Encuentra información sobre la Adolescencia

Mis hijos pasan a Secundaria, ¿Dónde encuentro un ambiente sano?

Muchas familias que vienen de una primaria tradicional, se acercan a nuestra Comunidad de Adolescentes  Montessori porque buscan un ambiente más sano en donde sus hijos puedan desarrollarse. Algunas preocupadas porque en el sistema de educación tradicional, los enfoques son más hacia la competencia, la evaluación, el aprendizaje dictado por el maestro y la disciplina como acto reformativo. Algunas otras porque el enfoque de la escuela tradicional falla en preparar un ambiente de contención emocional y acompañamiento hombro a hombro en esta etapa tan importante.

Nuestra Secundaria Montessori en Querétaro se caracteriza por ser un ambiente sano en donde se prioriza el respeto entre todos los integrantes.

Te presentamos 8 aspectos básicos para que veas por qué una Secundaria Montessori propicia un ambiente más sano que una secundaria tradicional:

  1. Respeto: Es un ejercicio diario. En esta etapa donde los jóvenes están aprendiendo a poner límites ellos mismos, a respetar límites puestos por otros y no cruzarlos, así como relacionarse con otros, el respeto es un ejercicio diario de reflexión y conciencia continua.
  2. Espacios de expresión: María Montessori, señalaba a la adolescencia como la etapa más creativa del ser humano. En esta etapa creativa, los espacios de expresión permiten a los jóvenes estructurar y plasmar en una hoja, en un lienzo, con la música o con su cuerpo, todo lo que piensan, en lo que creen y lo que les gustaría. Tener espacios de expresión, permite a los adultos que trabajamos con ellos, conocerlos, apoyarlos y detectar algún factor de riesgo que pueda presentarse. En un ambiente Montessori, en cada una de las materias hay siempre espacios de expresión y arte.
  3. Comunicación y resolución de conflictos: Así como el respeto es un ejercicio diario, apoyar a los jóvenes a que aprendan a resolver conflictos es un trabajo continuo. Cuando se presenta un conflicto, siempre se apoya a que los chicos tomen como primera opción el diálogo y cada uno exprese cómo se siente y qué necesita. Practicamos la escucha activa y compromisos
  4. Tutorías / Atención personalizada: Cada guía o maestro se vuelve tutor de un grupo de 5 o 6 chicos. En dos sesiones por semana, los chicos trabajan con su tutor para ser apoyados en aspectos: académicos, sociales y emocionales.
  5. Comunicación con padres de familia: La comunicación cercana y continua con padres es la clave para que podamos crear un equipo interdisciplinario: Padres, colegio y estudiantes. En cada entrevista con padres siempre está presente el estudiante para que pueda aportar sus ideas y compromisos.
  6. Grupos reducidos: Un grupo reducido permite mayor comunicación, más eficiencia en resolución de conflictos y mayor posibilidad de detectar factores de riesgo.
  7. Información y talleres: La información acerca de sexualidad, sustancias tóxicas, hábitos, debates acerca de los temas que les interesan y este tipo de prácticas ayuda a que resuelvan sus dudas y se expresen sin miedo. En nuestros ambientes, hay espacios para que los chicos y chicas puedan verbalizar antes de actuar. Al momento de verbalizar, es más probable que se pueda controlar un impulso.
  8. Reflexión e introspección: En un ambiente Montessori, sobre todo en Secundaria, la reflexión e introspección se promueve con cada acción. Es decir, ayudamos a que los jóvenes desarrollen la habilidad de interiorizar sus decisiones, así como afrontar la consecuencia de acuerdo a la acción.

Un ambiente sano empieza desde casa y en cuanto mayor sea la comunicación con la escuela, mayor congruencia en el mensaje que se emite hacia los jóvenes.

 

ENVÍANOS UN WHATSAPP PARA CONOCER NUESTRA SECUNDARIA MONTESSORI

442 6036365

 

10 habilidades esenciales que no le enseñan a tus hijos en la escuela tradicional

La escuela tradicional se ha convertido en un lugar donde se transmite conocimiento a través de las distintas materias y un lugar en done muchas veces se limitan las potencialidades de nuestros niños y jóvenes. De esta manera se dejan atrás las habilidades que son importantes para la vida como la creatividad para la resolución de problemas, el pensamiento crítico y autónomo, aprender a aprender, aprender a tomar decisiones, el fortalecimiento de la voluntad, la autorregulación, entre otras.

