Entradas

10 cosas más importantes que la Disciplina

La paternidad es una tarea muy compleja. A veces tendemos a enfocar nuestra atención en algún aspecto y descuidamos otros. Muchas veces estamos más preocupados en “cómo hacer que mi hijo haga…” o “qué puedo hacer cuando…” y perdemos de vista factores más importantes.

En el Colegio Montessori de Querétaro la disciplina se basa en lo positivo y en apoyar a los niños y niñas a que desarrollen la autodisciplina. La filosofía Montessori se basa en la observación, en el fomento al diálogo, en el respeto, la compasión y el perdón; en formar comunidad y vínculos fraternos entre todos los miembros de la comunidad (niños y adultos).

En casa, puedes llevar estos principios también.

Te presentamos 10 cosas más importantes que la disciplina para que lleves a casa:

1. La relación padre (madre) hijo. Esta relación es la más grande influencia sobre sus vidas. La forma en que nos relacionamos con nuestros hijos es la forma en la que se relacionarán con otros. Esta relación debe basarse en el respeto, la empatía y la compasión. No solo tratarán a los demás de la misma manera, sino que además esperarán ser tratados del mismo modo.

2. La percepción. Cuando observas a tu hijo, ¿qué es lo que ves? ¿Ves lo positivo o lo negativo? La manera en que lo ves determina la forma en que lo tratas. Pensar que: “Está en los terribles dos” te hará enfocarte en cosas terribles y hará que lo corrijas constantemente. Trata de ver el mal comportamiento como necesidades que deben ser atendidas.

3. La relación con su papá (mamá). Tu hijo observa y aprende. El cimiento de una familia feliz es una relación, sana, amorosa y fuerte entre ustedes dos. Esto no quiere decir que deban estar juntos para lograrlo.

4. La atmósfera en casa. El ambiente de la casa debe ser seguro, cálido y amoroso para todos los miembros. Este ambiente se verá afectado si hay constantes peleas entre los padres, los hermanos y/o los padres y los hermanos.

5. La forma en que te relacionas con otros. ¿Cómo tratas a el conductor delante de ti, al dependiente en el autoservicio, a algún servidor público? Tu hijo observa y sigue tu ejemplo.

6. Servicio a la comunidad. El que seas voluntario o que estés involucrado en tu comunidad le mostrará un sentido de responsabilidad, compromiso y reciprocidad.

7. La Escuela. Elige con cuidado. Toma en cuenta que no todos los niños aprenden igual y al mismo ritmo. Lo que funciona a la mayoría, no necesariamente le funcionará a tu hijo. Asegúrate que tu influencia sea mayor que la de sus pares.

8. Tu relación contigo mismo. Si estás bien, podrás atenderlo mejor. Serás más paciente, empático y tendrás más energía.

9. Medios de comunicación. La publicidad, los medios y los gadgets envían mensajes a nuestros hijos. Limita los horarios y filtra lo que les llega.

10. Necesidades básicas. Nutrición adecuada, sueño y ejercicio son necesarios para su bienestar y desarrollo pero además están directamente relacionados con su comportamiento.

 

Ven a conocer el Colegio Montessori de Querétaro

Envíanos un Whatsapp al 442 603 6365

 

 

 

10 principios Montessorianos para llevar a casa

Me gustaría compartirles algunos principios fundamentales Montessorianos para que practiquen en casa. Estos principios son relevantes para cualquier niño en edad preescolar.

1. Debes SEGUIR al niño. Este es el más importante principio de todos y debe seguirse a cualquier edad. Debemos respetar y honrar el interés y la necesidad de cada uno de nuestros hijos.

2. Dale a tu hijo la libertad de explorar en espacios cerrados y abiertos por igual, siempre y cuando sea seguro y utilice esa libertad de manera positiva.

niñosnaturaleza

3. Dale a tu hijo la oportunidad de utilizar las manos tanto como sea posible. Tu hijo debe estar expuesto a todas las experiencias concretas que tengan que ver con el uso de sus manos para después lograr la abstracción de conceptos.

