Secundaria Montessori: un ambiente sano

Muchas familias que vienen de una primaria tradicional, se acercan a las comunidades Montessori porque buscan un ambiente más sano en donde sus hijos puedan desarrollarse. Algunas preocupadas porque en el sistema de educación tradicional, los enfoques son más hacia la competencia, la evaluación, el aprendizaje dictado por el maestro y la disciplina como acto reformativo.

Una Secundaria Montessori se caracteriza por ser un ambiente sano en donde no existe el consumo de drogas y alcohol, además de priorizar el respeto entre todos los integrantes.

Te presentamos 7 aspectos básicos para que veas por qué una Secundaria Montessori propicia un ambiente más sano que una secundaria tradicional:

  1. Respeto: Es un ejercicio diario. En esta etapa donde los jóvenes están aprendiendo a poner límites ellos mismos, a respetar límites puestos por otros y no cruzarlos, así como relacionarse con otros, el respeto es un ejercicio diario de reflexión y conciencia continua.
  2. Secundaria Montessori Queretaro informacionEspacios de expresión: María Montessori, señalaba a la adolescencia como la etapa más creativa del ser humano. En esta etapa creativa, los espacios de expresión permiten a los jóvenes estructurar y plasmar en una hoja, en un lienzo, con la música o con su cuerpo, todo lo que piensan, en lo que creen y lo que les gustaría. Tener espacios de expresión, permite a los adultos que trabajamos con ellos, conocerlos, apoyarlos y detectar algún factor de riesgo que pueda presentarse. En un ambiente Montessori, en cada una de las materias hay siempre espacios de expresión y arte.
  3. Comunicación y resolución de conflictos: Así como el respeto es un ejercicio diario, apoyar a los jóvenes a que aprendan a resolver conflictos es un trabajo continuo. Cuando se presenta un conflicto, siempre se apoya a que los chicos tomen como primera opción el diálogo y cada uno exprese como se siente y qué necesita. Practicamos la escucha activa y compromisos
  4. Comunicación con padres de familia: La comunicación cercana y continua con padres es la clave para que podamos crear un equipo interdisciplinario: Padres, colegio y estudiantes. En cada entrevista con padres siempre está presente el estudiante para que pueda aportar sus ideas y compromisos.
  5. Grupos reducidos: Un grupo reducido permite mayor comunicación, más eficiencia en resolución de conflictos y mayor posibilidad de detectar factores de riesgo.
  6. Información y talleres: La información acerca de sexualidad, sustancias tóxicas, hábitos, debates acerca de los temas que les interesan y este tipo de prácticas ayuda a que resuelvan sus dudas y se expresen sin miedo. En nuestros ambientes, hay espacios para que los chicos y chicas puedan verbalizar antes de actuar. Al momento de verbalizar, es más probable que se pueda controlar un impulso.
  7. Reflexión e introspección: En un ambiente Montessori, sobre todo en Secundaria, la reflexión e introspección se promueve con cada acción. Es decir, ayudamos a que los jóvenes desarrollen la habilidad de interiorizar sus decisiones, así como afrontar la consecuencia de acuerdo a la acción.

Un ambiente sano empieza desde casa y en cuanto mayor sea la comunicación con la escuela, mayor congruencia en el mensaje que se emite hacia los jóvenes.

 

De Primaria Tradicional a Secundaria Montessori

Muchos papás llegan a preguntarnos si su hijo(a) que ha cursado toda su primaria en un sistema tradicional, puede incorporarse a una Comunidad de Adolescentes (Secundaria Montessori). La respuesta es si.

Una Comunidad de Adolescentes, está diseñada para responder a las necesidades que tienen los jóvenes entre los 12 y los 15 años. Algunas de estas necesidades son:

  • Independencia Social: Su atención se encuentra en lo social principalmente. Están en la búsqueda de definir su identidad. Quieren pertenecer a un grupo, seguir a un líder; ser parte de algo.
  • Independencia Económica: Buscan entender del funcionamiento del dinero y cómo producirlo para cada vez ser más independientes de sus padres
  • Preparación para la vida adulta: Responsabilidades reales con propósito
  • Contención: Sus emociones vienen y van, buscan de un adulto que los contenga. También buscan contención de sus propios pares.
  • Expresión: Algunos prefieren escribir, pintar, dibujar, practicar algún deporte. Cualquier espacio de expresión es muy bien aceptado pues se encuentran en la etapa más creativa que tiene el ser humano.

