Los valores de la “Comida Lenta” en Montessori

No hace mucho tiempo vi una calcomanía en un coche que decía “Si eres lo que comes, entonces soy, rápida, barata y fácil”. ¿Esto es realmente lo que queremos ser? No lo creo, pero hemos sido arrastrados por la cultura de la comida rápida que promueve y celebra esos valores.

Las elecciones que cada uno de nosotros hace en relación a la comida trascienden en todos los niveles. Podemos pensar que esas elecciones son acerca de nuestra propia buena alimentación o nuestro propio placer, pero en realidad se trata de la salud de la sociedad entera, de hecho se trata de la salud de la cultura humana.

¿Qué tipo de paisaje observamos en avenidas importantes en nuestras ciudades? Kilómetros y kilómetros de franquicias. La agricultura industrial y la comida rápida operan mano a mano como en una vasta conspiración. Juntos  suprimen variedad, limitan nuestras opciones, manipulan nuestros deseos y nos enganchan a el azúcar y la sal.

He aquí algunos de los más importantes valores  y supuestos de la comida rápida:

  • La comida es barata y abundante, y esta abundancia es permanente.
  • Los recursos son infinitos, así que está bien desperdiciar
  • Comer es básicamente reabastecerse en poco tiempo
  • De dónde viene la comida o qué tan fresca es no importa
  • Publicidad confiere valor
  • El trabajo debe ser evitado a toda costa

Valores de la “Comida lenta”

¿Qué hay de los valores anti comida rápida? ¿Existe futuro para los valores de la comida lenta que nos hagan conscientes de los costos reales de la comida? ¿Que cocinar y comer no son un trabajo pesado? ¿Que concentrarse en una tarea está bien? ¿Que todos estos aspectos están entretejidos? ¿Podemos inculcarles a nuestros hijos la magia de la hospitalidad y la generosidad? ¿Podemos enseñarles valores que transformen nuestras vidas y el mundo a nuestro alrededor?

Podemos, pero debemos cambiar de actitud.

Existe un movimiento en el mundo llamado “Movimiento de Comida Lenta” con 60, 000 miembros en alrededor de 100 países que ha demostrado que la comida puede enseñarnos cosas realmente importantes como, el cuidado, la belleza, la concentración, el discernimiento, la sensualidad y todo aquello de lo que el ser humano es capaz, pero solo si nos tomamos el tiempo de pensar en lo que estamos comiendo. 

Para mí, la vida tiene sentido y belleza a través del ritual diario alrededor de la mesa. Un ritual que expresa tradición, carácter, sustentabilidad y diversidad. Estos son valores que aprendí, inconscientemente, en la mesa cuando era niña. Pero la hora de comer ha sido sometida a una seria devaluación de su lugar como centro de la vida humana cuando era la promulgación de la necesidad compartida y cooperación.  Hoy en día, las comidas de los niños son cocinadas por extraños, consisten en alimentos altamente procesados y producidos en lugares lejanos e ingeridos golosamente a toda prisa y, frecuentemente sin compañía.

Podemos cambiar la comida en las escuelas y así cambiar el modelo de pensamiento existente de los niños hacia la comida. Cambiemos el currículo en las escuelas y enseñémosles a cultivar un huerto y cocinar. Así les demostraremos que la comida, el cocinar y comer son elementos que  nos brindan riqueza, sentido y belleza perdurables en nuestras vidas.

Artículo tomado de “Fast Food values and slow food values” por Alice Waters.

Este texto refleja la importancia de la comida en nuestras vidas. El método Montessori celebra esta importancia a través del cultivo de hortalizas y la preparación de comida como una actividad cotidiana dentro del salón de clases. El niño comprende con la experiencia el poder de preparar, compartir y elaborar alimentos de forma sustentable, nutritiva en un contexto social. Esta es la mejor manera de concientizar al niño de la importancia de una sana, nutritiva y sustentable alimentación y del poder social que esto conlleva.


