Entradas

Montessori en Casa: La recámara del niño

La recámara de tu hijo, es el único lugar de la casa que realmente le pertenece. Aun cuando comparta este espacio con algún hermano, existen áreas que le pertenecen de forma exclusiva. Si quieres poner en práctica algunos de los principios Montessori, todo en la recámara de tus hijos debe de ser de su tamaño, es decir, que ello puedan obtener lo que desean sin tu ayuda.

Camas

Montessori recomendaba que desde bebés los niños durmieran en colchones en el suelo y así  poder bajar de la cama y moverse libremente una vez que el período de sueño haya terminado. Una muy buena idea es cubrir la cama con una colcha o edredón, en lugar de sábanas y cobijas,  ya que de esta forma le será mucho más fácil tenderla.

Vida Práctica

A los niños pequeños les facina ayudar en las labores de la casa.

Hacer la cama. Muéstrale como extender el edredón encima de la cama y colocar su almohada en el lugar correcto. Pídele que lo haga todos los días.

Guardar y doblar la ropa. Lo ideal es que el clóset sea de su tamaño, que el pueda colgar la ropa en el clóstet y sacar ropa de los cajones sin ninguna dificultad.  Poner una etiqueta con letra o dibujos del contenido del cajón, es una excelente manera de mostrarle lo que podrá encontrar en el interior.

Seleccionar y clasificar es una actividad natural en los niños. Una vez que la ropa de tu hijo esté lavada, ponla sobre su cama y pídele que la doble y la clasifique por tipo de ropa (calcetines, calzones, playeras, etc.), por colores o por texturas. Después pídele que acomode la ropa en el cajón correspondiente.

Sacudir. Dale un trapo a tu hijo y pídele que te ayude a sacudir los muebles que se encuentran en la recámara. Muéstrale cómo desaparece el polvo una vez que pasa el trapo por la superficie del mueble. Ten el trapo en un lugar visible y fijo, ya sea en la recámara o en la cocina, para que el pueda limpiar cuando quiera.

Visita: www.montessoriqro.com

 

Fuente: Britton, Lesley. (1992). Montessori Play and Learn: A Parents Guide to Purposeful Play From Two to Six. New York. Crown Publishers, Inc.

La Hora de Dormir: Un Hábito

El sueño es uno de  los hábitos que ayuda a que los niños crezcan fuertes y sanos. Los preescolares típicamente duermen aproximadamente de 10 a 12 horas durante cada período de 24 horas, pero no hay razón para ser rígido en cuanto a qué horas específicas deben tomar esas 10 ó 12 horas necesarias. En esta etapa, lo importante es ayudar a tu hijo a que desarrolle buenos hábitos para dormir.

Estableciendo una rutina para irse a la cama

Una rutina para irse a acostar es una buena manera de asegurar que su el niño duerma lo suficiente. Para establecer esta rutina:

  • Incluye un período de tranquilidad unos treinta minutos antes de la hora de dormir. Leer un cuento a tu hijo es muy recomendable.
  • Fija una hora específica para dormir, avisándole media hora antes y 10 minutos antes de la hora acordada.
  • Establece horas fijas para irse a acostar, levantase y tomar siestas.
  • Manten horas de juego y horas de comer consistentes.
  • Evita los estimulantes como la cafeína, cuando se aproxime la hora de dormir.
  • La habitación debe ser tranquila, acogedora y conductiva al sueño.
  • Utiliza la cama solamente para dormir— no para jugar o para ver la televisión.
  • Limita las comidas y bebidas antes de la hora de acostarse.
  • Permite que tu hijo(a) escoja con qué pijama quiere dormir, qué muñeco de peluche necesita llevarse a la cama, etc.
  • Puedes escuchar música lenta y agradable antes de dormir.
  • Acuesta a tu hijo de manera cariñosa para reafirmar una sensación de seguridad

Es muy importante evitar arrullar al niño en brazos, darle palmaditas o “ayudarle” a quedar dormido. Lo que queremos lograr es que el niño pueda dormirse solo.