Un estudiante que viene de una primaria tradicional, con el acompañamiento adecuado de su famiila y del colegio, puede adaptarse a una Secundaria Montessori.

¿Por qué con acompañamiento?

  • Porque entrará a un ambiente que se dirige hacia el trabajo independiente y cada vez más autónomo. Al contrario de una primaria tradicional en donde están acostumbrados a seguir instrucciones.
  • Porque se encontrará en un ambiente de libre expresión en donde su opinión e ideas serán escuchadas. Esto provocará que también suceda en casa.
  • Será responsable de planear sus tiempos y organizar sus equipos de trabajo.
  • Entrará a un ambiente donde sus padres estarán involucrados en su seguimiento. En cada entrevista los estudiantes ingresan con sus padres y su guía para poder llegar a acuerdos y compromisos de las tres partes involucradas.

Las ventajas de estudiar en una Secundaria Montessori o Comunidad de Adolescentes son amplias, no importa si tu hijo viene de un sistema tradicional, abierto o alternativo, este ambiente está preparado para que florezca y desarrolle su potencial.

¿Cuáles son las Diferencias de una Secundaria Tradicional y una Secundaria Montessori?

Tabla comparativa entre Secundaria Montessori y Secundaria Tradicional

Tabla comparativa entre Secundaria Montessori y Secundaria Tradicional

 

 

Secundaria Montessori Vs Secundaria Tradicional

¿Cuáles son las principales diferencias de una Secundaria Montessori Vs una Secundaria Tradicional?

Te presentamos algunas a continuación:

 

Tabla comparativa entre Secundaria Montessori y Secundaria Tradicional

Tabla comparativa entre Secundaria Montessori y Secundaria Tradicional

10 Ventajas de estudiar en una Secundaria Montessori

Una Comunidad de Adolescentes (Secundaria Montessori) es un espacio preparado para que los jóvenes florezcan a través de honrar la etapa de desarrollo en la que se encuentran.

María Montessori identificaba la adolescencia como el momento de preparación para la vida adulta.

¿Cuales son las ventajas de que tu hijo ingrese a una Secundaria Montessori?

  1. Respeto: En un ambiente donde lo que se fomenta es el trabajo y sentido de comunidad, el respeto se vive todos los días. En un ambiente Montessori se puede observar como la mayoría de los chicos se llevan entre sí, es un ambiente abierto en donde aprendemos a respetar las diferencias de pensamiento y formas de vida; aprendemos a apoyarnos y comunicarnos eficientemente; como una pequeña comunidad.
  2. Mezcla de edades: Los jóvenes trabajan en un grupo integrado por 1o, 2y 3de Secundaria. Trabajando así, es posible que cada joven lo haga a su ritmo. Si una persona en primero de secundaria ya consolidó conceptos de su grado, es posible que trabaje herramientas de 2o 3de acuerdo a su habilidad e interés.
  3. Ambiente sano: Al ser un ambiente en donde se honra y se respeta la etapa de desarrollo en la que se encuentran, los chicos viven de acuerdo a su edad evitando así situaciones como consumo de sustancias tóxicas.
  4. Programa de estudios a 3 años: A diferencia de una escuela tradicional, un programa Montessori en Secundaria se establece a tres años. Por ejemplo, un chico desde 1o se acerca al conocimiento de las ciencias como Biología, Física y Química. A diferencia de una secundaria tradicional en donde el 1er año se enfocan en Biología, el 2o en Física y el 3o en Química.
  5. Proyectos productivos y actividades reales: Los jóvenes aprenden a desarrollar proyectos productivos a través de los cuales se acercan a distintos conocimientos. Por ejemplo al elaborar conservas de alimentos que después venden a la comunidad, aprenden procesos químicos y físicos en los productos usados. Los proyectos que se trabajan deben acercar al joven a responsabilidades de adultos.
  6. Conocimiento de acuerdo a su interés: Al trabajar proyectos en equipo, cada equipo decide en qué le gustaría enfocar su energía, apoyados por su guía se respeta así su libre elección.
  7. Expresión: Una Secundaria Montessori es un ambiente en donde existen numerosos espacios para la expresión ya sea del cuerpo, de la mente o del espíritu. Talleres de escritura, teatro, música, Yoga y actividad física permiten la exploración de habilidades de expresión. Existen espacios para el debate de ideas o inconformidades dentro del grupo, así aprendemos juntos la mejor manera de resolver conflictos.
  8. Maestros: A diferencia de una secundaria tradicional, en una Comunidad de Adolescentes se trabaja con 4 maestros base que completan el programa de estudios. Contener la energía en 4 maestros resulta en un seguimiento y acompañamiento más puntual para cada integrante de la comunidad a diferencia de  tener 11 maestros que puede llegar a confundir y saturar a los chicos.
  9. Organización y Planeación: Los jóvenes de la comunidad aprenden a manejar sus tiempos. Son responsables de proyectos académicos pero también proyectos para la comunidad. Organizan eventos de recaudación en donde tienen que colaborar con proveedores, organizar la contabilidad, conseguir un lugar adecuado, entre otras actividades.
  10. Sentido de Comunidad: Trabajará en un espacio sano en donde el enfoque es hacia la colaboración y el apoyo entre todos los miembros de la comunidad, más allá de seguir un único interés individual.