La filosofía Montessori se basa en una preparación para la vida. Una pedagogía que abre la mente de los chicos, en lugar de limitarlas. Aquí te presentamos 10 habilidades esenciales que la Filosofía Montessori desarrolla en los niños que no encontrarás en la escuela tradicional:

1. Autoconocimiento y el descubrimiento personal:

A lo largo de los años vamos construyendo nuestra personalidad, gustos y preferencias, que vamos moldeando de acuerdo a los roles que interpetamos: padres, madres, amigos, hijos, etc. Dentro de la filosofía Montessori se alienta en el niño a la construcción y descubrimiento de su persona, mediante el respeto a sus ideas y la clara guía hacia defender lo que piensa, lo que le gusta y su forma de ser. No se busca que los niños copien un modelo estándar de niño perfecto. Mediante meditación, Yoga, ejercicios del silencio, ejercicios de observación dentro de los ambientes Montessori ayudamos a los niños a este proceso de auto descubrimiento.

2. Gratitud y conciencia:

La gratitud es clave para una vida más plena. Dentro de un espacio Montessoriano, la gratitud se vive ayudándole a los niños a valorar lo que tienen y las riquezas que llevan dentro de sí mismos; agradecer lo que los rodea, agradecer la vida y las oportunidades que tenemos cada día.

3. Automotivación:

Un niño Montessori no conoce sus calificaciones. En la escuela tradicional el motivador más común para los niños son las calificaciones y la competencia. Montessori nos muestra que cada niño encuentra una motivación distinta y la más común es superarse a sí mismo y seguir de manera natural su tendencia humana hacia la perfección de sus movimientos y procesos a través de la repetición. Es por eso que el material Montessori está diseñado para que los niños de manera independiente, a través de repetir ejercicios, consigan la perfección y ellos mismos vean su propio avance.

4. Inteligencia emocional:

Reconocer nuestras emociones y trabajar en ellas es una habilidad esencial para la vida. La escuela tradicional muchas veces reprime emociones o las clasifica en buenas o malas. Montessori ayuda a los niños a reconocer sus emociones sin clasificarlas y a darles el lugar que se merecen. La libertad de expresión es fundamental para que un niño pueda ayudarnos a entender qué siente y cómo lo guiamos para resolverlo.

5. Aprender del error:

El miedo a equivocarse muchas veces paraliza a los niños y adultos. En la escuela tradicional, el error es sentenciado, mientras que en la Filosofía Montessori el error es visto como una herramienta poderosa de aprendizaje. En la vida, la única forma de aprender es a través de la prueba y el error. Una habilidad esencial para la vida es aprender a levantarse, aprender a corregir errores y seguir avanzando.

6. Seguir sueños y pasiones:

No hay situación más triste que ver a una persona hacer un trabajo que odia y es que desde que somos niños nos enseñan que el deber está peleado con el placer. Dentro de un ambiente Montessori se le da más importancia a que los niños desarrollen sus habilidades por gusto y no por deber. La disciplina se forma mediante el disfrute de actividades y no mediante la imposición de las mismas.

7. Aprender a negociar:

La escuela tradicional limita mucho la capacidad de negociación de los niños, sólo se hace lo que el maestro disponga. Esencial en la vida es aprender a negociar y encontrar un equilibrio entre las relaciones sociales. No es necesario tener la razón, es necesario escuchar y llegar a acuerdos.

8. Resiliencia:

La adversidad se resuelve mirándola desde la oportunidad y no desde a derrota. Montessori trabaja con los niños para que aprendan a resolver la adversidad que se les presenta mediante la búsqueda de soluciones.

9. Organización del tiempo:

Si observas un Ambiente Montessori te darás cuenta de la independencia que existe. Cada niño trabajando en lo que quiere, en este proceso de aprender a organizar su tiempo para cumplir sus propios objetivos. La tendencia educativa que ahora inicia (Montessori la diseñó hace décadas) es hacia la libertad de trabajo, por proyectos y maestros como guías en el proceso.