Datos sobre las siestas

La mayoría de los preescolares todavía necesitan tomar siestas durante el día. Ellos(as) tienden a ser muy activos— corriendo por todas partes, jugando, yendo a la escuela y explorando sus alrededores— así que es una buena idea darles una oportunidad para que descansen y se tranquilicen. Incluso si tu hijo(a) no puede dormir, trata de reservar unos momentos tranquilos durante el día para que se relaje.

La mejor manera de influir para que tu niño(a) tome siestas es fijar una rutina, tal y como lo hace cuando es hora de dormir. Tu hijo, no queriendo perder nada de la acción, puede que se resista a dormir una siesta, pero es importante mantener la rutina firme y consistente. Explícale al niño(a) que este es un tiempo para estar tranquilo y que debe acostarse.

¿Cuánto deben durar las siestas? Deben durar tanto como creas que el niño necesita descansar. Generalmente, una hora es suficiente. Pero habrá otros momentos cuando tu hijo(a) no ha parado en todo el día y necesitará una siesta más larga.

Un niño que ha dormido bien y se encuentra descansado mostrará menos episodios de irritabilidad durante el día.

Visita www.montessoriqro.com  

Fuente: http://kidshealth.org/parent/en_espanol/crecimiento/sleep_preschool_esp.html

BOLETIN SER MONTESSORI

Les compartimos la más reciente publicación de nuestro boletín mensual SER MONTESSORI

SER MONTESSORI

 

 

Visita: www.montessoriqro.com 

“Desarrollando el potencial de tus hijos”

Educación para un Mundo Mejor

Tenemos 20 años formando un Mundo Mejor.
[youtube=http://youtu.be/H9owICepNis]

Visita: www.montessoriqro.com

Libertad

¿Qué significa Libertad en Montessori?

Muchos papás llegan con nosotros para pedir información y nos preguntan sobre el tema de la libertad. Desafortunadamente, alrededor de Montessori se han creado una serie de mitos acerca de la libertad que tienen los niños; un mito muy común es: “En Montessori los niños hacen lo que quieren” “En Montessori manejan mucha libertad”.

Antes de hacer este tipo de aseveraciones, deberíamos preguntarnos ¿Qué entendemos por libertad? ¿Qué otorga esta libertad al niño?

En un Ambiente Montessori, es decir en un Ambiente Preparado, en donde existe orden y estructura la libertad es un componente básico. Para la Doctora Montessori, la libertad del niño depende del desarrollo y de la construcción previa de su personalidad, que involucra su independencia, su voluntad y su disciplina interna. En un ambiente Montessori, libertad no significa movimiento desordenado, sin objeto y sin orden. Se refiere a una libertad psicológica que consiste en la autodisciplina, el dominio de sí mismo y la circunstancia que le rodea.

Cuando se trabaja con límites claros y consistentes, el niño tiene la libertad de:

1. Reflexionar sobre sus propios actos

2. Determinas sus consecuencias, tanto para él, como para los demás

3. Probarse a sí mismo contra los límites de la realidad

4. Averiguar qué le proporciona una sensación de realización y qué le deja insatisfecho

5. Descubrir sus capacidades y defectos

Cuando el niño es libre, tiene la oportunidad de desarrollar un autoconocimiento, y si se conoce a sí mismo, ¿crees que sea capaz de sobre pasar obstáculos? ¿tendrá la capacidad de manejar sus emociones? ¿ sabrá cuáles son sus limitaciones y hasta dónde puede llegar?

Para más información sobre nosotros vista: www.montessoriqro.com

Desarrollando el potencial de tus hijos

¡Mamá no quiero ir a la escuela! ¿Cómo apoyar el proceso de adaptación de mi hijo(a)?

Estos son los días más importantes para la adaptación de tu hijo(a) al colegio, sobre todo si esta es su primera experiencia lejos de casa. Recuerda que como todo, tu hijo(a) se encuentra en un proceso al cual deberás brindar tu apoyo constante y sobre todo paciencia. Te sugerimos algunos tips para que el proceso se lleve a cabo de la mejor manera.

