Disciplina y Límites en un ambiente Montessori para aplicar en casa

 

Los límites que se aplican en un ambiente Montessori pueden aplicar en casa.

Para empezar es necesario que conozcamos  dos conceptos que no tienen nada que ver con  la disciplina:

AUTORITARISMO VS. PERMISIVIDAD

El autoritarismo se refiere ejercer nuestra autoridad sin tomar en cuenta las necesidades e intereses del niño.

La permisividad en cambio, se refiere a permitir que el niño actúe de manera irresponsable e irrespetuosa sin poner límites y consecuencias.

La Disciplina va mucho más allá de esto, María Montessori lo explica así:

“LLAMAMOS DISCIPLINADO A UN INDIVIDUO QUE ES DUEÑO DE SÍ  Y QUE PUEDE, POR LO TANTO, DISPONER DE SÍ MISMO CUANDO SEA PRECISO SEGUIR UNA LÍNEA DE CONDUCTA….”
“…LOS LÍMITES SIRVEN PARA AYUDAR AL NIÑO A ORDENAR SU MENTE Y FACILITARLE LA COMPRENSIÓN DE LAS COSAS QUE LO RODEAN, CONSTITUYEN UNA NECESIDAD INELUDIBLE PARA ECONOMIZAR SUS FUERZAS Y AVANZAR CON SEGURIDAD EN EL CAMINO DEL DESARROLLO.”

Por lo tanto un individuo disciplinado es un individuo seguro y para esto es indispensable que se maneje dentro de ciertos límites.

La falta de estos, crea en el niño miedo e inseguridad al no encontrar en el adulto alguien que lo contenga y lo guíe.

Es por esta razón que existen pequeños que retan constantemente a sus padres buscando encontrar un límite. Incluso, algunos llegan a evadirse  buscando en personajes fantasiosos alguno que se muestre fuerte, seguro y firme.

La Filosofía Montessori está basada en el respeto hacia sí mismo, hacia los demás y hacia el ambiente en el que el individuo se desarrolla. Dentro de los ambientes del Colegio Montessori de Querétaro esto se logra gracias a las reglas y límites que ayudan al niño a autorregularse y a  conducirse con libertad y respeto, es decir con disciplina.

Los límites que el niño encuentra dentro del ambiente los podemos dividir de acuerdo a sus características en:

– Físicos: se refieren al espacio y mobiliario, así como al orden que existe dentro del ambiente.

– Sociales: son los que permiten al niño convivir de manera adecuada y respetuosa con sus compañeros (niños y adultos).

– Límites ante el trabajo: se refieren a todo lo que indica al niño la forma de trabajar en el ambiente y la dinámica del mismo, como:

  • Guardar en su lugar las cosas que utiliza
  • Terminar lo que empieza
  • Tomar solamente materiales que conoce
  • Trabajar en voz baja y evitar interrumpir a sus compañeros, entre otros.

Para que un niño logre respetar los límites es indispensable que haga uso de la voluntad, y ésta solamente se desarrolla mediante el trabajo diario dentro del ambiente.

“CUANDO EL NIÑO EMPIEZA A RESPETAR EL TRABAJO DE OTROS; A NO TOMAR DE LOS COMPAÑEROS LOS OBJETOS QUE DESEA, Y ESPERARLOS PACIENTEMENTE; CUANDO EMPIEZA A ANDAR SIN TROPEZAR CON LOS COMPAÑEROS, NI CON LOS MUEBLES, LO HACE ORGANIZANDO SU VOLUNTAD Y ESTABLECIENDO EL EQUILIBRIO ENTRE LOS IMPULSOS Y LAS INHIBICIONES. ESTO ES LO QUE DA LUGAR A UN HÁBITO DE VIDA SOCIAL.” – María Montessori –

Colegio Montessori de Querétaro, desarrollando el potencial de tus hijos

Visita: www.montessoriqro.com 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


CAPTCHA Image