10. Respeto a la diversidad:

Recorre una escuela Montessori y te darás cuenta del ambiente inclusivo que existe. Los niños no hacen las diferencias que hacemos como adultos. Un niño puede reconocer que su compañero puede tener una dificultad en el aprendizaje, o que su amigo es hijo de una pareja homoparental o cualquier situación que pensemos y los niños no clasifican ni siquiera tratan de entenderlo, solo lo aceptan.

 

Los ambientes Montessori son ambientes de educación, entendiendo el concepto de educación como regresar a lo básico, al amor y la conciencia. La educación es una expresión de servicio, servir a la esencia del niño, creer en él y en su potencial divino.

5 maneras Montessori ayuda a tu adolescente para el Siglo XXI

Cuando María Montessori planteó Comunidades de Adolescentes como alternativa para la educación secundaria, tuvo muy claro que el desarrollo de habilidades para la vida adulta, la reflexión, la gracia y la cortesía, eran claves para el florecimiento del adolescente.

Te compartimos 5 puntos que diferencian una Comunidad de Adolescentes (Secundaria) y cómo ayuda a tus hijos a darse cuenta de su valor como individuos y de su capacidad para enfrentar el Siglo XXI integralmente.

1. Formación de su identidad

En ocasiones, los chicos se sienten perdidos en la multitud. En un ambiente Montessori, la libre expresión es la base del día a día. Es un ambiente que se prepara para que cada estudiante sea le mejor versión de sí mismo, sin juicios y con una guía para que tomen decisiones sobre lo que les gusta y lo que no. Aprenden haciendo, por lo que sus errores son la mejor herramienta de aprendizaje; sobre todo en un ambiente en donde su salud emocional es lo principal, así como el apoyo de sus compañeros y adultos mentores.

2. Seguimos su interés

La escuela no tiene por qué ser aburrida. Como guías, trabajamos para canalizar la energía de cada estudiante en proyectos productivos, de acuerdo a su interés y habilidades. Un elemento clave en la educación Montessori es el aprendizaje diferenciado, es decir que se hace un plan de trabajo para cada uno de los estudiantes, lo que permite una educación personalizada.

3. Amor al aprendizaje

El resultado de un buen rendimiento académico es gracias a un estudiante enganchado y motivado. Un ambiente en donde un chico pueda elegir su asiento, su lugar de trabajo, tener momentos de reflexión, de trabajo comunitario y de elegir en qué quiere trabajar, produce motivación y enganche al aprendizaje.

4. Preparación para lo desconocido

El método Montessori reconoce y sabe que la escuela es sólo el inicio para una educación continua. Un adolescente debe prepararse para la vida real y no sólo para contestar exámenes. Es por eso que todos los días se enfrentan a actividades de la vida y no sólo a clases académicas. Enseñar a los estudiantes a aprender por sí solos, es parte fundamental de la educación Montessori

5. Sentido de comunidad:

Grupos pequeños permiten que todos los involucrados formemos un sentido de comunidad. Cada estudiante es un individuo clave dentro de la comunidad, cada uno puede expresarse y proponer. Los chicos realizan actividades de servicio comunitario dentro y fuera del colegio. Cada actividad se diseña y planea para que cada chico pueda tomar diferentes roles de liderazgo. Los lazos que construimos con ellos son para la vida.

Conoce una Comunidad de Adolescentes que prioriza la salud emocional de tu adolescente.

Secundaria Montessori Vs Secundaria Tradicional

¿Cuáles son las principales diferencias de una Secundaria Montessori Vs una Secundaria Tradicional?

Te presentamos algunas a continuación:

 

Tabla comparativa entre Secundaria Montessori y Secundaria Tradicional

Tabla comparativa entre Secundaria Montessori y Secundaria Tradicional

10 Ventajas de estudiar en una Secundaria Montessori

Una Comunidad de Adolescentes (Secundaria Montessori) es un espacio preparado para que los jóvenes florezcan a través de honrar la etapa de desarrollo en la que se encuentran.