  1. Tu hijo(a) podrá adaptarse fácilmente dependiendo en gran parte de la seguridad y confianza que tú le brindes durante las primeras semanas de su ingreso. Háblale con seguridad sobre su nuevo proceso y haz que sienta tu apoyo constante.
  2. Mantén una actitud positiva y ten Fe en tu hijo(a). Recuerda que siempre recurre a ti para adquirir confianza. Para cualquier cosa que emprenda, inclusive este “primer día de clases” necesita que tengas la certidumbre de que él (ella) es capaz de hacerlo
  3. Se firme y comprensivo. Tu constancia le dará seguridad.
  4. Muéstrale interés por el hecho de venir al colegio
  5. Planea bien tus mañanas y despiértalo con tiempo suficiente para que se pueda preparar con calma y sin estrés
  6. El desayuno es una parte importante de su día, sobre todo el desayuno que se come con calma. Recuerda que tu estrés y apuro alteran a tu hijo(a) lo que puede provocar ansiedad y nerviosismo
  7. Si observas que se resiste ir al colegio, presta atención en sus actitudes. Puede ser un malestar físico, una reacción nerviosa o incluso un chantaje emocional. Lo mejor es observarlo atentamente y dejarlo descansar sin amenazas ni castigos.

Recuerda que el Colegio puede ser la mejor experiencia si mamá y papá se involucran activamente con sus hijos.

Visita nuestra página web para conocer más acerca del Colegio Montessori de Querétaro: www.montessoriqro.com

La importancia del movimiento

En su libro “El niño. El secreto de la infancia” María Montessori dice: “Renunciar a sus propias necesidades, y adaptarse a las del ser, en vías de formación, es la línea de conducta que debe seguir el adulto consciente”.

Cuando nos detenemos a observar por un momento, nos damos cuenta que sin intención alguna, cometemos algunos errores como adultos al no poner atención a las necesidades específicas de nuestros niños. Un ejemplo muy común es la necesidad fundamental de movimiento en el niño. Tomemos como ejemplo una caminata. Como adultos, caminamos para alcanzar una meta y vamos directo hacia ella, siguiendo un ritmo establecido que desarrollamos mecánicamente. Para el niño caminar tiene un significado completamente distinto. El niño camina para desarrollar sus propias funciones, tiene una finalidad creadora que cumplir. “Es lento, todavía no ha establecido el ritmo, ni tiene finalidad alguna; las cosas que le rodean le atraen. El auxilio que debería procurarle el adulto sería el de renunciar a su ritmo propio, a sus finalidades. (Montessori, María. El niño El secreto de la Infancia. Araluce 1937)

El niño tiene que perfeccionar su marcha caminando. Para ilustrar este texto, imagina una caminata con tu hijo. Toma el tiempo de observar qué hace, qué le interesa. Ten la paciencia para ir a su ritmo. Tu hijo, de año y medio o dos años, tiene la capacidad de recorrer algunos kilómetros caminando, simplemente recuerda que su interés no es llegar al fin del camino, si no el camino en sí. Seguramente se detendrá a ver a las hormigas, a los árboles, los autos o cualquier objeto que pueda llamar su atención.

Disfruta los paseos con tu hijo. Estamos seguros que si ves las caminatas desde este punto de vista, saldrás mucho más seguido con tu pequeño dándole la importancia que se merece a cada paso dado.

Visita www.montessoriqro.com para conocer más sobre el Colegio Montessori de Querétaro.

Desarrollando el potencial de tus hijos.

Respeto al ritmo y proceso de cada niño

“Cuando enseñas algo al niño , le has robado la experiencia de aprenderlo. Debemos ser cautelosos antes de quitarle esa experiencia al niño”.
Dicho Indígena

Según Edward Dale, “la gente recuerda únicamente el 10% de lo que ha leído, 20% de lo que ha discutido pero 90% de lo que ha experimentado”. Interesante, no? Eso me hace pensar que cuando en el Colegio facilitamos que los niños manipulen materiales, estamos permitiendo que experimenten e interioricen. 

