Encuentra tips para mamá y papá con niños entre los 6 y los 12 años

10 habilidades esenciales que no le enseñan a tus hijos en la escuela tradicional

La escuela tradicional se ha convertido en un lugar donde se transmite conocimiento a través de las distintas materias y un lugar en done muchas veces se limitan las potencialidades de nuestros niños y jóvenes. De esta manera se dejan atrás las habilidades que son importantes para la vida como la creatividad para la resolución de problemas, el pensamiento crítico y autónomo, aprender a aprender, aprender a tomar decisiones, el fortalecimiento de la voluntad, la autorregulación, entre otras.

La filosofía Montessori se basa en una preparación para la vida. Una pedagogía que abre la mente de los chicos, en lugar de limitarlas. Aquí te presentamos 10 habilidades esenciales que la Filosofía Montessori desarrolla en los niños que no encontrarás en la escuela tradicional:

1. Autoconocimiento y el descubrimiento personal:

A lo largo de los años vamos construyendo nuestra personalidad, gustos y preferencias, que vamos moldeando de acuerdo a los roles que interpetamos: padres, madres, amigos, hijos, etc. Dentro de la filosofía Montessori se alienta en el niño a la construcción y descubrimiento de su persona, mediante el respeto a sus ideas y la clara guía hacia defender lo que piensa, lo que le gusta y su forma de ser. No se busca que los niños copien un modelo estándar de niño perfecto. Mediante meditación, Yoga, ejercicios del silencio, ejercicios de observación dentro de los ambientes Montessori ayudamos a los niños a este proceso de auto descubrimiento.

2. Gratitud y conciencia:

La gratitud es clave para una vida más plena. Dentro de un espacio Montessoriano, la gratitud se vive ayudándole a los niños a valorar lo que tienen y las riquezas que llevan dentro de sí mismos; agradecer lo que los rodea, agradecer la vida y las oportunidades que tenemos cada día.

3. Automotivación:

Un niño Montessori no conoce sus calificaciones. En la escuela tradicional el motivador más común para los niños son las calificaciones y la competencia. Montessori nos muestra que cada niño encuentra una motivación distinta y la más común es superarse a sí mismo y seguir de manera natural su tendencia humana hacia la perfección de sus movimientos y procesos a través de la repetición. Es por eso que el material Montessori está diseñado para que los niños de manera independiente, a través de repetir ejercicios, consigan la perfección y ellos mismos vean su propio avance.

4. Inteligencia emocional:

Reconocer nuestras emociones y trabajar en ellas es una habilidad esencial para la vida. La escuela tradicional muchas veces reprime emociones o las clasifica en buenas o malas. Montessori ayuda a los niños a reconocer sus emociones sin clasificarlas y a darles el lugar que se merecen. La libertad de expresión es fundamental para que un niño pueda ayudarnos a entender qué siente y cómo lo guiamos para resolverlo.

5. Aprender del error:

El miedo a equivocarse muchas veces paraliza a los niños y adultos. En la escuela tradicional, el error es sentenciado, mientras que en la Filosofía Montessori el error es visto como una herramienta poderosa de aprendizaje. En la vida, la única forma de aprender es a través de la prueba y el error. Una habilidad esencial para la vida es aprender a levantarse, aprender a corregir errores y seguir avanzando.

6. Seguir sueños y pasiones:

No hay situación más triste que ver a una persona hacer un trabajo que odia y es que desde que somos niños nos enseñan que el deber está peleado con el placer. Dentro de un ambiente Montessori se le da más importancia a que los niños desarrollen sus habilidades por gusto y no por deber. La disciplina se forma mediante el disfrute de actividades y no mediante la imposición de las mismas.

7. Aprender a negociar:

La escuela tradicional limita mucho la capacidad de negociación de los niños, sólo se hace lo que el maestro disponga. Esencial en la vida es aprender a negociar y encontrar un equilibrio entre las relaciones sociales. No es necesario tener la razón, es necesario escuchar y llegar a acuerdos.

8. Resiliencia:

La adversidad se resuelve mirándola desde la oportunidad y no desde a derrota. Montessori trabaja con los niños para que aprendan a resolver la adversidad que se les presenta mediante la búsqueda de soluciones.

