Encuentra tips para mamá y papá con niños entre 3 y 6 años

12 Consejos Tips para Enfrentar el Primer Día de Clases de tu Hijo

El primer día de escuela es un evento muy impactante para la familia; tanto para el niño como para los padres.

El llanto y la resistencia no son raros cuando se trata del primer día de clases de un niño, ya sea la primera vez que asiste al colegio o cuando se inicia un nuevo ciclo.

Estos episodios son más frecuentes en edades preescolares y los primeros años de primaria.

Para los niños que asisten al colegio por primera vez, el período de adaptación puede variar de entre una semana y hasta un mes, dependiendo de cómo sea manejado. Sin embargo, la experiencia se puede repetir a lo largo del ciclo escolar.  No sólo los niños manifiestan angustia, sino que algunos padres también.

Es muy común que esto suceda en niños entre los 3 y 5 años de edad, en especial cuando se trata del primer hijo en un matrimonio.

Aquí algunos consejos para ayudarle a tu hijo.

  1. Pasar por la escuela varias veces antes de que inicien las clases y comentarle que esa será su escuela.
  2. Platicar con él sobre lo que pasará en la escuela
  3. Transmitirle seguridad y asegurarle que todo estará bien
  4. Llegar temprano el primer día de clases
  5. Que el niño vaya acompañado de mamá y papá
  6. Que la despedida sea corta y de preferencia antes de la entrada
  7. No mentirle diciendo que solo serán unos minutos o que estarás afuera esperándolo
  8. Recoger a los niños puntualmente, abrazarlos y contenerlos
  9. No amenazarlo con castigos
  10. No ofrecerle regalos
  11. En caso de ser un niño pequeño, entregarlo de la mano. Que la  persona que lo acompañará a su salón no te lo quite de los brazos.
  12. Una vez entregado, darse la vuelta e irse.

 

niño1erdíaEl proceso de adaptación de un niño a la escuela, en ocasiones, suele ser más difícil para los padres que para los niños. El niño suele llorar los primeros 10 o 15 minutos y después se tranquiliza.

Recuerda que tu hijo es un reflejo de lo que sientes, así que transmítele seguridad y confianza para que este proceso sea lo más suave posible.

 

Tu hijo puede aprender a leer y a escribir desde los 4 años gracias a Montessori

Para que tu hijo disfrute aprender a leer y escribir, te interesará saber que en Montessori, los niños aman las letras.

¿Cómo podemos asegurar que los niños aprendan a leer y escribir desde los 4 años?

Porque en el Colegio Montessori de Querétaro sabemos aprovechar los periodos sensibles de aprendizaje del niño.

Un periodo sensible, se refiere a estos momentos en el desarrollo del niño, en que su atención está puesta en esa particularidad y todo lo demás carece de importancia. Una vez que este periodo pasa, el niño pierde la oportunidad de aprenderlo de manera natural.

Si tu hijo está en este periodo, ¡no lo dejes pasar! Si empieza a hacer como que lee un libro o muestra interés por leer o escribir, te encuentras en un momento muy importante y en una ventana de oportunidad que debes aprovechar. Esta es la manera de hacerlo.

  1. La explosión de la lectura: A este proceso de lecto-escritura, María Montessori lo llamaba “la explosión de la lectura” y constituye uno de los periodos sensibles en el desarrollo de los niños. La forma de abordar este momento y los contenidos son fundamentales.
    Letras
  2. El mejor método para enseñar a un niño a leer y escribir: Los niños Montessori aprenden a escribir y a leer uniendo sonidos de las letras. Tiene mucho mayor sentido unir una “m” con una “a” y decir “ma” que una “eme” y una “a” pues juntas no tienen sentido, sonaría como “emea”. Así desde los 4 años los niños “construyen” palabras mediante los sonidos de las letras con un significado importante para ellos. Lejos de escribir y reproducir “mi mamá me mima”, a partir de los 4 años los niños en Casa de los Niños, escriben palabras que tienen sentido para ellos, por ejemplo objetos que hay a su alrededor: sol, mesa, sal, silla, etc. Esto hace que los niños tengan un verdadero gusto por expresar sus ideas a través del lenguaje escrito porque nace de su espontaneidad e intención y no de la repetición de las ideas de alguien más.
  1. Aprender a leer y escribir es divertido: Recuerdas cuando aprendiste a leer y a escribir, ¿cuántas planas te pusieron a hacer? Las planas ejercitan la muñeca y la mano, y de ahí en fuera la verdad es que no tienen ningún otro sentido, más que ser odiadas por los niños. Por eso es que en Montessori, los niños NUNCA hacen una plana. Ejercitan su memoria muscular, desde la escápula hasta el carpo, mediante diferentes tareas dentro del ambiente como lavar una mesa, vaciar semillas en una jarra, preparar alimentos, hacer espuma, que además de responde a su interés, les aportan independencia, seguridad y sobre todo un propósito.Hacer espuma

