guiar, no eres responsable de cargarlas o buscarlas por todas partes, eso le toca a ellos y son completamente capaces de hacerlo.
  2. Todos somos responsables de cuidar el material de trabajo: El material de trabajo es justamente para eso, para trabajar. Si algún niño(a) le empieza a dar un uso inadecuado, al grado de romperlo, ellos mismos deben reponer ese material. Si pasa eso, platicamos con los padres para sugerir que el niño o niña aporte algo para reponerlo: parte de sus ahorros o domingos, o que tenga alguna tarea en casa para hacer consciente el valor del dinero.
  3. Cada quien es responsable de sus decisiones: Con los niños y niñas siempre platicamos acerca de que al tomar una decisión hay consecuencias negativas y consecuencias positivas y cualquiera de las dos, debemos afrontarlas.
  4. Si ensucias algo, te toca limpiarlo: Por ejemplo, cuando los niños utilizan el material de Vida Práctica para cocinar y compartir con todos, ellos son responsables de la limpieza del área: lavar los utencilios, platos, vasos, etc.
    • En casa puedes hacer exactamente lo mismo o parecido. Después de comer pídele que lleve sus platos al lugar donde se lavan o ayúdalos a que ellos mismos los laven. Ellos son completamente capaces de recoger su ropa y empezar a hacer su cama.
  5. Si necesitas pedir algo lo puedes hacer solo(a): A los niños les encanta ir a la oficina a pedir papelería o algunos materiales de la bodega por ejemplo.
    • Cuando visites un restaurante, ayúdale a tu hijo para que él o ella misma pueda pedir su comida o bebida. Si tiene dudas sobre los juegos, que él mismo pregunte al encargado, etc.
  6. Regalos: En el colegio, cada año hacemos una colecta. En casa puedes ayudar a tus hijos a que vean en su clóset qué ropa ya no les queda o qué juguetes ya no utilizan para que juntos decidan a quién le pueden ser de utilidad.
  7. Mascotas y seres vivos: dentro del ambiente tenemos peces y plantas y los niños son responsables de alimentarlos y regarlas.
    • Haz lo mismo en casa. En la medida de lo posible, tu hijo(a) puede tomar la responsabilidad de regar las plantas de la casa o darle de comer a su mascota.

Si ayudas a tus hijos a que desde esta edad puedan ser responsables de sus cosas, decisiones y actividades, podrás ver los frutos en las etapas siguientes de su desarrollo y por el resto de su vida.

 

 

12 Consejos Tips para Enfrentar el Primer Día de Clases de tu Hijo

El primer día de escuela es un evento muy impactante para la familia; tanto para el niño como para los padres.

El llanto y la resistencia no son raros cuando se trata del primer día de clases de un niño, ya sea la primera vez que asiste al colegio o cuando se inicia un nuevo ciclo.

Estos episodios son más frecuentes en edades preescolares y los primeros años de primaria.

Para los niños que asisten al colegio por primera vez, el período de adaptación puede variar de entre una semana y hasta un mes, dependiendo de cómo sea manejado. Sin embargo, la experiencia se puede repetir a lo largo del ciclo escolar.  No sólo los niños manifiestan angustia, sino que algunos padres también.

Es muy común que esto suceda en niños entre los 3 y 5 años de edad, en especial cuando se trata del primer hijo en un matrimonio.

Aquí algunos consejos para ayudarle a tu hijo.

  1. Pasar por la escuela varias veces antes de que inicien las clases y comentarle que esa será su escuela.
  2. Platicar con él sobre lo que pasará en la escuela
  3. Transmitirle seguridad y asegurarle que todo estará bien
  4. Llegar temprano el primer día de clases
  5. Que el niño vaya acompañado de mamá y papá
  6. Que la despedida sea corta y de preferencia antes de la entrada
  7. No mentirle diciendo que solo serán unos minutos o que estarás afuera esperándolo
  8. Recoger a los niños puntualmente, abrazarlos y contenerlos
  9. No amenazarlo con castigos
  10. No ofrecerle regalos
  11. En caso de ser un niño pequeño, entregarlo de la mano. Que la  persona que lo acompañará a su salón no te lo quite de los brazos.
  12. Una vez entregado, darse la vuelta e irse.

 

niño1erdíaEl proceso de adaptación de un niño a la escuela, en ocasiones, suele ser más difícil para los padres que para los niños. El niño suele llorar los primeros 10 o 15 minutos y después se tranquiliza.

Recuerda que tu hijo es un reflejo de lo que sientes, así que transmítele seguridad y confianza para que este proceso sea lo más suave posible.

