Entradas

5 TIPS PARA ELEGIR UN MATERNAL MONTESSORI

¿Cómo saber si la escuela que estoy visitando es REALMENTE Montessori?

Afortunadamente, la Filosofía Montessori se ha expandido por todo el mundo y más ahora en nuestro país. Sin embargo, muchas escuelas adoptan la Filosofía Montessori como si fuera parte de algo más o como una mezcla de métodos y pedagogías. Algunas, integran Montessori al método tradicional y se hacen llamar escuelas Montessori.

Si estás por elegir una escuela Montessori para tus hijos, te recomendamos fijarte en los siguientes puntos esenciales:

  1. Materiales Montessori: Los ambientes de trabajo deben tener como uno de los principales puntos de enfoque, el trabajo con los Materiales Montessori. Estos materiales deben corresponder a cada una de las áreas académicas. Colegio Montessori Queretaro Autodisciplina
    1. Alerta: si el colegio te dice que los materiales sólo los usan en ocasiones o nada más para aprender matemáticas, entonces, ese ¡no es un ambiente Montessori real!
  2. Guías preparadas: Para ser una Guía Montessori se necesita tener una especialidad en Montessori. Las Guías pueden tener una preparación AMI (Association Montessori Internationale) o AMS (American Montessori Society), dependiendo la escuela a la que hayan asistido.
  3. Grupos integrados: Un ambiente Montessori está integrado por niños en rangos de 3 años, de acuerdo a cada plano del desarrollo descrito por María Montessori. Por ejemplo, una Comunidad Infantil (Maternal Montessori) está integrado por niños entre 1 y 3 años. En una Casa de los Niños (Preescolar Montessori) hay niños de 3, 4, 5 y hasta 6 años. Primaria, está dividido en 2 ambientes, Taller I y Taller II. En Taller I deberán estar niños entre los 6 y los 9 años, es decir 1o, 2o y 3o de primaria. En Taller II deberán estar niños entre los 9 y los 12 años, es decir 4o, 5o y 6o.  De la misma forma Comunidad de Adolescentes (Secundaria) deberá estar conformado por jóvenes de primero a tercero.
    1. Alerta: si el colegio que visitas separa los ambientes por grados, entonces no es un colegio donde lleven esencialmente la filosofía Montessori.
  4. Ambiente Preparado: en Montessori, un ambiente preparado no sólo se refiere a un ambiente que tenga físicamente los elementos necesarios (mobiliario, materiales, etc) si no que debe ser un ambiente donde se le de prioridad a la independencia de los niños, su seguridad y su autoestima.
  5. Experiencia: existen muchas escuelas nuevas. Toma en cuenta los años que tiene la escuela y el nivel de experiencia tanto de las guías como de los directivos.

 

La Filosofía Montessori tiene muchas ventajas sobre la escuela tradicional. Fíjate bien la escuela que eliges para que tus hijos realmente se beneficien.

¿Cómo ayudar a tu hijo a ser independiente?

En Montessori la conquista de la independencia por parte de los niños, es uno de los objetivos fundamentales. Pero ¿cómo le enseño a mi hijo a ser independiente?

Comprobarás que el tiempo invertido en mostrarle a tu hijo a realizar una tarea por sí mismo mejorará su iniciativa, seguridad, coordinación y concentración.

Aquí te damos algunos tips:

1. Muéstrale cómo hacer una tarea dividiéndola en una secuencia de pasos sencillos.

2. Encuentra el punto de interés. La espuma, en un ejercicio de lavar los platos, será lo que atraerá la atención de tu hijo.

3. El control de error deberá ser evidente. En el caso del ejercicio de lavar los platos, el error se le revelará al niño cuando éste descubra que algún plato quedó sucio.

4. Deja que tu hijo lo repita las veces que quiera, así irá perfeccionando su propio trabajo.

Estos cuatro consejos aplican para cualquier tipo de actividad, desde pelar y cortar pepinos hasta amarrarse las agujetas.

independencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cómo lidiar con los berrinches

Los berrinches son típicos entre los niños menores de tres años, aunque existen casos en que estos perduran en otras edades como una manera de obtener lo que quieren. Los niños generalmente harán un berrinche porque están muy cansados, irritables, hambrientos, enfermos o abrumados emocionalmente.  Conforme el niño crece, los berrinches podrán ser, también, una manera de poner a prueba límites o simplemente generar una reacción en el adulto.

Parece como si los niños escogieran los peores momentos para hacer un berrinche. Puede ser que estés conduciendo el auto, comiendo en un restaurante, comprando el super o en casa de amigos. La tendencia natural como padres es querer hacer algo de inmediato, que el berrinche pare porque nos sentimos avergonzados y estresados. En lugar de reaccionar de esa manera, deberíamos recordar que el berrinche significa algo, y que lo único que funciona es llegar al fondo de la causa y abordar las necesidades de nuestro hijo.

