Educar para la paz en Montessori

Hoy observamos el mundo de una manera muy diferente a hace algunas décadas y es que existe un sentimiento general que la violencia en nuestro país y en el mundo está sobrepasando nuestros límites de tolerancia. ¿Por qué se generan movimientos tan violentos? Muchos factores influyen para que una nación sufra de violencia, nosotros creemos que el más importante es y seguirá siendo la educación.

Colegio Montessori Queretaro Educar para la Paz

Hablamos de una educación compartida colegio y familia. Una educación en donde se promueva la comunicación entre personas, se trabaje en la inteligencia emocional de cada niño, una educación donde el principio básico sea el respeto a la individualidad de cada persona  y su libertad de expresión. Pero sobre todas las cosas, una educación donde se fomente el trabajo colaborativo en lugar de la competencia. Un ambiente educativo diverso e inclusivo. En Montessori nos enfocamos en que los niños se desarrollen en un ambiente de paz:

 

 

 

  1. Gracia y Cortesía: las lecciones de gracia y cortesía ocupan un lugar común dentro de las lecciones de cada día. Por ejemplo, a los niños les mostramos cómo estrechar manos, saludar y despedirse. Aprendan a desarrollar paciencia, esperar y no interrumpir a alguien que está hablando o cómo decir “no gracias” “no me gusta”, etc.
  2. Resolución de conflictos: es imprescindible comprender la mejor manera de resolver conflictos, enfrentándolos pacíficamente y escuchando el punto de vista de las dos partes; sobre todo mostrarles que la comunicación sincera y con respeto resuelve conflictos mucho más fácil que ignorándolos o dejando que crezcan hasta un punto donde no hay vuelta atrás.
  3. Inteligencia Emocional: Ayudándole a los niños, niñas y jóvenes a observar y reconocer sus emociones y sentimientos, saber diferenciar los propios de los ajenos para llegar a la acción.
  4. Sin competencia: En Montessori no existe la comparación, los cuadros de honor, la competencia por ser el mejor. Se fomenta un ambiente en donde todos colaboremos por un fin común y que el momento de competir sea de una manera sana sin “pisotear” o “humillar” al oponente, sino respetando las diferencias y celebrando la amistad.
  5. Respeto, inclusión y diversidad: Respeto por el otro, honrar las similitudes y las diferencias. Compartir y celebrar la diversidad de creencias, de ideas, culturas, religiones, etc.
  6. Colaboración: Cada ambiente permite desarrollar un sentido de comunidad y colaboración.

Recuerda, todo comienza en casa. Es importante que tu hijo se desarrolle en un ambiente pacífico en donde reine la armonía entre papá y mamá y él pueda observar que los conflictos se resuelven a través de la comunicación y no de manera violenta. La disciplina y el entendimiento no se enseñan con golpes.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


CAPTCHA Image