 Visita www.montessoriqro.com para conocer más sobre el Colegio Montessori de Querétaro

Disciplina e Independencia

En esta ocasión quisimos compartir con ustedes un poema de autor desconocido que resume de una manera muy sutil e inteligente la mejor manera de fomentar la disciplina y sobre todo la independencia en nuestros hijos.

Esto es una probadita de lo que veremos en nuestra conferencia “Disciplina e Independencia” que llevaremos a cabo en Septiembre en las instalaciones de nuestro Colegio. Para más información puedes contactarnos.  Read more

Vacaciones Montessori

Vacaciones! una gran oportunidad para seguir desarrollando el potencial de tus hijos. En esta ocasión, compartimos contigo tips prácticos para desarrollar el lenguaje en tus hijos.

Si ya conoces Montessori, sabrás que la manera de enseñar a leer es diferente a los métodos tradicionales. Nosotros nos guíamos por el sonido de las palabras más que por su nombre. Por ejemplo, la letra “s” la enseñamos como “ssss” (por su sonido) en lugar “ese” (por su nombre); de esta manera es mucho más fácil que tu hijo ubique y aprenda las letras.

En esta publicación, compartimos contigo algunas actividades que puedes hacer en casa para reforzar el lenguaje en tus hijos.

 

Si tienes hijos entre 3 y 6 años, puedes realizar las siguientes actividades en casa:

– Pizarrón: Si tu hijo(a) ya empezó la escritura en el colegio, puedes tener un pizarrón en casa para que escriba las letras y palabras que ya conoce. Puedes estar con él y pedirle que escriba palabras sencillas. A los niños les encantan los pizarrones de gis.

– Veo veo: puedes jugar algo muy sencillo como “Veo veo”: Veo veo un objeto que su nombre comienza con el sonido “mmm”. Tu hijo(a) deberá buscar un objeto que comience con la letra “M”, por ejemplo Mesa!

– De pesca: igual que con el juego de los números (ver nuestra publicación “Matemáticas y Montessori“) puedes pescar sonidos y palabras. Simplemente utiliza tarjetas de papel, escribe una letra en cada una y pégales un clip. Amarra un hilo con un imán a un palo (adecuado al tamaño de tu hijo) para que simule nuestra caña de pescar. Para jugar, pídele a tu hijo que pesque el sonido de cada letra, por ejemplo: “Vamos a pescar la “rrrrr”, tu hijo tendrá que ubicar la letra “R” en el estanque lleno de tarjetas!. Puedes hacer lo mismo utilizando palabras.

– Trabalenguas: enseña a tus hijos algunos trabalenguas! les encantará aprenderlos y repetirlos!

– Sílabas: Practica la separación de sílabas y cuéntalas por medio de aplausos, brincos o golpeteos en la mesa.

Si tienes hijos entre 9 y 12 años que ya saben leer y escribir a la perfección:

– Motívalos regalándoles un diario en donde podrán escribir y dibujar sus propias historias.

– Visita la biblioteca en estas vacaciones y motívalos a la lectura, recuerda que la lectura fomenta en tu hijo la pasión por el aprendizaje, además de apoyar su estructura de pensamiento.

¿Tienes otros tips y sugerencias que compartir con nuestra comunidad? Escríbenos a contacto@montessoriqro.com

Matemáticas y Montessori

Deja ya el Ipad…. Te compartimos algunas actividades para que en Vacaciones tu hijo siga desarrollando su lógica-matemática.

En la Filosofía Montessori, los materiales con los que se trabaja matemáticas construyen una base fuerte en el entendimiento de las cantidades y los símbolos asociados con ello. Como cada material, van de lo concreto a lo abstracto para facilitarle al niño el entendimiento y reconocimiento de las operaciones matemáticas.

Pero, ¿qué podemos hacer en casa si no contamos con los materiales Montessori? Como ya hemos platicado, en vacaciones tenemos la oportunidad de desarrollar el potencial de nuestros hijos desde casa. En esta publicación, queremos compartir con ustedes algunas ideas de cómo reforzar, en niños entre 3 y 6 años, algunas prácticas como contar y reconocer números.