En una Comunidad de Adolescentes las ventajas de desarrollo de los jóvenes son infinitas pues lo primordial es impulsarlos a sacar su mayor potencial.

La adolescencia según Montessori

“Un recién nacido social”, así es como María Montessori se refirió a los jóvenes en esta etapa de desarrollo.

La Adolescencia como el punto de quiebre entre la infancia y la vida adulta, como el clímax del desarrollo humano. Es a través, de la adolescencia que el joven se vuelve parte de la sociedad y está listo para contribuir en ella.

A través de los tres planos del desarrollo, María Montessori enfatiza  la importancia de dejar al niño(a) construirse a sí mismo para lograr salud física, psicológica y social en su vida adulta. El tercer plano, perteneciente a la Adolescencia, es la clave para culminar este proceso de desarrollo y autoconstrucción. Debido a esto, es crucial que las etapas de crecimiento anteriores hayan sido respetadas para que el joven pueda encontrar su verdadera misión en esta vida.

Secundaria Montessori

Música y creatividad en Secundaria Montessori

Ya perfeccionó su escritura, ya controla sus movimientos y ya adquirió conocimiento, está ahora en el proceso de cumplir con ciertas tendencias humanas como:

  • Orientación: de un cerebro que cambia y de un sentimiento complejo de pertenencia
  • Exploración y observación: la estructura social, códigos de comportamiento. Explora su sexualidad y su identidad
  • Trabajo en equipo: para entender la colaboración humana
  • Trabajo con su cuerpo: para entender sus límites y habilidades
  • Comunicación: para expresar sus ideas y defender sus opiniones
  • Abstracción: para adquirir  meta cognición y una visión más global
  • Imaginación: verse en distintos roles y potencializarla para las infinitas posibilidades del mundo

 

En esta mezcla de emociones, hormonas, cambios físicos, duelos y cuestionamientos morales, la filosofía de Montessori apunta hacia crear espacios en donde los jóvenes florezcan y saquen lo mejor de estas tendencias humanas que recién toman significado.

Pertenecer a una Comunidad de Adolescentes, significa ser parte de un espacio en donde lo principal es el respeto profundo hacia esta etapa de desarrollo y permitir que los jóvenes descubran y desarrollen todo su potencial.

 

 

 

 

5 TIPS PARA ELEGIR UN COLEGIO MONTESSORI

¿Cómo saber si la escuela que estoy visitando es REALMENTE Montessori?

Afortunadamente, la Filosofía Montessori se ha expandido por todo el mundo y más ahora en nuestro país. Sin embargo, muchas escuelas adoptan la Filosofía Montessori como si fuera parte de algo más o como una mezcla de métodos y pedagogías. Algunas, integran Montessori al método tradicional y se hacen llamar escuelas Montessori.

Si estás por elegir una escuela Montessori para tus hijos, te recomendamos fijarte en los siguientes puntos esenciales:

  1. Materiales Montessori: Los ambientes de trabajo deben tener como uno de los principales puntos de enfoque, el trabajo con los Materiales Montessori. Estos materiales deben corresponder a cada una de las áreas académicas. Colegio Montessori Queretaro Autodisciplina
    1. Alerta: si el colegio te dice que los materiales sólo los usan en ocasiones o nada más para aprender matemáticas, entonces, ese ¡no es un ambiente Montessori real!
  2. Guías preparadas: Para ser una Guía Montessori se necesita tener una especialidad en Montessori. Las Guías pueden tener una preparación AMI (Association Montessori Internationale) o AMS (American Montessori Society), dependiendo la escuela a la que hayan asistido.
  3. Grupos integrados: Un ambiente Montessori está integrado por niños en rangos de 3 años, de acuerdo a cada plano del desarrollo descrito por María Montessori. Por ejemplo, una Comunidad Infantil (Maternal Montessori) está integrado por niños entre 1 y 3 años. En una Casa de los Niños (Preescolar Montessori) hay niños de 3, 4, 5 y hasta 6 años. Primaria, está dividido en 2 ambientes, Taller I y Taller II. En Taller I deberán estar niños entre los 6 y los 9 años, es decir 1o, 2o y 3o de primaria. En Taller II deberán estar niños entre los 9 y los 12 años, es decir 4o, 5o y 6o.  De la misma forma Comunidad de Adolescentes (Secundaria) deberá estar conformado por jóvenes de primero a tercero.
    1. Alerta: si el colegio que visitas separa los ambientes por grados, entonces no es un colegio donde lleven esencialmente la filosofía Montessori.
  4. Ambiente Preparado: en Montessori, un ambiente preparado no sólo se refiere a un ambiente que tenga físicamente los elementos necesarios (mobiliario, materiales, etc) si no que debe ser un ambiente donde se le de prioridad a la independencia de los niños, su seguridad y su autoestima.
  5. Experiencia: existen muchas escuelas nuevas. Toma en cuenta los años que tiene la escuela y el nivel de experiencia tanto de las guías como de los directivos.

 

La Filosofía Montessori tiene muchas ventajas sobre la escuela tradicional. Fíjate bien la escuela que eliges para que tus hijos realmente se beneficien.

Montessori ayuda a tus hijos a ser autónomos e independientes

Dentro de un ambiente Montessori, una de las cosas que más se propicia es la independencia y la autonomía de los niños.

Muchas veces como padres y madres, con la intención de ayudar a nuestros hijos, nos adelantamos a sus acciones, sin dejarles realizarlas por sí solos.

Dentro de la Filosofía Montessori, la observación es fundamental. Esta observación implica conocer la etapa y el proceso en el que se encuentra cada niño, observar sus intereses así como escucharlos. Cuando un niño o niña te dice “yo puedo solito”, debemos escuchar y prestar mayor atención a lo que quiere, siempre y cuando esto no implique un riesgo en su seguridad.

En un ambiente Montessori los niños y niñas aprenden a ser autónomos e independientes gracias al trabajo mismo, es decir solitos llevan y traen su material, trabajan solos, cuidan de su ambiente y de sus cosas. Pero sobre todo, trabajan su autonomía gracias a los materiales de vida práctica. 

Te compartimos algunas ideas que suceden dentro de un ambiente de Casa de los Niños (Preescolar Montessori), que fácilmente puedes adaptar a casa:

  1. Vestirse solo: Cuando un niño entra al ambiente lo primero que aprende es a que su chamarra o suéter debe colgarse con un gancho en el lugar de la ropa. Cada niño tiene designado una caja en donde se guardan mudas de ropa. Cuando un niño se ensucia en el huerto o se moja realizando alguna actividad con agua, ellos solitos saben donde está su ropa para que puedan cambiarse, sin necesidad de la ayuda de un adulto.
    • Deja que tus hijos decidan qué se quieren poner y muéstrales cómo vestirse solos. Al final, tal vez lo único en que verdaderamente necesiten ayuda es en el amarrado de las agujetas 😉
  2. Recoger y limpiar lo que haya ensuciado: a los niños y niñas en nuestro colegio se les muestra cómo utilizar una escoba y trapeador, como sacudir y encerar, entre otras cosas.
  3. Asearse: Así como se pueden lavar las manos sólos, eventualmente en casa podrán bañarse solos en tanto le enseñes a hacerlo. Un niño o niña de 4 años es perfectamente capaz de hacerlo. Recuerda supervisarlo para que no olvide lavar ninguna parte de su cuerpo.
  4. Poner la mesa: los niños dentro de nuestros ambientes toman roles a la hora de comer refrigerio. Uno de ellos reparte los manteles de tela, otro las loncheras. Cada niño, saca su refrigerio de la lonchera y lo acomoda en su mesa para que, una vez que todos estén sentados y listos, puedan iniciar a comer.
    • A partir de los 3 años, tus hijos son más que capaces de ayudarte a poner la mesa. Muéstrales como hacerlo con las dos manos. Empieza por las cosas sencillas y sin mucho peso: manteles, cubiertos, aderezos, etc. Si sucede un accidente, no lo regañes, recuerda que está aprendiendo. Mejor acompáñalo para que juntos limpien. Recuérdale la importancia de utilizar las dos manos
  5. Colegio Montessori Queretaro niños independientesPreparar alimentos: En nuestros ambientes existe un área de preparación de alimentos. Los niños y niñas realizan actividades desde preparar el agua del refrigerio, galletas con mermelada hasta pelar y cortar pepinos.
    • A los niños y niñas les encanta cocinar. Haz que tus hijos participen en la preparación de alimentos. Empieza con algo sencillo. Recuerda, aun cuando ya lo pueden hacer, no significa que lo sepan hacer. Muéstrales cómo utilizar un pelador por ejemplo. Utiliza cuchillos que no tengan suficiente filo para evitar un accidente. Debes estar muy atento o atenta a lo que hacen.Si tu hijo tira agua o moronas, ten a la mano una escoba o trapeador de su tamaño para que él mismo pueda limpiar lo que ensució.
  6. Coser un botón: Uno de los materiales preferidos de los niños en el área de Vida Práctica de Montessori es “Coser un botón”
    • Muéstrale a tus hijos cómo hacerlo. Lo pueden hacer como entretenimiento o simplemente para reparar su batita o suéter.