En el Colegio Montessori de Querétaro facilitamos el que los niños potencialicen sus periodos sensibles de aprendizaje.

Acércate y descubre lo que podemos hacer por tu hijo.

¿Qué es un Preescolar Montessori? Parte I

Un ambiente Montessori de nivel preescolar, está conformado por niños de entre 3 y 6 años. Cada niño tiene a la misma maestra por lo menos durante 3 años. Este agrupamiento de niños de diferentes edades corresponde a la teoría sobre el desarrollo infantil de María Montessori, basada en ciclos de tres años.

En este grupo integrado, los niños aprenden unos de otros y aprenden debido a los demás. Los niños pequeños al observar a los niños mayores, tienen la oportunidad de ver lo que les espera. Los niños mayores tienen la oportunidad de reforzar sus conocimientos al compartir éstos con los más pequeños.

Un salón con estas características presenta armonía y respeto pues las edades diferentes equilibran el ambiente. Debido a su constante interacción, los niños aprenden a ser responsables por sí mismos y por los demás. También aprenden a relacionarse con niños de diferentes edades y habilidades, a respetar el trabajo y el espacio de los demás y a tratarse con gracia y cortesía. Así mismo toman un papel activo en el mantenimiento de su salón, entre otras cosas, regresando los materiales a su lugar, listos para ser usados por el siguiente niño.

En resumen, el salón se convierte en una comunidad donde los niños son tratados con respeto y dignidad, deseando a su vez tratar a los demás de la misma manera.

Texto basado en: ¿Qué es un preescolar Montessori? por David Khan. Una publicación de NAMTA.

¿Quieres conocer más acerca de un Preescolar Montessori? Lee nuestro post Qué es un preescolar Montessori Parte 2

¿Qué es un preescolar Montessori? Parte II

Los niños menores de 6 años cuentan con extraordinarios poderes mentales. Cuentan con la habilidad que se da una vez en la vida, la de absorber el conocimiento de su alrededor por el mero hecho de vivir. Hacen suyo el ambiente – el espacio físico, el lenguaje y el movimiento tanto de adultos como de niños – a través de lo que Montessori llamó “La Mente Absorbente”. La Mente Absorbente se encuentra en su punto cumbre de receptividad durante los años preescolares. 

Debido a que aprenden tocando y manipulando objetos, se encuentran en fuerte armonía con todo lo que estimule sus órganos de los sentidos: formas, sonidos, olores, texturas y sabores. También responden al orden, debido a su necesidad innata de saber cuál es el lugar de las cosas y como cuadran las piezas. Desean dominar los movimientos de su propio cuerpo al aprender a mantenerlo en equilibrio; también se fascinan conociendo las costumbres y tradiciones de la gente con la que conviven.

Gracias a la Mente Absorbente los niños en edad preescolar no necesitan una enseñanza directa para poder aprender, por lo que en un ambiente Montessori se les da la libertad de movimiento para escoger su propio trabajo, así como la libertad de tocar, manipular y experimentar con diferentes objetos. IMG_9413

En un ambiente Montessori, tu hijo(a) aprenderá a trabajar de forma independiente, por iniciativa propia ayudando así en la construcción de la concentración y la autodisciplina. No dependerá de un adulto para saber si lo que hace es correcto o no.

Texto basado en la publicación de David Khan, ¿Qué es un preescolar Montessori?, publicado por NAMTA.

¿Quieres saber más sobre un Preescolar Montessori? Visítanos

¿Qué hace un niño en el primer día dentro de un ambiente en el Colegio Montessori de Querétaro?

¿Ya pasó un mes y tu hijo aún no se adapta a su escuela?