Recuerda que debes respetar el ritmo y proceso de tu hijo, no busques forzar las actividades si no introducirlas naturalmente en su actividad del día.

En casa:

– Correspondencia uno a uno: alinea 11 recipientes y numéralos del 0 al 10. Dale a tu hijo 55 objetos diferentes (botones, gomas, pijas, etc) y pídele que meta en cada recipiente el número de objetos indicado.

– Tacto: escribe un número en una hoja de papel de tamaño grande. Con plastilina, pídele a tu hijo que trace el número que está en la hoja de papel. Continúa hasta llegar a la secuencia de números que tu hijo conozca. Tu hijo también puede utilizar un palito de madera con una bola de algodón en la punta. La puede sumergir en pintura y trazar el número en un cartoncillo.

– De pesca: traza números en tarjetas de papel. A cada tarjeta pégale un clip o un pedazo metálico. Por otro lado, pega un hilo a un imán y amárralo a un palo de madera (asegúrate que sea del tamaño adecuado para tu hijo(a)). Cada vez que digas un número tu hijo deberá “pescar” la tarjeta que contenga ese número.

Fuera de casa:

– Busca números en cada lugar que vayas, en las placas de los automóviles, en la publicidad de la calle, en los precios de los abarrotes en el súper, etc.

– Cuenta los pasos cuando vayan caminando o cuenta los escalones que suban.

Con movimiento:

– Puedes combinar el contar número con ejercicios para tu hijo(a). Di un número y pídele que salte el número de veces que corresponda a ese número.

Te invitamos a que conozcas más sobre la Filosofía y nuestro Colegio.

 

Cómo hablar con tu hijo sobre la pubertad

pubertadLos medios de comunicación han hecho que los niños estén expuestos a mucha información acerca del sexo y las relaciones. Para cuando llegan a la pubertad, la mayoría, ya están familiarizados con algunos conceptos. Hablar sobre la pubertad sigue siendo una tarea de vital importancia para los padres, ya que son una fuente fiable.

Infórmate y lee acerca de la pubertad. No esperes a que tu hijo se acerque con preguntas sobre los cambios en su cuerpo ya que quizá nuca lo haga, especialmente si no sabe que puede hablarte de esos temas.

Lo ideal es que los padres platiquemos con nuestros hijos sobre los cambios que ocurren en el cuerpo a medida que crecen. Es importante responder de forma honesta, abierta y directa desde los primeros años.

Para cuando un niño alcanza los 8 años, ya debería saber cuáles son los cambios físicos y emocionales que experimentará en la pubertad. Tomemos en cuenta que algunas niñas, ya utilizan brasier a esta edad e incluso han tenido su primera menstruación.

En general, los niños entran a la pubertad un poco más tarde que las niñas, usualmente a los 10 o los 11 años, pero podrían empezar a desarrollarse sexualmente o tener su primera eyaculación sin parecer mayores o sin antes desarrollar vello facial.

Es importante que las niñas también se informen sobre los cambios por los que pasan los niños y que los niños aprendan sobre los cambios que afectan a las niñas.

Es importante que le expliques a tu hijo que los cambios que se experimentan en la pubertad son normales. El acné, los cambios de humor, las olas de crecimiento y los cambios hormonales, todo ello forma parte del crecimiento y todos pasan por ello, aunque no al mismo ritmo.