9. Organización del tiempo:

Si observas un Ambiente Montessori te darás cuenta de la independencia que existe. Cada niño trabajando en lo que quiere, en este proceso de aprender a organizar su tiempo para cumplir sus propios objetivos. La tendencia educativa que ahora inicia (Montessori la diseñó hace décadas) es hacia la libertad de trabajo, por proyectos y maestros como guías en el proceso.

10. Respeto a la diversidad:

Recorre una escuela Montessori y te darás cuenta del ambiente inclusivo que existe. Los niños no hacen las diferencias que hacemos como adultos. Un niño puede reconocer que su compañero puede tener una dificultad en el aprendizaje, o que su amigo es hijo de una pareja homoparental o cualquier situación que pensemos y los niños no clasifican ni siquiera tratan de entenderlo, solo lo aceptan.

 

Los ambientes Montessori son ambientes de educación, entendiendo el concepto de educación como regresar a lo básico, al amor y la conciencia. La educación es una expresión de servicio, servir a la esencia del niño, creer en él y en su potencial divino.

7 actividades que ayudan a tu hijo(a) a ser más responsable

Cuando somos niños, construimos el valor de la responsabilidad con ayuda de los adultos que están a nuestro alrededor; sin embargo quien más influye para que logremos ser autónomos y responsables, son nuestros padres.

La Filosofía Montessori, se enfoca mucho en apoyar a que los niños, niñas y jóvenes que se construyen bajo esta pedagogía, tengan herramientas que les permita desarrollar su autonomía, autoestima y sobre todo lo que implica la responsabilidad y el ejercicio responsable de su libertad.

Te comapartimos 7 actividades que llevamos a cabo dentro de nuestros ambientes de Casa de los Niños (Preescolar Montessori) y Taller (Primaria) para apoyar a los chicos a seguir construyendo su responsabilidad, estamos seguros que muchos de ellos los puedes aplicar en casa.

  1. Cada quien es responsable de sus cosas: cuando los niños y niñas salen a jugar a la cancha o patio, cada quien es responsable de llevar su botella de agua y pertenencias. Así como las llevan, cada quien es responsable de regresar con ellas.
    • Cuando visites un lugar con tus hijos, asegúrate que sean conscientes de las pertenencias que llevan consigo para que sepan donde las ponen y no olviden traerlas de regreso. Recuerda que tú sólo los vas a guiar, no eres responsable de cargarlas o buscarlas por todas partes, eso le toca a ellos y son completamente capaces de hacerlo.
  2. Todos somos responsables de cuidar el material de trabajo: El material de trabajo es justamente para eso, para trabajar. Si algún niño(a) le empieza a dar un uso inadecuado, al grado de romperlo, ellos mismos deben reponer ese material. Si pasa eso, platicamos con los padres para sugerir que el niño o niña aporte algo para reponerlo: parte de sus ahorros o domingos, o que tenga alguna tarea en casa para hacer consciente el valor del dinero.
  3. Cada quien es responsable de sus decisiones: Con los niños y niñas siempre platicamos acerca de que al tomar una decisión hay consecuencias negativas y consecuencias positivas y cualquiera de las dos, debemos afrontarlas.
  4. Si ensucias algo, te toca limpiarlo: Por ejemplo, cuando los niños utilizan el material de Vida Práctica para cocinar y compartir con todos, ellos son responsables de la limpieza del área: lavar los utencilios, platos, vasos, etc.
    • En casa puedes hacer exactamente lo mismo o parecido. Después de comer pídele que lleve sus platos al lugar donde se lavan o ayúdalos a que ellos mismos los laven. Ellos son completamente capaces de recoger su ropa y empezar a hacer su cama.
  5. Si necesitas pedir algo lo puedes hacer solo(a): A los niños les encanta ir a la oficina a pedir papelería o algunos materiales de la bodega por ejemplo.
    • Cuando visites un restaurante, ayúdale a tu hijo para que él o ella misma pueda pedir su comida o bebida. Si tiene dudas sobre los juegos, que él mismo pregunte al encargado, etc.
  6. Regalos: En el colegio, cada año hacemos una colecta. En casa puedes ayudar a tus hijos a que vean en su clóset qué ropa ya no les queda o qué juguetes ya no utilizan para que juntos decidan a quién le pueden ser de utilidad.
  7. Mascotas y seres vivos: dentro del ambiente tenemos peces y plantas y los niños son responsables de alimentarlos y regarlas.
    • Haz lo mismo en casa. En la medida de lo posible, tu hijo(a) puede tomar la responsabilidad de regar las plantas de la casa o darle de comer a su mascota.