María Montessori identificaba la adolescencia como el momento de preparación para la vida adulta.

¿Cuales son las ventajas de que tu hijo ingrese a una Secundaria Montessori?

  1. Respeto: En un ambiente donde lo que se fomenta es el trabajo y sentido de comunidad, el respeto se vive todos los días. En un ambiente Montessori se puede observar como la mayoría de los chicos se llevan entre sí, es un ambiente abierto en donde aprendemos a respetar las diferencias de pensamiento y formas de vida; aprendemos a apoyarnos y comunicarnos eficientemente; como una pequeña comunidad.
  2. Mezcla de edades: Los jóvenes trabajan en un grupo integrado por 1o, 2y 3de Secundaria. Trabajando así, es posible que cada joven lo haga a su ritmo. Si una persona en primero de secundaria ya consolidó conceptos de su grado, es posible que trabaje herramientas de 2o 3de acuerdo a su habilidad e interés.
  3. Ambiente sano: Al ser un ambiente en donde se honra y se respeta la etapa de desarrollo en la que se encuentran, los chicos viven de acuerdo a su edad evitando así situaciones como consumo de sustancias tóxicas.
  4. Programa de estudios a 3 años: A diferencia de una escuela tradicional, un programa Montessori en Secundaria se establece a tres años. Por ejemplo, un chico desde 1o se acerca al conocimiento de las ciencias como Biología, Física y Química. A diferencia de una secundaria tradicional en donde el 1er año se enfocan en Biología, el 2o en Física y el 3o en Química.
  5. Proyectos productivos y actividades reales: Los jóvenes aprenden a desarrollar proyectos productivos a través de los cuales se acercan a distintos conocimientos. Por ejemplo al elaborar conservas de alimentos que después venden a la comunidad, aprenden procesos químicos y físicos en los productos usados. Los proyectos que se trabajan deben acercar al joven a responsabilidades de adultos.
  6. Conocimiento de acuerdo a su interés: Al trabajar proyectos en equipo, cada equipo decide en qué le gustaría enfocar su energía, apoyados por su guía se respeta así su libre elección.
  7. Expresión: Una Secundaria Montessori es un ambiente en donde existen numerosos espacios para la expresión ya sea del cuerpo, de la mente o del espíritu. Talleres de escritura, teatro, música, Yoga y actividad física permiten la exploración de habilidades de expresión. Existen espacios para el debate de ideas o inconformidades dentro del grupo, así aprendemos juntos la mejor manera de resolver conflictos.
  8. Maestros: A diferencia de una secundaria tradicional, en una Comunidad de Adolescentes se trabaja con 4 maestros base que completan el programa de estudios. Contener la energía en 4 maestros resulta en un seguimiento y acompañamiento más puntual para cada integrante de la comunidad a diferencia de  tener 11 maestros que puede llegar a confundir y saturar a los chicos.
  9. Organización y Planeación: Los jóvenes de la comunidad aprenden a manejar sus tiempos. Son responsables de proyectos académicos pero también proyectos para la comunidad. Organizan eventos de recaudación en donde tienen que colaborar con proveedores, organizar la contabilidad, conseguir un lugar adecuado, entre otras actividades.
  10. Sentido de Comunidad: Trabajará en un espacio sano en donde el enfoque es hacia la colaboración y el apoyo entre todos los miembros de la comunidad, más allá de seguir un único interés individual.

En una Comunidad de Adolescentes las ventajas de desarrollo de los jóvenes son infinitas pues lo primordial es impulsarlos a sacar su mayor potencial.

La adolescencia según Montessori

“Un recién nacido social”, así es como María Montessori se refirió a los jóvenes en esta etapa de desarrollo.

La Adolescencia como el punto de quiebre entre la infancia y la vida adulta, como el clímax del desarrollo humano. Es a través, de la adolescencia que el joven se vuelve parte de la sociedad y está listo para contribuir en ella.

A través de los tres planos del desarrollo, María Montessori enfatiza  la importancia de dejar al niño(a) construirse a sí mismo para lograr salud física, psicológica y social en su vida adulta. El tercer plano, perteneciente a la Adolescencia, es la clave para culminar este proceso de desarrollo y autoconstrucción. Debido a esto, es crucial que las etapas de crecimiento anteriores hayan sido respetadas para que el joven pueda encontrar su verdadera misión en esta vida.