Aspectos básicos que tu hijo debe saber:

  • Las chicas adquieren una forma más redondeada, especialmente en las caderas y piernas.
  • Los senos de las chicas se hinchan y luego aumentan de tamaño.
  • Las chicas y los chicos empiezan a tener vello púbico y vello en las axilas, y el de las piernas es más grueso y oscuro.
  • En el chico el pene y los testículos aumentan de tamaño.
  • Los chicos tienen a veces poluciones nocturnas, es decir, eyaculan mientras duermen.
  • Una vez al mes, el revestimiento uterino de las chicas se llena de sangre para prepararse para un óvulo fecundado. Si no se produce la fecundación, se producirá el período. Si se produce la fecundación, la chica quedará embarazada.
  • El período puede durar de 3 días a una semana y las chicas pueden utilizar toallas o tampones para absorber la sangre

Fuente consultada: http://kidshealth.org/parent/en_espanol/crecimiento/talk_about_puberty_esp.html?tracking=P_RelatedArticle#

Ciencias en Vacaciones

En estas vacaciones, casa puede ser el lugar ideal para que tu hijo(a) descubra cómo funciona el mundo por medio de experimentos.

Hay muchos experimentos sencillos que puedes hacer en casa, aqui te damos algunos ejemplos:

1. A FLOTAR

– Reúne algunos objetos que sepas que flotan y otros que sepas que se hunden. Junto con tu hijo(a) adivinen qué objeto flotará y cuál llegará al fondo.

– Llena un recipiente con agua y ve colocando en su interior los objetos uno a uno para que puedan observar si han acertado.

2. MAGNÉTICO O NO

– En una cesta coloca una serie de objetos. Asegúrate de que algunos estén hechos con fierro y puedan tomarse con un imán y otros estén hechos de materiales no magnéticos.

– Prepara dos tarjetas una que diga “Magnético” y la otra que diga “No magnético”

– Utiliza un imán para mostrarle a tu hijo(a) qué objeto puede ser magnético y cuál no y colócalos junto a la tarjeta correcta.

– Ahora pídele a tu hijo que con el imán pruebe cada objeto y los coloque junto a la tarjeta correcta.

3. VIVIENTE O NO VIVIENTE

– Llena una cesta con objetos que representen cosas vivientes (pájaros de juguete, animales de granja, árboles, personas, etc) y no vivientes (un coche de juegute, un espejito, una llave, un corcho, etc)

– Prepara tarjetas con las palabras “Viviente” y “No viviente”

– Muéstrale a tu hijo con un ejemplo qué objeto puede ser viviente y cuál no, colocándolo junto a la tarjeta correcta

– Ahora pídele que tome un objeto de la cesta y lo coloque junto a la tarjeta correcta.

Hay muchos experimentos que puedes hacer en casa, hecha a volar tu imaginación y observa en qué se interesa tu hijo.

Sigue desarrollando todo su potencial

Algunos de los ejemplos han sido tomados del libro “Cómo obtener lo mejor de tus hijos” de Tim Seldin, Ed. Grijalbo. Te lo recomendamos!

Enriquece el vocabulario de tus hijos

En Montessori se utiliza un proceso de tres etapas para enriquecer el vocabulario de los niños entre 3 y 6 años. En la primera etapa se muestra al niño los objetos con los que se va a trabajar nombrándolos por su nombre. En la segunda etapa se ayuda al niño a establecer una relación entre el lenguaje y su propia experiencia proporcionándole el nombre del objeto y pidiendo que lo señale. En la tercera etapa, se le pide al niño que nombre algo sin habérselo mencionado antes.

Aquí un ejemplo de cómo puedes enriquecer el vocabulario de tus hijos aplicando esta técnica en casa:

El juego de las frutas: Coloca tres frutas de diferente color frente a ustedes

1a etapa:

Nombra cada fruta por su nombre tomándola con la mano y mostrándosela a tu hijo(a). Recuerda que en esta etapa (3 – 6 años) es importante no saturar a tu hijo(a) con adjetivos, utiliza oraciones simples: “esta es una manzana”

2a etapa:

Pídele a tu hijo(a) que te muestre los objetos cuando mencionas el nombre. “Dame la manzana” o “Dame la pera”. Si tu hijo(a) comete un error, con paciencia enséñale nuevamente la lección desde la primera etapa.  

3a etapa:

Pídele a tu hijo que nombre la fruta que señales: “¿Qué fruta es esta?”. Si se equivoca, enséñale nuevamente la lección, repitiendo con paciencia los nombres de los objetos como en la primera y segunda etapa.