 

Tu hijo puede aprender a leer y a escribir desde los 4 años gracias a Montessori

Para que tu hijo disfrute aprender a leer y escribir, te interesará saber que en Montessori, los niños aman las letras.

¿Cómo podemos asegurar que los niños aprendan a leer y escribir desde los 4 años?

Porque en el Colegio Montessori de Querétaro sabemos aprovechar los periodos sensibles de aprendizaje del niño.

Un periodo sensible, se refiere a estos momentos en el desarrollo del niño, en que su atención está puesta en esa particularidad y todo lo demás carece de importancia. Una vez que este periodo pasa, el niño pierde la oportunidad de aprenderlo de manera natural.

Si tu hijo está en este periodo, ¡no lo dejes pasar! Si empieza a hacer como que lee un libro o muestra interés por leer o escribir, te encuentras en un momento muy importante y en una ventana de oportunidad que debes aprovechar. Esta es la manera de hacerlo.

  1. La explosión de la lectura: A este proceso de lecto-escritura, María Montessori lo llamaba “la explosión de la lectura” y constituye uno de los periodos sensibles en el desarrollo de los niños. La forma de abordar este momento y los contenidos son fundamentales.
    Letras
  2. El mejor método para enseñar a un niño a leer y escribir: Los niños Montessori aprenden a escribir y a leer uniendo sonidos de las letras. Tiene mucho mayor sentido unir una “m” con una “a” y decir “ma” que una “eme” y una “a” pues juntas no tienen sentido, sonaría como “emea”. Así desde los 4 años los niños “construyen” palabras mediante los sonidos de las letras con un significado importante para ellos. Lejos de escribir y reproducir “mi mamá me mima”, a partir de los 4 años los niños en Casa de los Niños, escriben palabras que tienen sentido para ellos, por ejemplo objetos que hay a su alrededor: sol, mesa, sal, silla, etc. Esto hace que los niños tengan un verdadero gusto por expresar sus ideas a través del lenguaje escrito porque nace de su espontaneidad e intención y no de la repetición de las ideas de alguien más.
  1. Aprender a leer y escribir es divertido: Recuerdas cuando aprendiste a leer y a escribir, ¿cuántas planas te pusieron a hacer? Las planas ejercitan la muñeca y la mano, y de ahí en fuera la verdad es que no tienen ningún otro sentido, más que ser odiadas por los niños. Por eso es que en Montessori, los niños NUNCA hacen una plana. Ejercitan su memoria muscular, desde la escápula hasta el carpo, mediante diferentes tareas dentro del ambiente como lavar una mesa, vaciar semillas en una jarra, preparar alimentos, hacer espuma, que además de responde a su interés, les aportan independencia, seguridad y sobre todo un propósito.Hacer espuma

En el Colegio Montessori de Querétaro facilitamos el que los niños potencialicen sus periodos sensibles de aprendizaje.

Acércate y descubre lo que podemos hacer por tu hijo.

¿Qué es un preescolar Montessori? Parte II

Los niños menores de 6 años cuentan con extraordinarios poderes mentales. Cuentan con la habilidad que se da una vez en la vida, la de absorber el conocimiento de su alrededor por el mero hecho de vivir. Hacen suyo el ambiente – el espacio físico, el lenguaje y el movimiento tanto de adultos como de niños – a través de lo que Montessori llamó “La Mente Absorbente”. La Mente Absorbente se encuentra en su punto cumbre de receptividad durante los años preescolares. 

Debido a que aprenden tocando y manipulando objetos, se encuentran en fuerte armonía con todo lo que estimule sus órganos de los sentidos: formas, sonidos, olores, texturas y sabores. También responden al orden, debido a su necesidad innata de saber cuál es el lugar de las cosas y como cuadran las piezas. Desean dominar los movimientos de su propio cuerpo al aprender a mantenerlo en equilibrio; también se fascinan conociendo las costumbres y tradiciones de la gente con la que conviven.

Gracias a la Mente Absorbente los niños en edad preescolar no necesitan una enseñanza directa para poder aprender, por lo que en un ambiente Montessori se les da la libertad de movimiento para escoger su propio trabajo, así como la libertad de tocar, manipular y experimentar con diferentes objetos. IMG_9413

En un ambiente Montessori, tu hijo(a) aprenderá a trabajar de forma independiente, por iniciativa propia ayudando así en la construcción de la concentración y la autodisciplina. No dependerá de un adulto para saber si lo que hace es correcto o no.

Texto basado en la publicación de David Khan, ¿Qué es un preescolar Montessori?, publicado por NAMTA.