Que hace un niño cuando entra por primera vez a Montessori

En un ambiente Montessori  el proceso de adaptación es fundamental para que tu hijo(a) se sienta seguro y feliz dentro del colegio. Es un proceso al cual le dedicamos tiempo con profundo respeto hacia las necesidades de tu hijo(a).

¿Qué sucede cuando un niño entra a Comunidad Infantil (maternal Montessori) o a Casa de los Niños (preescolar Montessori) por primera vez?

1. Será el único niño o niña nueva en el ambiente, por lo que La guía debe asegurarse de dedicar la mayor parte de su tiempo a acompañarlo dentro del ambiente.

2. Observará y caminará por el ambiente para reconocerlo, a su ritmo y sin presión

3. Al empezar el día le dará pequeñas indicaciones de dónde debe sentarse, cómo colgar su suéter, dónde colocar sus cosas, etc.

4. Si llora, será apapachado(a) y reconfortado(a)

5. En este tiempo de reconocimiento el niño(a) será invitado a alimentar a los peces, regar las plantas, sentarse en la mesa de observación y pasar un rato en el rincón de lectura, lo que le ayudará a sentirse parte del ambiente.

6. Trabajará con algunos materiales para que se sienta seguro y al día siguiente pueda elegirlos libremente

7. A la hora de la línea será presentado con todos sus compañeros y se le dará la bienvenida.

8. La guía también involucrará a algunos niños, si es que no lo han hecho por iniciativa propia, para que le ayuden en algunas tareas y algunas rutinas  que se llevan dentro del ambiente.

Así, conforme pasen los días, la guía irá soltando al niño(a) de acuerdo a sus necesidades, hasta que se sienta seguro dentro de su nuevo entorno.

En un colegio Montessori tu hijo(a) es quien nos va marcando el ritmo para su adaptación. Es necesario que le transmitas seguridad y confianza para que él o ella misma lo pueda sentir.

Lección de Tres Períodos (tiempos)

En el Colegio Montessori de Querétaro  utilizamos la “Lección de tres períodos”, también llamada de tres tiempos,  para presentar al niño nuevos conceptos, ideas o vocabulario.

A continuación una breve explicación de esta lección.

Primer Período: Se presenta el lenguaje al niño.

Segundo Período: Ayuda al niño a desarrollar la memoria auditiva y consiste en que el niño señale (o manipule) objetos después de un indicio verbal.

Tercer Período: El niño utiliza el lenguaje aprendido para referirse al objeto cuando se le pregunta. En este período la guía verifica si el niño asimiló el nuevo concepto.


Experimentos sencillos para niños preescolares

Hay muchas actividades relacionadas con ciencias que pueden hacer en casa.

Juegos con imanes

imanes

Consigue un imán, de preferencia uno grande. Recolecten varios objetos pequeños en una canasta, asegúrate de que algunos de estos objetos estén hechos de hierro para que el imán los pueda atraer. Escriban dos tarjetas: una que diga SI y otra que diga NO, o también puede ser una que diga “MAGNÉTICO” Y “NO MAGNÉTICO”. Pídele a tu hijo que utilice el imán para observar qué objetos son atraídos hacia este y cuáles no. Colóquenlos debajo de la tarjeta correspondiente.

Vivo y no vivo

Llenen una canasta con juguetes, objetos, tarjetas con fotografías y demás seres u objetos que represente una forma de vida viviente (orgánica) y otra no viviente (inorgánica). Preparen una tarjeta que diga “viviente” y otra que diga “no viviente”. Pídele a tu hijo que coloque los objetos debajo de la tarjeta correcta.

Flota o se hunde

 flotaosehunde

Recolecten varios objetos, algunos que sepas que flotarán y otros que no. Invita a tu hijo a que se anticipe y diga qué objeto flotará y por qué y que objeto se hundirá y por qué. Prepara un bol grande de vidrio con agua, una charola que tendrá todos los objetos y dos recipientes más para separar los que se hunden de los que flotan.

Pon estos ejercicios sobre una mesa de trabajo especialmente destinada para el propósito de experimentos. Deja lo necesario listo sobre esa mesa para que tu hijo pueda regresar a ella cada vez que quiera. Por ejemplo, deja el bol con agua y los objetos mezclados en la charola para que tu hijo pueda regresar al ejercicio las veces que quiera.