Estos ejercicios se pueden hacer con cualquier objeto en casa, recuerda mantener un vocabulario simple y sin tantos adjetivos. Si repites este ejercicio constantemente te sorprenderás lo mucho que puedes enriquecer el vocabulario de tus hijos en poco tiempo. Observa el avance que tiene tu hijo(a) y, si así lo permite, haz que enfrente retos diferentes.

Disfruta cada cosa que hagas con tu hijo(a), ellos están en la etapa más sensible y en la que absorben más conocimiento. Tú puedes estimular su aprendizaje y desarrollar todo su potencial.

Escribe tus comentarios y visita nuestra página web: www.montessoriqro.com o nuestro perfil en facebook: www.facebook.com/cmontessoriqro

Ecología, Montessori y Vacaciones

En estas vacaciones aprovecha el tiempo y sigue desarrollando el potencial de tus hijos con diferentes actividades que estimulen su interés y conciencia por el mundo que lo rodea.

María Montessori, desde los años treintas comprendió la importancia de conservar los recursos del mundo y buscó despertar una conciencia de este tema en los niños. Desarrolló una filosofía de vida con la intención de ayudar a los niños a ser ciudadanos del mundo, capaces de comprender las interdependencias existentes entre todos los seres y su misión especial en la protección de la tierra y sus recursos.

1. Enseña a tus hijos el valor de los recursos y la importancia del reciclaje. Puedes empezar por separar la basura en casa:

– Reutiliza botes y píntalos de tal manera que tus pequeños puedan identificar qué desperdicio va en qué recipiente. Puedes utilizar 3 botes y separarlos así:

El bote azul: Plásticos

El bote verde: desperdicios orgánicos

El bote café: cartón y papel

– Juega con tu pequeño y separen la basura de toda la casa, platicando sobre cada elemento e identificando el depósito correspondiente.

– Será interesante que tú y tus hijos visiten un centro de acopio en donde podrán observar qué pasa con el cartón y el plástico una vez que pasan por el proceso de transformación para el reciclaje.

2. A los niños les encanta estar al aire libre, descubriendo, identificando, trepando árboles, etc. María Montessori los llamaba “pequeños científicos” y es que los niños están ansiosos por observar y responder muchas preguntas.

En estas vacaciones te recomendamos salir al parque, al campo o al bosque y realizar las siguientes actividades:

– Cuando paseen, asegúrate de comentar con tus hijos lo que estén experimentando. Háblales sobre el tiempo y las estaciones. Dirige su atención a detalles que quizá no perciban, como los colores de las hojas en los árboles y otras características propias de la estación.

– Durante el paseo, propicia un momento de silencio para que puedan escuchar los sonidos de la naturaleza además de observarla. 

– Si encuentras basura en el parque que estén visitando, recógela y busca un bote de basura para tirarla. Es importante que tu hijo observe este tipo de acciones para que en un futuro las adopte como propias.

– Estimula la imaginación de tus hijos y acuéstense a observar las nubes. ¿Qué formas ven? ¿Qué historias pueden contar sobre las formas que ven en las nubes?

Busca actividades al aire libre o en el jardín de tu casa que despierten la curiosidad de tus hijos. Te sorprenderá la capacidad de asombro que existe en tus hijos.

 

Disciplina Inteligente parte II

En nuestra última publicación, hablamos sobre el objetivo de la disciplina inteligente de acuerdo a Vidal Schmill:

“EL OBJETIVO DE LA DISCIPLINA INTELIGENTE ES LOGRAR QUE LOS HIJOS O ALUMNOS PUEDAN CONVERTIRSE A SÍ MISMOS EN PERSONAS CAPACES DE SER AUTÓNOMOS Y CONSTRUCTIVOS PARA EL ENTORNO SOCIAL EN EL QUE VIVEN.”

Hablamos también sobre la importancia de que los padres conozcan las necesidades naturales de sus hijos y evitar pasar por encima de ellas o exigir más de lo que el pequeño puede hacer ya que esto puede causar enojo y furstaración en los niños.