¿Quieres saber más sobre un Preescolar Montessori? Visítanos

¿Qué hace un niño en el primer día dentro de un ambiente en el Colegio Montessori de Querétaro?

¿Ya pasó un mes y tu hijo aún no se adapta a su escuela?

Que hace un niño cuando entra por primera vez a Montessori

En un ambiente Montessori  el proceso de adaptación es fundamental para que tu hijo(a) se sienta seguro y feliz dentro del colegio. Es un proceso al cual le dedicamos tiempo con profundo respeto hacia las necesidades de tu hijo(a).

¿Qué sucede cuando un niño entra a Comunidad Infantil (maternal Montessori) o a Casa de los Niños (preescolar Montessori) por primera vez?

1. Será el único niño o niña nueva en el ambiente, por lo que La guía debe asegurarse de dedicar la mayor parte de su tiempo a acompañarlo dentro del ambiente.

2. Observará y caminará por el ambiente para reconocerlo, a su ritmo y sin presión

3. Al empezar el día le dará pequeñas indicaciones de dónde debe sentarse, cómo colgar su suéter, dónde colocar sus cosas, etc.

4. Si llora, será apapachado(a) y reconfortado(a)

5. En este tiempo de reconocimiento el niño(a) será invitado a alimentar a los peces, regar las plantas, sentarse en la mesa de observación y pasar un rato en el rincón de lectura, lo que le ayudará a sentirse parte del ambiente.

6. Trabajará con algunos materiales para que se sienta seguro y al día siguiente pueda elegirlos libremente

7. A la hora de la línea será presentado con todos sus compañeros y se le dará la bienvenida.

8. La guía también involucrará a algunos niños, si es que no lo han hecho por iniciativa propia, para que le ayuden en algunas tareas y algunas rutinas  que se llevan dentro del ambiente.

Así, conforme pasen los días, la guía irá soltando al niño(a) de acuerdo a sus necesidades, hasta que se sienta seguro dentro de su nuevo entorno.

En un colegio Montessori tu hijo(a) es quien nos va marcando el ritmo para su adaptación. Es necesario que le transmitas seguridad y confianza para que él o ella misma lo pueda sentir.

Lección de Tres Períodos (tiempos)

En el Colegio Montessori de Querétaro  utilizamos la “Lección de tres períodos”, también llamada de tres tiempos,  para presentar al niño nuevos conceptos, ideas o vocabulario.

A continuación una breve explicación de esta lección.

Primer Período: Se presenta el lenguaje al niño.

Segundo Período: Ayuda al niño a desarrollar la memoria auditiva y consiste en que el niño señale (o manipule) objetos después de un indicio verbal.

Tercer Período: El niño utiliza el lenguaje aprendido para referirse al objeto cuando se le pregunta. En este período la guía verifica si el niño asimiló el nuevo concepto.


Experimentos sencillos para niños preescolares

Hay muchas actividades relacionadas con ciencias que pueden hacer en casa.

Juegos con imanes

imanes

Consigue un imán, de preferencia uno grande. Recolecten varios objetos pequeños en una canasta, asegúrate de que algunos de estos objetos estén hechos de hierro para que el imán los pueda atraer. Escriban dos tarjetas: una que diga SI y otra que diga NO, o también puede ser una que diga “MAGNÉTICO” Y “NO MAGNÉTICO”. Pídele a tu hijo que utilice el imán para observar qué objetos son atraídos hacia este y cuáles no. Colóquenlos debajo de la tarjeta correspondiente.

Vivo y no vivo

Llenen una canasta con juguetes, objetos, tarjetas con fotografías y demás seres u objetos que represente una forma de vida viviente (orgánica) y otra no viviente (inorgánica). Preparen una tarjeta que diga “viviente” y otra que diga “no viviente”. Pídele a tu hijo que coloque los objetos debajo de la tarjeta correcta.

Flota o se hunde

 flotaosehunde

Recolecten varios objetos, algunos que sepas que flotarán y otros que no. Invita a tu hijo a que se anticipe y diga qué objeto flotará y por qué y que objeto se hundirá y por qué. Prepara un bol grande de vidrio con agua, una charola que tendrá todos los objetos y dos recipientes más para separar los que se hunden de los que flotan.

Pon estos ejercicios sobre una mesa de trabajo especialmente destinada para el propósito de experimentos. Deja lo necesario listo sobre esa mesa para que tu hijo pueda regresar a ella cada vez que quiera. Por ejemplo, deja el bol con agua y los objetos mezclados en la charola para que tu hijo pueda regresar al ejercicio las veces que quiera.

Conoce más sobre la filosofía Montessori y cómo la puedes aplicar en casa.