Lo primordial en un ambiente Montessori es la salud emocional de los niños y niñas. Recuerda que entre más independiente le ayudes a ser, más construirá su autoestima y su seguridad en sí mismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

7 actividades que ayudan a tu hijo(a) a ser más responsable

Cuando somos niños, construimos el valor de la responsabilidad con ayuda de los adultos que están a nuestro alrededor; sin embargo quien más influye para que logremos ser autónomos y responsables, son nuestros padres.

La Filosofía Montessori, se enfoca mucho en apoyar a que los niños, niñas y jóvenes que se construyen bajo esta pedagogía, tengan herramientas que les permita desarrollar su autonomía, autoestima y sobre todo lo que implica la responsabilidad y el ejercicio responsable de su libertad.

Te comapartimos 7 actividades que llevamos a cabo dentro de nuestros ambientes de Casa de los Niños (Preescolar Montessori) para apoyar a los chicos a seguir construyendo su responsabilidad, estamos seguros que muchos de ellos los puedes aplicar en casa.

  1. Cada quien es responsable de sus cosas: cuando los niños y niñas salen a jugar a la cancha o patio, cada quien es responsable de llevar su botella de agua y pertenencias. Así como las llevan, cada quien es responsable de regresar con ellas.
    • Cuando visites un lugar con tus hijos, asegúrate que sean conscientes de las pertenencias que llevan consigo para que sepan donde las ponen y no olviden traerlas de regreso. Recuerda que tú sólo los vas a guiar, no eres responsable de cargarlas o buscarlas por todas partes, eso le toca a ellos y son completamente capaces de hacerlo.
  2. Todos somos responsables de cuidar el material de trabajo: El material de trabajo es justamente para eso, para trabajar. Si algún niño(a) le empieza a dar un uso inadecuado, al grado de romperlo, ellos mismos deben reponer ese material. Si pasa eso, platicamos con los padres para sugerir que el niño o niña aporte algo para reponerlo: parte de sus ahorros o domingos, o que tenga alguna tarea en casa para hacer consciente el valor del dinero.
  3. Cada quien es responsable de sus decisiones: Con los niños y niñas siempre platicamos acerca de que al tomar una decisión hay consecuencias negativas y consecuencias positivas y cualquiera de las dos, debemos afrontarlas.
  4. Si ensucias algo, te toca limpiarlo: Por ejemplo, cuando los niños utilizan el material de Vida Práctica para cocinar y compartir con todos, ellos son responsables de la limpieza del área: lavar los utencilios, platos, vasos, etc.
    • En casa puedes hacer exactamente lo mismo o parecido. Después de comer pídele que lleve sus platos al lugar donde se lavan o ayúdalos a que ellos mismos los laven. Ellos son completamente capaces de recoger su ropa y empezar a hacer su cama.
  5. Si necesitas pedir algo lo puedes hacer solo(a): A los niños les encanta ir a la oficina a pedir papelería o algunos materiales de la bodega por ejemplo.
    • Cuando visites un restaurante, ayúdale a tu hijo para que él o ella misma pueda pedir su comida o bebida. Si tiene dudas sobre los juegos, que él mismo pregunte al encargado, etc.
  6. Regalos: En el colegio, cada año hacemos una colecta. En casa puedes ayudar a tus hijos a que vean en su clóset qué ropa ya no les queda o qué juguetes ya no utilizan para que juntos decidan a quién le pueden ser de utilidad.
  7. Mascotas y seres vivos: dentro del ambiente tenemos peces y plantas y los niños son responsables de alimentarlos y regarlas.
    • Haz lo mismo en casa. En la medida de lo posible, tu hijo(a) puede tomar la responsabilidad de regar las plantas de la casa o darle de comer a su mascota.