En esta publicación, te presentamos algunos ejemplos de cómo trabajar con esas necesidades:

– Las necesidades naturales en el niño son: de movimiento, orden, exploración, independencia, etapa sensorial. Cuando el niño no tiene satisfechas estas necesidades, entra en conflicto y confrontación con el adulto.

– El niño debe conocer con anticipación lo que esperamos que haga y cuáles son las reglas. En dónde y en qué momentos  puede hacer ciertas cosas y en dónde y cuándo no. Por ejemplo: puede correr en un parque, en el patio, etc. siempre y cuando sea el momento adecuado para ello, pero no puede correr en la calle o en un lugar reducido ya que podrá lastimarse o romper algo.

– Las consecuencias siempre deberán ponerse de acuerdo al límite roto, no son castigos, sino una forma de reparar el daño hecho. Si tiró algo deberá recogerlo, si corre a pesar de que se dio la indicación de no hacerlo, entonces deberá estar tomado de nuestra mano, sentarse un momento, etc.

Estas consecuencias se deben aplicar siempre que el límite se rompa independientemente de nuestro estado de ánimo o grado de tolerancia y sobretodo mostrar congruencia, ya que de nada sirve marcar un límite si en el fondo el niño sabe que nos hace gracia su conducta o bien que nos causa culpa poner límites y consecuencias. Es importante evitar caer en discusiones, perder la calma y el castigo físico.

– El niño debe saber que sus actos tienen una finalidad y un beneficio para sí mismo y para los demás, ya que de esta manera tendrá interés en cumplir con lo acordado.

– Solamente el niño confiará en el adulto cuando sabe que lo que le pide es por un bien, cuando no existen trampas, mentiras o chantajes. Por ejemplo, si la madre miente al niño acerca de que no va a salir de casa y lo hace cuando el pequeño está distraído, cuando le dice que si no obedece “mamá se pondrá triste”, cuando le decimos al pequeño que si no  come se pondrá flaco y feo, etc.

Cuando el niño confía en nosotros ni siquiera espera que le demos explicaciones, ni es necesario que lo hagamos. Si el adulto está seguro de lo que hace  el niño lo estará.

Recordemos jamás caer en estos extremos cuando tratemos de educar a nuestro hijo:

  • La impunidad del acto causado por minimizar un daño y justificar indebidamente la conducta del niño.
  • El resentimiento: derivado de sancionar exageradamente un acto que no merecía una reacción o un acto de represalia mayor al que la importancia del propio  acto merecía y, por supuesto, evitar manazos, nalgadas, gritos. etc.  

La disciplina como se ha planteado aquí propicia:

  • Responsabilidad 
  • Respeto 
  • Honestidad 

Esta es la verdadera Educación basada en Valores

Seguramente como padre aún tienes muchas dudas ya que la educación no se basa en recetas, pero sí en una preparación e información responsable por parte del adulto. Es por esto que los invitamos a asistir a las reuniones de Padres que tenemos en el Colegio Montessori de Querétaro, ya que los temas tratados siempre son preparados y pensados para disipar las dudas que como padres tenemos y sobretodo beneficiar a nuestros hijos.

También te invitamos a que nos hagas llegar tus comentarios y preguntas a través de nuestra página en facebook.

Colegio Montessori de Querétaro, desarrollando el potencial de tus hijos.

Disciplina Inteligente

Como lo dijimos en nuestra publicación pasada, queremos compartir con ustedes algunas sugerencias para que sea más sencillo que tu hijo logre manejarse con libertad y disciplina en su día a día.

En primer lugar es necesario eliminar los premios y castigos, ya que estos no educan ni desarrollan la voluntad, únicamente sirven para modificar conductas a costa de una doble moral en donde el individuo actúa solamente para obtener un premio o evitar un castigo pero no logra auto contenerse  ni autorregularse.