Si ayudas a tus hijos a que desde esta edad puedan ser responsables de sus cosas, decisiones y actividades, podrás ver los frutos en las etapas siguientes de su desarrollo y por el resto de su vida.

 

 

Tu hijo en primaria, ¿cuáles son los retos que lo acompañan?

¿SABES LO QUE LE ESTÁ ESPERANDO A TU HIJO EN UNA PRIMARIA MONTESSORI?

Durante Casa de los Niños (preescolar) has podido observar a tu hijo durante la explosión del lenguaje  y de las matemáticas y de cómo por medio de la experiencia de los sentidos, ha vivido la introducción a las áreas culturales (ciencias naturales, historia, geografía) para que él pueda descubrir y diferenciar las formas creadas por la naturaleza de las hechas por el hombre.

El material sensorial y la Vida Práctica le brindaron la posibilidad de preparar su mente para el juicio y la lógica por medio de la “eliminación” y la “clasificación”.

Así de una manera natural y activa, tu hijo ha adquirido y ha desarrollado sus capacidades. Ha aprendido por medio del gozo y deleite  sin que esta actividad  le representara fatiga o aburrimiento.

Después de preescolar está preparado para el Taller (Primaria),

que abarcará de los 6 a los 12 años aproximadamente.

Durante esta etapa la mente del niño cambia, ya no cuenta con el reloj biológico que lo ayudaba en su desarrollo marcándole las actividades que necesitaba realizar de forma intensa y natural. Ahora tu hijo pasará por dos etapas muy fuertes que son: la imaginación y la justicia.

La primera es característica del niño de 6 a 9 años (Taller I), es la etapa en la que su imaginación la utiliza para cuestionar y querer conocer todo lo que existe en el mundo y más allá de éste. Esta característica le sirve para comprender las leyes físicas que rigen el mundo, el espacio y la naturaleza, para conceptualizar el tiempo, analizar, experimentar e investigar las causas y orígenes de todo su entorno.

Es el periodo de las grandes lecciones como: El Origen del Universo, La aparición del hombre en la Tierra,  El reloj de las Eras, etc. que le ayudan a conocer, a entender y a amar el mundo que le rodea, preparándolo para la comprensión de lo que la Dra. Montessori  llama Educación Cósmica, por medio de la cual, tu hijo(a) comprenderá que no es un ser aparte del Cosmos, sino que  son uno solo. Es por esto que en Taller no existen las materias separadas sino que se trata  de dar una visión de la unidad integrando todas sus experiencias.

En Taller II, etapa para niños de 9 a 12 años, el preadolescente tiene la  característica y el interés por conocer y comprender el mundo social en el que se desenvuelve, posee un sentido estricto de la justicia, desea  conocer las normas  que rigen su sociedad,  pero  critica a quienes las trasgreden, por ello, ante un límite, le gusta probar la firmeza y convicción de quien los puso cuestionando e incluso sobrepasando los mismos. El chico de esta edad debe encontrar en los adultos que lo rodean una autoridad firme, confiable y al mismo tiempo alguien con quién identificarse que los comprenda y  les brinde libertad, independencia y seguridad.

Es en esta etapa en donde se llega en su totalidad al pensamiento abstracto, que le servirá para inscribirse de una manera productiva y conciente a la sociedad.

Permítete ir viviendo junto con tu hijo cada momento de esta etapa llena de nuevos descubrimientos, tu hijo estará lleno de preguntas que él mismo va a responder, ya no te va a necesitar con la frecuencia que lo ha hecho hasta ahora, a veces ni siquiera va a compartir todas sus ideas contigo, su mente estará más interesado en descubrir el mundo que lo rodea que en otra cosa. Necesitará un ambiente y personas que le permitan cumplir esta nueva misión investigadora y científica.

Si lo acompañas respetando sus características e intereses, al final de su  etapa de Taller podrás observar como tu hijo es capaz de “comerse al mundo”.

¿Qué es una primaria Montessori? Parte I

¿Habías pensado en tu hijo de 6 años como un filósofo? María Montessori así percibía a los niños y es que el asombro a esta edad es intrínseco a su aprendizaje. Las estrellas, la naturaleza, la tecnología y la vida social provocan grandes preguntas: ¿De dónde viene? ¿De qué están hechas las estrellas? ¿Cuál es el propósito de mi vida? ¿Qué es la justicia? ¿Qué es la felicidad? ¿Qué está bien y qué está mal? ¿Qué misión tengo en este universo?