Tipos de berrinches

Existe una gran diferencia entre un berrinche en un niño que se encuentra cansado, hambriento o enfermo y aquel hecho por un niño que está enojado, frustrado y poniendo a prueba los límites. El primero, requiere determinar la causa, permanecer calmado y ayudar al niño con comida, descanso y consuelo.

El segundo tipo de berrinche es como cualquier lucha de poder. Se trata del intento de tu hijo de ejercer cierto control en alguna situación en la que se siente impotente. A través del berrinche, el niño está tratando de comunicarnos algo.  Hay que mantener la calma, no engancharse y tratar de descifrar el mensaje oculto. A veces los padres no escuchamos a nuestros hijos, y el berrinche puede ser la manera de pedir que nos detengamos y escuchemos lo que tienen que decir.

¿Cómo lidiar con los berrinches?

  • Algunos niños tienen dificultades con las transiciones y eso puede llevar a un berrinche. Por ejemplo, si estás en el parque, avísale a tu hijo, de manera anticipada, que tendrán que irse pronto. “Nos vamos a ir del parque en 10 minutos. ¿Te gustaría volverte a subir a la resbaladilla?”
  • Si tu hijo está poniendo a prueba los límites, mantente calmado y evita engancharte en sus argumentos. Habla con él en voz suave y dile que entiendes que esté enojado pero que la regla no se romperá. “Entiendo que te quieras quedar en el parque, pero tenemos que ir a casa a cenar”.
  • Si has estado hablando por mucho tiempo con alguien durante la comida o en el teléfono, asegúrate de darle mucha atención a tu hijo cuando termines.

Algunos tips para evitarlos

  • Pídele a alguien que cuide de tu hijo mientras vas al super, si has detectado que ahí hace berrinches de forma frecuente.
  • Explícale lo que hay planeado para el día y manten ese orden.
  • Explícale los límites. Si, por ejemplo, suele hacer berrinches en la tienda porque quiere algun juguete, aclárale antes de llegar a la tienda que no se lo vas a comprar.
  • Evita los golpes. Esta es la manera más segura de enseñarle a ser violento con otros.
  • No trates de contener físicamente a un niño en medio de un berrinche, a menos de que ponga en peligro su seguridad.
  • Evita recurrir  a premios o castigos. Cuando un niño está siendo irracional, estos recursos no funcionan y pueden agravar la situación.
  • Evita discutir. No se puede llegar a algo cuando la otra persona está bloqueada.
  • No avergüences a tu hijo o ridiculices su comportamiento.
  • Evita lidiar con un berrinche en público. Lleva a tu hijo a un lugar en donde puedan estar solos y hablar en privado.

Fuente: Seldin, T. (2006). How to Raise an Amazing Child, the Montessori Way. New York. DK Publishing.

Vacaciones: actividades para niños de 1.5 a 3 años

El método Montessori se basa entre otras cosas en un ambiente preparado para desarrollar el potencial de los niños. Un ambiente preparado no debe existir únicamente en el Colegio, también puede empezar desde casa.  Compartimos contigo algunos ejemplos que puedes empezar a aplicar:

  • Observa cuáles son los juguetes que más utiliza tu hijo y procura siempre tenerlos a su alcance en estantes, libreros o repisas que correspondan con su altura para que le sea fácil alcanzarlos.
  • Un juego de escoba, recogedor, trapeador y cubeta de su tamaño serán de gran atractivo para tu hijo porque, como te habrás dado cuenta, en esta etapa imita todo lo que tú haces. Con esta actividad tu hijo desarrollará coordinación motriz gruesa y el cuidado del ambiente que lo rodea.
  • Escoge recipientes de diferentes tamaños y formas que sean fáciles de abrir y cerrar. Mételos en una caja de fácil acceso para sus manos.  Algunos ejemplos de objetos que pueden resultar interesantes para tu  hijo son: un estuche para cepillo de dientes, un joyero o una cajita para abrir y cerrar, recipientes con sus tapas, cajitas de anillos. Evita meter en esta caja objetos que tu hijo deba enroscar ya que en esta etapa, el niño aún no adquiere la suficiente coordinación y fuerza para realizar esta acción. Con ejercicios como estos, tu hijo empezará a desarrollar las habilidades que requiere para la siguiente etapa.
  • Utiliza una bolsa de tela con jareta para que introduzcas en ella diferentes objetos para que tu hijo los pueda meter y sacar. Este tipo de actividades, ayuda a que tu hijo desarrolle coordinación motriz fina y concentración.
Recuerda: ¡disfruta esta etapa!