Vidal Schmill, autor del libro Disciplina Inteligente lo explica de la siguiente manera:

“EL OBJETIVO DE LA DISCIPLINA INTELIGENTE ES LOGRAR QUE LOS HIJOS O ALUMNOS PUEDAN CONVERTIRSE A SÍ MISMOS EN PERSONAS CAPACES DE SER AUTÓNOMOS Y CONSTRUCTIVOS PARA EL ENTORNO SOCIAL EN EL QUE VIVEN.”

Así mismo Schmill sugiere a los padres los siguientes puntos:

  • Estructura: Crear una estructura de horarios y rutina de actividades clara y predecible. La saturación de actividades extraescolares en los niños impide que el niño vaya logrando por sí mismo llevar a cabo una rutina de sus actividades.
  • Hábitos: Repetir cuantas veces sea necesario las acciones que se desean convertir en un hábito. Los niños de menos de 5 años requieren que los padres les recuerden continuamente las acciones por realizar como lavarse los dientes, bañarse, recoger sus cosas antes de dormir, etc. lo cual no implica que los padres lo hagan por ellos.
  • Refuerzo: Platicar con tu hijo sobre sus conductas adecuadas y las de otras personas. Esto no debe convertirse en comparaciones o premios, más bien podemos hacer ciertos comentarios como: “¡qué limpio y ordenado se ve tu cuarto!” o “Qué bueno que recordaste lavar tus manos antes de comer”, etc.
  • Reflexión: Cuando tu hijo se comporte de manera inadecuada es importante especificar el efecto que produjo su conducta. No se deberá recurrir al chantaje o al reproche. Es importante hacerle ver que lo que no estuvo bien fue su acción. Nunca debemos decirle que es malo, desobediente, flojo, etc. ya que eso solamente etiqueta al niño
  • Reparación o consecuencia: Cuando tu hijo produce un daño, éste debe ser reparado de manera proporcional a la magnitud del acto cometido. Es lo que conocemos como consecuencias y siempre deberán aplicarse de acuerdo al límite roto, no poner castigos ni mucho menos imponer conductas que lo humillen.
  • Cierre: Una vez reparado el daño, no se volverá a hablar sobre lo mismo una y otra vez. Cuando se ha puesto una consecuencia adecuada no es necesario estar recordando todo el tiempo lo que no pudo hacer ya que esto sólo refuerza la conducta negativa.

Para  que realmente exista un ambiente de disciplina y respeto es necesario evitar que se den continuamente conductas inadecuadas ya  que una vez que el niño conoce las reglas y limites, éstos deben ser respetados. Sin embargo debemos tomar en cuenta que el niño por naturaleza es ordenado, respetuoso y obediente, es el ambiente y la relación con los adultos lo que lo hace  desviarse de su desarrollo natural.

Es por esto que los padres y educadores deben conocer las necesidades naturales del niño y evitar exigir más de lo que el pequeño puede hacer y sobretodo evitar pasar por encima de sus propias necesidades, lo que causa enojo, frustración y rebeldía en los niños.

El bebé de 0 a 12 meses solamente  obedece sus instintos naturales, no tiene conciencia de sus actos y el adulto no debe obligarlo a realizar actividades que no desea y mucho menos reprimir sus conductas.

Los niños de 1 a 3 años solamente pueden obedecer al adulto cuando confían en él y cuando éste respeta la naturaleza del  pequeño.

El niño de 3 a 6 años obedece cuando tiene interés en ello, cuando conoce  las reglas y las consecuencias, cuando no se le pide actuar en contra de su naturaleza y sobretodo cuando confía en el adulto. En esta etapa el niño ya es conciente de lo que sus actos significan, en esta edad aparece la conciencia y se desarrolla la voluntad. Por lo mismo es importante tomar muy en cuenta  lo anterior.

En nuestra próxima publicación platicaremos de ejemplos para la aplicación de estas sugerencias.

Te recomendamos leer el libro “Disciplina Inteligente” de Vidal Schmill.

Colegio Montessori de Querétaro, desarrollando el potencial de tus hijos