Si ayudas a tus hijos a que desde esta edad puedan ser responsables de sus cosas, decisiones y actividades, podrás ver los frutos en las etapas siguientes de su desarrollo y por el resto de su vida.

 

 

En Montessori la autodisciplina es posible

Sí, ¡la autodisciplina es posible! y en un ambiente Montessori, aún más.

¿Cómo?

Un ambiente Montessori se caracteriza porque la Guía observa. La observación se vuelve fundamental, pues es a través de esta, que el adulto responsable detecta en qué proceso se encuentran los niños y cuáles son las necesidades naturales que manifiesta. Gracias a la observación, la guía sabe si el niño o niña tiene necesidad de movimiento, de orden, de exploración, independencia, entre otras.

Una vez que se detectan estas necesidades, es importante que el adulto evite pasar por encima de ellas o exigir más de lo que el niño o niña puede hacer. Pasar por encima de sus necesidades provoca enojo y frustración en los niños. Cuando el niño no tiene satisfechas estas necesidades, entra en conflicto y confrontación con el adulto.

Dentro de los ambientes Montessori se trabaja con distintas técnicas para poder ayudar a lo niños a formar autodisciplina y autonomía. Los principios fundamentales de la Filosofía Montessori involucran principios de disciplina inteligente y amorosa, así como inteligencia emocional.

Te compartimos factores fundamentales que se trabajan en un ambiente Montessori para promover la autodsiciplina, estamos seguros que podrán ayudarte de igual manera en casa.

  1. Nos comunicamos con los niños.

El niño o niña debe conocer con anticipación lo que esperamos que haga y cuáles son las reglas; en dónde y en qué momentos  puede hacer ciertas cosas y en dónde y cuándo no. Por ejemplo: puede correr en un parque, en el patio, etc. siempre y cuando sea el momento adecuado para ello, pero no puede correr en la calle o en un lugar reducido ya que podrá lastimarse o romper algo.

2. Los niños saben que se debe reparar el daño causado:

Las consecuencias siempre deberán ponerse de acuerdo al límite roto, no son castigos, sino una forma de reparar el daño hecho. Si tiró algo deberá recogerlo, si corre a pesar de que se dio la indicación de no hacerlo, entonces deberá estar tomado de nuestra mano o sentarse un momento.

3. Somos congruentes con los límites puestos:

Una vez que pongamos una consecuencia se debe de aplicar siempre que el límite se rompa, independientemente de nuestro estado de ánimo o grado de tolerancia. Sobretodo mostrar congruencia, ya que de nada sirve marcar un límite si en el fondo el niño sabe que nos hace gracia su conducta o bien que nos causa culpa ponerlos. Es importante evitar caer en discusiones, perder la calma y sobre todo el castigo físico.

4. Mostramos a los niños que sus actos tienen una finalidad y beneficio:

Los niños deben saber que sus actos tienen una finalidad y un beneficio para sí mismos y para los demás, ya que de esta manera tendrá interés en cumplir con lo acordado.

5. Hablamos con la verdad:

Solamente el niño confiará en el adulto cuando sabe que lo que le pide es por un bien, cuando no existen trampas, mentiras o chantajes. Por ejemplo, si la madre miente al niño acerca de que no va a salir de casa y lo hace cuando el pequeño está distraído, cuando le dice que si no obedece “mamá se pondrá triste”, cuando le decimos al pequeño que si no  come se pondrá flaco y feo, etc.

“El objetivo de la Disciplina inteligente es lograr que los hijos puedan convertirse a sí mismos en personas capaces de ser autónomos y constructivos para el entorno social en el que viven” Vidal Schmill