Hace poco leí un ensayo sobre Pedagogía India y me sorprendí de las similitudes que nuestro enfoque educativo tiene con estas tribus que el día de hoy conservan sus tradiciones en algunos lugares de Estados Unidos.

Los niños nativos aprenden simplemente siguiendo a sus padres y otros parientes a donde vayan de una jornada a otra, acumulando conocimiento por absorción, imitación y a veces instrucciones.

Los indígenas sentían que los niños aprenden de forma diferente que los adultos. Por lo tanto el aprendizaje debe tener su propio ritmo y respeto por el mismo. Una vez que el niño está preparado y se considera que está listo para cierto conocimiento, este se prepara de manera muy cuidadosa y se le presenta. No se le lanza sin cuidado, no se deja a su alcance, sino que se le entrega en forma de un ritual que hace que los que lo reciben sientan que lo que se les ha entregado ha sido preparado, de alto valor y por consecuencia será apreciado, recordado pasará a la siguiente generación de la misma forma.

Otro aspecto de la pedagogía indígena tiene que ver conque las lecciones importantes de la vida no solo tienen lugar entre personas sino que son parte de un mundo más grande. La Tierra contiene cosas que necesitamos saber las cuales son demasiado importantes para que sean únicamente de los seres humanos, estas lecciones esenciales están integradas en los animales, las plantas, las montañas y los ríos a nuestro alrededor. En pocas palabras, el aprendizaje no solo toma lugar entre personas. La Tierra es nuestra maestra.

María Montessori sostiene “ Si educamos al niño para darse cuenta de la misión cósmica de los animales y otros seres a su alrededor, entonces estaría preparado para sentir gratitud por toda la creación” además reconoce “todas las cosas son parte del Universo y están interconectadas para formar una sola unidad”. (Conferencia en Roma 1946)

Sigamos trabajando para que el respeto por el ritmo de aprendizaje del niño, los rituales a la hora de mostrarle conocimiento y el objetivo de guiarlo hacia la consciencia de su lugar y misión en el Universo sean parte de nuestro sistema educativo y de esta manera lograr que no se produzcan personas que no solo pueden pasar exámenes, sino que tienen la oportunidad de convertirse en “personas reales”.

Visita www.montessoriqro.com para conocer más sobre el Colegio Montessori de Querétaro

Esto también es parte del efecto que tiene Montessori en tus hijos y su entorno.

¿Cuál es el efecto que tiene Montessori en mis hijos?

“Si la educación se sigue considerando como una simple transmisión del saber, poco se puede esperar de ella en cuanto al futuro del hombre ¿pues de qué sirve transmitir el saber si se descuida el desarrollo total del individuo?… El niño está dotado de potencialidades ocultas, que pueden encaminarnos hacia un futuro radiante. Si verdaderamente deseamos un nuevo mundo, entonces la educación debe tomar como su objetivo el desarrollo de las potencialidades humanas”.

María Montessori 1948

Como humanidad debemos actuar de manera distinta y educar de manera distinta. La realidad es que la solución está en tus manos.

Montessori es más que un método de educación, es una Filosofía de vida. En Montessori el propósito de una guía no es únicamente en lo académico, si no en el desarrollo del espíritu del niño. Ellas ven no sólo al niño que tienen enfrente sino al adulto que será el resultado de esta etapa de desarrollo tan sensible. En su interacción diaria, esperan cultivar hombres y mujeres que saben a un nivel profundo que la vida es más de lo que se observa con los sentidos, que se detienen a apreciar las maravillas del universo y respetan sus interrogantes. Personas que tienen un profundo respeto por la Tierra y todos los seres vivientes, que creen que la vida tiene un profundo significado y que ven con optimismo el futuro, que tienen el valor de expresar sus convicciones y vivir de acuerdo con ellas, que son capaces de dejar a un lado el interés propio por el bien de la humanidad, que alientan la paz en su propio ser, en sus relaciones y en el mundo.

Todo comienza contigo y una de las decisiones más importantes de tu vida: LA EDUCACIÓN DE TUS HIJOS.