Secundaria Montessori

Música y creatividad en Secundaria Montessori

Ya perfeccionó su escritura, ya controla sus movimientos y ya adquirió conocimiento, está ahora en el proceso de cumplir con ciertas tendencias humanas como:

  • Orientación: de un cerebro que cambia y de un sentimiento complejo de pertenencia
  • Exploración y observación: la estructura social, códigos de comportamiento. Explora su sexualidad y su identidad
  • Trabajo en equipo: para entender la colaboración humana
  • Trabajo con su cuerpo: para entender sus límites y habilidades
  • Comunicación: para expresar sus ideas y defender sus opiniones
  • Abstracción: para adquirir  meta cognición y una visión más global
  • Imaginación: verse en distintos roles y potencializarla para las infinitas posibilidades del mundo

 

En esta mezcla de emociones, hormonas, cambios físicos, duelos y cuestionamientos morales, la filosofía de Montessori apunta hacia crear espacios en donde los jóvenes florezcan y saquen lo mejor de estas tendencias humanas que recién toman significado.

Pertenecer a una Comunidad de Adolescentes, significa ser parte de un espacio en donde lo principal es el respeto profundo hacia esta etapa de desarrollo y permitir que los jóvenes descubran y desarrollen todo su potencial.

 

 

 

 

Cómo hablar con tu hijo sobre la pubertad

pubertadLos medios de comunicación han hecho que los niños estén expuestos a mucha información acerca del sexo y las relaciones. Para cuando llegan a la pubertad, la mayoría, ya están familiarizados con algunos conceptos. Hablar sobre la pubertad sigue siendo una tarea de vital importancia para los padres, ya que son una fuente fiable.

Infórmate y lee acerca de la pubertad. No esperes a que tu hijo se acerque con preguntas sobre los cambios en su cuerpo ya que quizá nuca lo haga, especialmente si no sabe que puede hablarte de esos temas.

Lo ideal es que los padres platiquemos con nuestros hijos sobre los cambios que ocurren en el cuerpo a medida que crecen. Es importante responder de forma honesta, abierta y directa desde los primeros años.

Para cuando un niño alcanza los 8 años, ya debería saber cuáles son los cambios físicos y emocionales que experimentará en la pubertad. Tomemos en cuenta que algunas niñas, ya utilizan brasier a esta edad e incluso han tenido su primera menstruación.

En general, los niños entran a la pubertad un poco más tarde que las niñas, usualmente a los 10 o los 11 años, pero podrían empezar a desarrollarse sexualmente o tener su primera eyaculación sin parecer mayores o sin antes desarrollar vello facial.

Es importante que las niñas también se informen sobre los cambios por los que pasan los niños y que los niños aprendan sobre los cambios que afectan a las niñas.

Es importante que le expliques a tu hijo que los cambios que se experimentan en la pubertad son normales. El acné, los cambios de humor, las olas de crecimiento y los cambios hormonales, todo ello forma parte del crecimiento y todos pasan por ello, aunque no al mismo ritmo.

Aspectos básicos que tu hijo debe saber:

  • Las chicas adquieren una forma más redondeada, especialmente en las caderas y piernas.
  • Los senos de las chicas se hinchan y luego aumentan de tamaño.
  • Las chicas y los chicos empiezan a tener vello púbico y vello en las axilas, y el de las piernas es más grueso y oscuro.
  • En el chico el pene y los testículos aumentan de tamaño.
  • Los chicos tienen a veces poluciones nocturnas, es decir, eyaculan mientras duermen.
  • Una vez al mes, el revestimiento uterino de las chicas se llena de sangre para prepararse para un óvulo fecundado. Si no se produce la fecundación, se producirá el período. Si se produce la fecundación, la chica quedará embarazada.
  • El período puede durar de 3 días a una semana y las chicas pueden utilizar toallas o tampones para absorber la sangre

Fuente consultada: http://kidshealth.org/parent/en_espanol/crecimiento/talk_about_puberty_esp.html?tracking=P_RelatedArticle#