4. Promueve todo tipo de ejercicios de Vida Práctica y Sensorial. Estos ejercicios promueven su independencia, coordinación, concentración y orden. Además, estos ejercicios son una preparación indirecta para otras áreas de aprendizaje como matemáticas y lenguaje.

DiegoCI

5. Ten utensilios y materiales de su tamaño a la mano en cajones y estantes de fácil acceso, esto promueve la repetición de ejercicios.

6. No interrumpas sus ciclos de trabajo (o juego).  Dale la oportunidad de ir construyendo períodos de concentración cada vez más largos.

7. Evita los premios y castigos. Dale la oportunidad de reconocer su propio esfuerzo y de sentir satisfacción después de lograr una tarea.

8. Muéstrale cómo. Cuando no sepa cómo utilizar algo, hazle una demostración con secuencia de pasos. Que tus movimientos sean lentos y precisos.

9. Que el ambiente que lo rodea sea ordenado y atractivo. El orden externo promueve el orden interno y la inteligencia.

juguetesorden

10. Cuando le ofrezcas una actividad nueva,  revisa que aisle una sola dificultad (si se trata de clasificar colores, que solo sea esa cualidad. No incluyas cualidades como tamaño y  forma en el mismo ejercicio). Cuando se trata de una sola dificultad el error será tan evidente, que lo detectará solo.

 

http://livingmontessorinow.com/2011/03/08/top-10-montessori-principles-for-natural-learning/

Enriquece el vocabulario de tus hijos

En Montessori se utiliza un proceso de tres etapas para enriquecer el vocabulario de los niños entre 3 y 6 años. En la primera etapa se muestra al niño los objetos con los que se va a trabajar nombrándolos por su nombre. En la segunda etapa se ayuda al niño a establecer una relación entre el lenguaje y su propia experiencia proporcionándole el nombre del objeto y pidiendo que lo señale. En la tercera etapa, se le pide al niño que nombre algo sin habérselo mencionado antes.

Aquí un ejemplo de cómo puedes enriquecer el vocabulario de tus hijos aplicando esta técnica en casa:

El juego de las frutas: Coloca tres frutas de diferente color frente a ustedes

1a etapa:

Nombra cada fruta por su nombre tomándola con la mano y mostrándosela a tu hijo(a). Recuerda que en esta etapa (3 – 6 años) es importante no saturar a tu hijo(a) con adjetivos, utiliza oraciones simples: “esta es una manzana”

2a etapa:

Pídele a tu hijo(a) que te muestre los objetos cuando mencionas el nombre. “Dame la manzana” o “Dame la pera”. Si tu hijo(a) comete un error, con paciencia enséñale nuevamente la lección desde la primera etapa.  

3a etapa:

Pídele a tu hijo que nombre la fruta que señales: “¿Qué fruta es esta?”. Si se equivoca, enséñale nuevamente la lección, repitiendo con paciencia los nombres de los objetos como en la primera y segunda etapa.

Estos ejercicios se pueden hacer con cualquier objeto en casa, recuerda mantener un vocabulario simple y sin tantos adjetivos. Si repites este ejercicio constantemente te sorprenderás lo mucho que puedes enriquecer el vocabulario de tus hijos en poco tiempo. Observa el avance que tiene tu hijo(a) y, si así lo permite, haz que enfrente retos diferentes.

Disfruta cada cosa que hagas con tu hijo(a), ellos están en la etapa más sensible y en la que absorben más conocimiento. Tú puedes estimular su aprendizaje y desarrollar todo su potencial.