En la primaria Montessori, las propias preguntas del niño proveen la base para la exploración del mundo y las materias. Debido a que estas preguntas son escuchadas y cultivadas, tu hijo(a) realmente se conecta con los saberes. De esta manera, el contenido de las asignaturas se vuelve relevante a la búsqueda personal de tu hijo(a), proporcionándole una motivación interna.

La repartición justa

Aprendiendo a dividir: la repartición justa

La educación tradicional se inclina más hacia proveer a tu hijo de una colección de hechos triviales. Una educación Montessori se centra más en ofrecer a tu hijo una visión de conocimientos interrelacionados y un amor al aprendizaje.

¿Te gustaría conocer más acerca de la Filosofía Montessori? Visítanos

 

¿Qué es una primaria Montessori? Parte II

¡Tu hijo(a) a esta edad desea saber todo acerca de todo!

¿Has observado que tu hijo tiene una tendencia natural a explorar la amplia perspectiva “cósmica” dentro de disciplinas tales como las Ciencias Naturales, las Artes y las Ciencias Sociales? Estudiar es estar inmerso nada más y nada menos que en el dominio infinito del universo.

Conociendo el mundo y el universo

Conociendo el mundo y el universo

La perspectiva “cósmica” no quiere decir que la primaria Montessori ignora los “básicos” como leer, escribir y aritmética. Durante los años preescolares, el niño ha iniciado su alfabetización: letras, números y escritura. En los años de primaria, estas habilidades básicas se refinan en el contexto significativo de una visión más amplia. El espíritu filósofo de tu hijo(a) va a motivar a su dominio de estas habilidades.

María Montessori escribió que “la conciencia humana llega al mundo como una flameante bola de imaginación”. La imaginación infantil provee el impulso de la mente hacia la exploración del universo. La educación primaria Montessori armoniza con la imaginación del niño disparándola a un viaje de descubrimiento por el resto de su vida.

¿Quieres conocer más acerca de la Filosofía Montessori? Visítanos

Texto tomado de: “¿Qué es una Primaria Montessori? por David Khan publicado por NAMTA en 1995.

¿Principios de administración en primaria?

En el Colegio Montessori de Querétaro, tenemos la tradición de cada año hacer “Tiendita”

La Tiendita es un evento que realizamos dos o tres veces al año en donde los niños de Taller II organizan la venta de alimentos para una convivencia de toda la comunidad CMQ. Este evento, tiene 3 objetivos principales para el desarrollo de nuestros niños:

– Organización de tiempo: Es importante que los niños de Taller II tengan una correcta planeación del evento, desde determinar qué vender hasta establecer cantidades y precios.

– Trabajo en equipo: Trabajando en equipo, los niños deciden las actividades y responsabilidades que tendrá cada uno.

– Principios administrativos: en esta planeación los chicos desarrollan la habilidad de tener una relación costo-beneficio correcta.

Visítanos para conocer más acerca de la Filosofía Montessori

Cómo hablar con tu hijo sobre la pubertad

pubertadLos medios de comunicación han hecho que los niños estén expuestos a mucha información acerca del sexo y las relaciones. Para cuando llegan a la pubertad, la mayoría, ya están familiarizados con algunos conceptos. Hablar sobre la pubertad sigue siendo una tarea de vital importancia para los padres, ya que son una fuente fiable.

Infórmate y lee acerca de la pubertad. No esperes a que tu hijo se acerque con preguntas sobre los cambios en su cuerpo ya que quizá nuca lo haga, especialmente si no sabe que puede hablarte de esos temas.

Lo ideal es que los padres platiquemos con nuestros hijos sobre los cambios que ocurren en el cuerpo a medida que crecen. Es importante responder de forma honesta, abierta y directa desde los primeros años.

Para cuando un niño alcanza los 8 años, ya debería saber cuáles son los cambios físicos y emocionales que experimentará en la pubertad. Tomemos en cuenta que algunas niñas, ya utilizan brasier a esta edad e incluso han tenido su primera menstruación.

En general, los niños entran a la pubertad un poco más tarde que las niñas, usualmente a los 10 o los 11 años, pero podrían empezar a desarrollarse sexualmente o tener su primera eyaculación sin parecer mayores o sin antes desarrollar vello facial.

