Entradas

¿Qué hace un niño en el primer día dentro de un ambiente en el Colegio Montessori de Querétaro?

¿Ya pasó un mes y tu hijo aún no se adapta a su escuela?

Que hace un niño cuando entra por primera vez a Montessori

En un ambiente Montessori  el proceso de adaptación es fundamental para que tu hijo(a) se sienta seguro y feliz dentro del colegio. Es un proceso al cual le dedicamos tiempo con profundo respeto hacia las necesidades de tu hijo(a).

¿Qué sucede cuando un niño entra a Comunidad Infantil (maternal Montessori) o a Casa de los Niños (preescolar Montessori) por primera vez?

1. Será el único niño o niña nueva en el ambiente, por lo que La guía debe asegurarse de dedicar la mayor parte de su tiempo a acompañarlo dentro del ambiente.

2. Observará y caminará por el ambiente para reconocerlo, a su ritmo y sin presión

3. Al empezar el día le dará pequeñas indicaciones de dónde debe sentarse, cómo colgar su suéter, dónde colocar sus cosas, etc.

4. Si llora, será apapachado(a) y reconfortado(a)

5. En este tiempo de reconocimiento el niño(a) será invitado a alimentar a los peces, regar las plantas, sentarse en la mesa de observación y pasar un rato en el rincón de lectura, lo que le ayudará a sentirse parte del ambiente.

6. Trabajará con algunos materiales para que se sienta seguro y al día siguiente pueda elegirlos libremente

7. A la hora de la línea será presentado con todos sus compañeros y se le dará la bienvenida.

8. La guía también involucrará a algunos niños, si es que no lo han hecho por iniciativa propia, para que le ayuden en algunas tareas y algunas rutinas  que se llevan dentro del ambiente.

Así, conforme pasen los días, la guía irá soltando al niño(a) de acuerdo a sus necesidades, hasta que se sienta seguro dentro de su nuevo entorno.

En un colegio Montessori tu hijo(a) es quien nos va marcando el ritmo para su adaptación. Es necesario que le transmitas seguridad y confianza para que él o ella misma lo pueda sentir.

El Silencio, La Meditación y la Atención Plena

La época que nos tocó vivir está llena de ruido y estrés. Nuestra rutina está acompañada de aparatos electrónicos que emiten sonidos fuertes todo el tiempo. Automóviles, iPod, teléfonos celulares, computadoras, teléfonos, televisión, etc. Cada vez es más difícil que las personas nos “desconectemos” de estos aparatos y que pasemos tiempo en silencio. No debería sorprendernos que los niños de nuestra era hablen fuerte o griten casi todo el tiempo ya que están compitiendo contra todo el ruido que los rodea para ser oídos. Es una pena que pocos conozcan y disfruten el silencio.

El silencio promueve la contemplación, la meditación y los ejercicios de conciencia, o atención plena.

Estudios realizados en programas de Atención plena en escuelas han encontrado que las prácticas regulares de ejercicios de conciencia, meditación, respiración, mejora considerablemente el autocontrol en los alumnos, aumenta la participación, el respeto por los demás, la felicidad, el optimismo y la auto aceptación. Los ejercicios de conciencia reducen la actividad en la amígdala, el centro emocional en el cerebro encargado de las reacciones por miedo y estrés.

María Montessori incorporó el silencio como una herramienta mágica dentro del ambiente de trabajo.
Los ambientes de Casa de niños del Colegio Montessori de Querétaro  son buen ejemplo  de una práctica de atención plena, meditación, contemplación y silencio. Algunos ejercicios que utilizamos para promover estas prácticas, son:

La Mesa de Observación

Ejercicios de Vida Práctica

El Juego del Silencio

Ejercicios de Vida Práctica

Ejercicios en la Línea

caminandoenlalinea

 

 

 

Visita: www.montessoriqro.com

 

Crea un museo natural en casa con tus hijos

La mayoría de los niños sienten un fuerte deseo de llevar algunas muestras del mundo natural a casa. ¿No sería genial adaptar un espacio para estos objetos dentro de casa? Puede ser desde una mesa de observación, un mini acuario o un terrario que albergue insectos, escarabajos, ranas, tortugas y otros pequeños animales que puedan ser explorados y después liberados.

Estos objetos pueden ayudar a crear ese espacio natural en casa para los niños:

  • lupa
  • microscopio
  • un micrófono para que amplifique los sonidos de algunos animales
  • cajas o botellas de vidrio (la de mermelada grande son una buena opción)
  • terrario
  • granja de hormigas
  • un pequeño acuario
  • jaula para aves
  • caja para grillos
  • libros donde los niños puedan identificar el animal que han traído
  • etiquetas para escribir el nombre del animal y/o las plantas recolectadas

large_kids-nature

De esta manera pueden estudiar flores, comparar las diferencias entre especies, contar pétalos, estambres; identificar sus partes, etc. Pueden recolectar frutos de algunos árboles, bellotas e incluso hojas que hayan caído, podrán clasificarlas por tamaño, forma o color.

Si tu hijo es mayor, quizá podría llevar un diario con sus observaciones en casa y cuando sale a recolectar objetos y animales.

Una buena idea es que antes de que el animal o planta se vaya de casa de regreso a la naturaleza, los niños los dibujen o fotografíen para recordarlo.

Algo sumamente importante es que tu hijo sepa que una vez que tenga oportunidad de observar los animales, será necesario regresarlos a la naturaleza para que sigan viviendo. 

 

Fuente: Seldin, T. How to Raise an Amazing Child the Montessori Way. New York. DK Publishing.