Conoce más sobre la filosofía Montessori y cómo la puedes aplicar en casa.

¿Es normal que los niños pequeños peguen?

Si estás preocupado porque tu hijo de dos años muestra conductas agresivas, entonces esta información te será muy útil.
 
 
Hay dos momentos vitales en los cuales es absolutamente normal que aparezca alguna forma de agresividad ; estos son: entre los dos y los cuatro años de edad, teniendo su pico más alto en el período que va de los dos años y medio a los tres años y medio. 
 
¿Por qué los niños pegan entre los dos y los cuatro años?
En este período de la vida es muy difícil aceptar que el mundo sea “resistente”, o sea “que las cosas no sean como yo quiero que sean y en el momento que yo quiero”. El niño tiene muy baja (o casi ninguna) tolerancia a las frustraciones entonces se enoja cada vez que las cosas le ofrecen la más mínima dificultad. El niño no “tolera” que las cosas no sean como el desea. Y como a esta edad no hay un manejo del lenguaje como para que sea la herramienta fundamental de comunicación, el niño manifiesta el enojo pasando al acto, o sea, pegando, mordiendo, arañando, etc.  Algunos ejemplos de situaciones por las que el niño puede frustrarse y entonces pegar o patear el piso, tanto en el contexto del colegio, así como en el del hogar, pueden ser: el juguete que desea lo tiene otro niño, la mamá o el papá no le entendieron lo que dijo, la torre que construyó se le desarmó, el lápiz no pinta, etc.
 
¿Qué actitud tomar?
Primero que nada no alarmarse sino que entender este comportamiento como parte necesaria del proceso de crecimiento y parte fundamental del proceso de socialización.
Además de mantener una actitud calmada hay que  ayudar al niño a poner en palabras lo que le pasa. En todas las situaciones podemos decir nosotros lo que el niño no puede, por ejemplo “estás enojado, ¿verdad?”, “te enoja que la torre que construiste se haya caído” demostrándole que lo entendemos y poniéndole un espejo para que él mismo, empiece a comprender que ese malestar que siente se llama enojo. Al mismo tiempo debemos “normalizarle” ese sentimiento para así habilitárselo, diciendo por ejemplo, “yo también a veces me enojo o me pongo triste”.
Por último es conveniente que le enseñemos que se puede reaccionar diferente cuando algo sale mal y esto lo hacemos simplemente mostrándoselo. Tomando los ejemplos anteriores, podemos ayudarle a armar la torre de nuevo o decirle:”¿me lo puedes repetir?”. De ésta forma le estaremos enseñando al niño formas alternativas de reaccionar y así, de a poco, a tolerar mejor las frustraciones.
Lo esperable es que después de los cuatro años, junto con el desarrollo del lenguaje, “el pegar”, se vaya sustituyendo gradualmente por otras formas de reaccionar y que el lenguaje vaya transformándose en LA HERRAMIENTA para comunicarse.
 
¿Qué actitud no tomar?
Enojarse junto con el niño, gritar mientras el grita, frustrarnos los adultos también, porque el niño no responde como nosotros quisiéramos. Si actuamos así sistemáticamente, no le enseñaremos al niño formas alternativas de comportamiento, sino que le enseñaremos que la violencia es la única posibilidad.
Si no lográramos esto, porque somos seres humanos que no siempre podemos controlarnos, lo más conveniente es retirarnos unos segundos del lugar donde esté el niño, para respirar hondo e intentar calmarnos, volver y probar hacerlo mejor.
 
 
Otras circunstancias
Cuando un niño muestra agresividad en otros momentos de la infancia hay que revisar el contexto para ver que está sucediendo.
Es esperable que el niño reaccione con agresividad y/o con irritabilidad en momentos de cambio como pueden ser: mudanzas de casa o de escuela, separación de los padres, muerte de un familiar, incorporación de un miembro nuevo a la casa, nacimiento de un hermano, ausencia prolongada de alguien con quién el niño estaba en contacto frecuente, etc.
Si la agresividad del niño no coincide con las edades esperables para este comportamiento ni con los contextos esperables (situaciones de cambio) es conveniente consultar a un profesional que nos pueda aclarar la situación y orientar para resolverla.
 
 
Fuente: http://www.clinicapsinco.com.uy/articulos/es_normal_kids.htm