Visita www.montessoriqro.com y se parte del:

Los valores de la “Comida Lenta” en Montessori

No hace mucho tiempo vi una calcomanía en un coche que decía “Si eres lo que comes, entonces soy, rápida, barata y fácil”. ¿Esto es realmente lo que queremos ser? No lo creo, pero hemos sido arrastrados por la cultura de la comida rápida que promueve y celebra esos valores.

Las elecciones que cada uno de nosotros hace en relación a la comida trascienden en todos los niveles. Podemos pensar que esas elecciones son acerca de nuestra propia buena alimentación o nuestro propio placer, pero en realidad se trata de la salud de la sociedad entera, de hecho se trata de la salud de la cultura humana.

¿Qué tipo de paisaje observamos en avenidas importantes en nuestras ciudades? Kilómetros y kilómetros de franquicias. La agricultura industrial y la comida rápida operan mano a mano como en una vasta conspiración. Juntos  suprimen variedad, limitan nuestras opciones, manipulan nuestros deseos y nos enganchan a el azúcar y la sal.

He aquí algunos de los más importantes valores  y supuestos de la comida rápida:

  • La comida es barata y abundante, y esta abundancia es permanente.
  • Los recursos son infinitos, así que está bien desperdiciar
  • Comer es básicamente reabastecerse en poco tiempo
  • De dónde viene la comida o qué tan fresca es no importa
  • Publicidad confiere valor
  • El trabajo debe ser evitado a toda costa

Valores de la “Comida lenta”

¿Qué hay de los valores anti comida rápida? ¿Existe futuro para los valores de la comida lenta que nos hagan conscientes de los costos reales de la comida? ¿Que cocinar y comer no son un trabajo pesado? ¿Que concentrarse en una tarea está bien? ¿Que todos estos aspectos están entretejidos? ¿Podemos inculcarles a nuestros hijos la magia de la hospitalidad y la generosidad? ¿Podemos enseñarles valores que transformen nuestras vidas y el mundo a nuestro alrededor?

Podemos, pero debemos cambiar de actitud.

Existe un movimiento en el mundo llamado “Movimiento de Comida Lenta” con 60, 000 miembros en alrededor de 100 países que ha demostrado que la comida puede enseñarnos cosas realmente importantes como, el cuidado, la belleza, la concentración, el discernimiento, la sensualidad y todo aquello de lo que el ser humano es capaz, pero solo si nos tomamos el tiempo de pensar en lo que estamos comiendo. 

Para mí, la vida tiene sentido y belleza a través del ritual diario alrededor de la mesa. Un ritual que expresa tradición, carácter, sustentabilidad y diversidad. Estos son valores que aprendí, inconscientemente, en la mesa cuando era niña. Pero la hora de comer ha sido sometida a una seria devaluación de su lugar como centro de la vida humana cuando era la promulgación de la necesidad compartida y cooperación.  Hoy en día, las comidas de los niños son cocinadas por extraños, consisten en alimentos altamente procesados y producidos en lugares lejanos e ingeridos golosamente a toda prisa y, frecuentemente sin compañía.

Podemos cambiar la comida en las escuelas y así cambiar el modelo de pensamiento existente de los niños hacia la comida. Cambiemos el currículo en las escuelas y enseñémosles a cultivar un huerto y cocinar. Así les demostraremos que la comida, el cocinar y comer son elementos que  nos brindan riqueza, sentido y belleza perdurables en nuestras vidas.

Artículo tomado de “Fast Food values and slow food values” por Alice Waters.

Este texto refleja la importancia de la comida en nuestras vidas. El método Montessori celebra esta importancia a través del cultivo de hortalizas y la preparación de comida como una actividad cotidiana dentro del salón de clases. El niño comprende con la experiencia el poder de preparar, compartir y elaborar alimentos de forma sustentable, nutritiva en un contexto social. Esta es la mejor manera de concientizar al niño de la importancia de una sana, nutritiva y sustentable alimentación y del poder social que esto conlleva.


 Visita www.montessoriqro.com para conocer más sobre el Colegio Montessori de Querétaro