Es importante que las niñas también se informen sobre los cambios por los que pasan los niños y que los niños aprendan sobre los cambios que afectan a las niñas.

Es importante que le expliques a tu hijo que los cambios que se experimentan en la pubertad son normales. El acné, los cambios de humor, las olas de crecimiento y los cambios hormonales, todo ello forma parte del crecimiento y todos pasan por ello, aunque no al mismo ritmo.

Aspectos básicos que tu hijo debe saber:

  • Las chicas adquieren una forma más redondeada, especialmente en las caderas y piernas.
  • Los senos de las chicas se hinchan y luego aumentan de tamaño.
  • Las chicas y los chicos empiezan a tener vello púbico y vello en las axilas, y el de las piernas es más grueso y oscuro.
  • En el chico el pene y los testículos aumentan de tamaño.
  • Los chicos tienen a veces poluciones nocturnas, es decir, eyaculan mientras duermen.
  • Una vez al mes, el revestimiento uterino de las chicas se llena de sangre para prepararse para un óvulo fecundado. Si no se produce la fecundación, se producirá el período. Si se produce la fecundación, la chica quedará embarazada.
  • El período puede durar de 3 días a una semana y las chicas pueden utilizar toallas o tampones para absorber la sangre

Fuente consultada: http://kidshealth.org/parent/en_espanol/crecimiento/talk_about_puberty_esp.html?tracking=P_RelatedArticle#

Características de un niño de 6 a 12 años

Conoce sus características y déjate sorprender

La educación entre los 6 y los 12 años no es una continuación directa de la etapa anterior, pero se basa en dicha etapa. En lo psicológico, cambia decididamente la  personalidad  y, conforme lo ha determinado la naturaleza, durante este período el niño adquiere todo cuanto tenga que ver con la cultura, tal como en la fase anterior había absorbido las impresiones provenientes  del medio.

La conciencia, que ha tenido ya un considerable desarrollo, ahora sale expulsada en una dirección determinada, la inteligencia se extrovierte y el niño muestra una predisposición a indagar el por qué de las cosas como nunca lo había hecho.

Los saberes se comparten con mucha más facilidad cuando hay entusiasmo por aprender; es por eso que en esta etapa se siembra la semilla de todo, pues la mente del niño es similar a un suelo fértil dispuesto a acoger lo que más adelante germinará en forma de cultura.

Pero si en este periodo especial la mente no recibe la atención suficiente o no logra satisfacer sus necesidades vitales, termina por atrofiarse artificialmente, y a partir de entonces se resistirá al saber que pueda descubrir. Si la semilla se siembra demasiado tarde, ya no quedará ningún interés; sin embargo, a los seis años se recibe toda manifestación de cultura con entusiasmo, y estas semillas que se siembran hoy en el niño crecerían y se expandirían mañana.

Un segundo aspecto de la educación a esta edad está relacionado con la manera en que el niño explora el terreno ético. Ya no es receptivo, no absorbe impresiones con facilidad como lo hacía antes; ahora quiere comprender por sus propios medios y no se contenta con aceptar simples hechos. A medida que se desarrolla, el niño quiere aplicar su propia interpretación de las cosas, que muy a menudo será muy distinto que el de los adultos.

Una tercera cuestión interesante que se observa en el niño de esta etapa, es la necesidad que lo impulsa a relacionarse con otros, pero no meramente para estar acompañado, sino buscando alguna forma de actividad organizada.

Le gusta juntarse con los demás en grupos  por el hecho de que cada uno ocupa determinada posición. Esta es una tendencia natural que hace que la especie humana viva en forma organizada. Cuando al niño de esta etapa se le ofrecen todas las posibilidades de adquirir cultura para que pueda ampliar su panorama y sus ideas acerca del mundo, se formará y desarrollará tal organización.

Un cuarto aspecto el niño de los 9 a los 12 años está listo para abrirse al conocimiento del universo en sí. Es por ello que la escuela de esa época debe incluir una exposición del mundo lo más completa  posible, y no ser dividida en unidades aisladas de materias, como se acostumbra actualmente en las escuelas tradicionales.

Un quinto aspecto está ligado en esta etapa a la consolidación de la lecto-escritura que se desarrollará tan naturalmente como lo hizo el lenguaje en el periodo anterior. En esta etapa mientras más descubrimientos se pongan a su disposición, más se le estimulará a explorar el lenguaje escrito.

Conoce más sobre una Primaria Montessori