Escribe tus comentarios y visita nuestra página web: www.montessoriqro.com o nuestro perfil en facebook: www.facebook.com/cmontessoriqro

Disciplina Inteligente parte II

En nuestra última publicación, hablamos sobre el objetivo de la disciplina inteligente de acuerdo a Vidal Schmill:

“EL OBJETIVO DE LA DISCIPLINA INTELIGENTE ES LOGRAR QUE LOS HIJOS O ALUMNOS PUEDAN CONVERTIRSE A SÍ MISMOS EN PERSONAS CAPACES DE SER AUTÓNOMOS Y CONSTRUCTIVOS PARA EL ENTORNO SOCIAL EN EL QUE VIVEN.”

Hablamos también sobre la importancia de que los padres conozcan las necesidades naturales de sus hijos y evitar pasar por encima de ellas o exigir más de lo que el pequeño puede hacer ya que esto puede causar enojo y furstaración en los niños.

En esta publicación, te presentamos algunos ejemplos de cómo trabajar con esas necesidades:

– Las necesidades naturales en el niño son: de movimiento, orden, exploración, independencia, etapa sensorial. Cuando el niño no tiene satisfechas estas necesidades, entra en conflicto y confrontación con el adulto.

– El niño debe conocer con anticipación lo que esperamos que haga y cuáles son las reglas. En dónde y en qué momentos  puede hacer ciertas cosas y en dónde y cuándo no. Por ejemplo: puede correr en un parque, en el patio, etc. siempre y cuando sea el momento adecuado para ello, pero no puede correr en la calle o en un lugar reducido ya que podrá lastimarse o romper algo.

– Las consecuencias siempre deberán ponerse de acuerdo al límite roto, no son castigos, sino una forma de reparar el daño hecho. Si tiró algo deberá recogerlo, si corre a pesar de que se dio la indicación de no hacerlo, entonces deberá estar tomado de nuestra mano, sentarse un momento, etc.

Estas consecuencias se deben aplicar siempre que el límite se rompa independientemente de nuestro estado de ánimo o grado de tolerancia y sobretodo mostrar congruencia, ya que de nada sirve marcar un límite si en el fondo el niño sabe que nos hace gracia su conducta o bien que nos causa culpa poner límites y consecuencias. Es importante evitar caer en discusiones, perder la calma y el castigo físico.

– El niño debe saber que sus actos tienen una finalidad y un beneficio para sí mismo y para los demás, ya que de esta manera tendrá interés en cumplir con lo acordado.

– Solamente el niño confiará en el adulto cuando sabe que lo que le pide es por un bien, cuando no existen trampas, mentiras o chantajes. Por ejemplo, si la madre miente al niño acerca de que no va a salir de casa y lo hace cuando el pequeño está distraído, cuando le dice que si no obedece “mamá se pondrá triste”, cuando le decimos al pequeño que si no  come se pondrá flaco y feo, etc.

Cuando el niño confía en nosotros ni siquiera espera que le demos explicaciones, ni es necesario que lo hagamos. Si el adulto está seguro de lo que hace  el niño lo estará.

Recordemos jamás caer en estos extremos cuando tratemos de educar a nuestro hijo:

  • La impunidad del acto causado por minimizar un daño y justificar indebidamente la conducta del niño.
  • El resentimiento: derivado de sancionar exageradamente un acto que no merecía una reacción o un acto de represalia mayor al que la importancia del propio  acto merecía y, por supuesto, evitar manazos, nalgadas, gritos. etc.  

La disciplina como se ha planteado aquí propicia:

  • Responsabilidad 
  • Respeto 
  • Honestidad 

Esta es la verdadera Educación basada en Valores

Seguramente como padre aún tienes muchas dudas ya que la educación no se basa en recetas, pero sí en una preparación e información responsable por parte del adulto. Es por esto que los invitamos a asistir a las reuniones de Padres que tenemos en el Colegio Montessori de Querétaro, ya que los temas tratados siempre son preparados y pensados para disipar las dudas que como padres tenemos y sobretodo beneficiar a nuestros hijos.

También te invitamos a que nos hagas llegar tus comentarios y preguntas a través de nuestra página en facebook.

Colegio Montessori de Querétaro, desarrollando el potencial de tus hijos.