Entradas

Lo que se puede y lo que no se puede dentro de un ambiente Montessori

Uno de los mayores retos que enfrentamos en el Colegio Montessori de Querétaro es aquel que tiene que ver con la creencia de que “en Montessori, los niños hacen lo que quieren”. Esta creencia, por demás infundada, ha dañado la imagen de la filosofía, haciendo creer a los papás, que no existen límites, ni disciplina dentro de un ambiente de trabajo.

Aquí enlisto algunas cosas que se pueden y no  se pueden hacer:

Lo que se puede

Lo que no se puede

– Los niños tienen la libertad de elegir con qué material trabajar

– No podrá tomar material que no haya sido mostrado por la guía previamente.

– Los niños puede tomar un material y repetirlo las veces que así lo deseen.

– Los niños no pueden tomar el material que esté siendo utilizado por alguien más, tendrá que esperar a que el niño que lo esté trabajando, lo termine y lo regrese a su lugar.

– Los niños tienen la libertad de desplazarse (moverse) libremente por el ambiente.

– No está permitido correr .

– Los niños pueden observar el trabajo de los demás.

– Un niño no puede interrumpir a otro. Para poder observar a otros, el niño debe permanecer en silencio y con las manos atrás.

– Los niños tienen la libertad de platicar dentro del salón.

– No pueden gritar. Deben hablar en tono de voz bajo de tal manera que no interrumpan el trabajo de los demás.

En el Colegio Montessori de Querétaro estamos convencidos de que un ambiente en donde existen límites  y reglas claras propicia en los niños seguridad y estructura, lo que permitirá el desarrollo de su potencial.

¿Sigues pensando que en Montessori los niños hacen lo que quieren?

 

 

Disciplina en un ambiente montessori

Cuando el tema de la Educación Montessori surge en alguna charla, estos son los dos comentarios frecuentes de gente que no conoce ampliamente esta alternativa de educación. “En ese método los niños hacen lo que quieren, los ambientes parecen tener demasiada libertad y caos”, o por el otro lado “son ambientes de trabajo con demasiada estructura”.

Cuando un Ambiente Montessori es bien llevado la guía tiene la difícil tarea de encontrar el balance perfecto entre la libertad y la disciplina. Es precisamente la base de la libertad y la estructura la que construye la disciplina en un niño.

De acuerdo con María Montessori si la disciplina se basa en la libertad, la disciplina debe ser necesariamente activa. No podemos considerar a un individuo disciplinado sólo cuando se lo ha reducido artificialmente al silencio o se le ha vuelto inmóvil. Este niño silencioso e inmóvil es, en realidad, un niño al que se le aniquiló la voluntad. Llamamos a un individuo disciplinado cuando es dueño de sí mismo y puede, por lo tanto, regular su propia conducta cuando resulte necesario para seguir alguna norma de vida. Disciplina activa

Muchas personas asumen que la disciplina es algo que debe ser impuesto desde fuera por un figura de autoridad, que debe ser obedecida sin ser cuestionada. En una ambiente Montessori la disciplina no es algo que se ejerce sobre el niño; tampoco se trata de una técnica de control del comportamiento. El principal enfoque, en Montessori, se da en el lugar interno del control, que permite al individuo elegir el comportamiento adecuado porque resulta bueno para él y para la comunidad.

Montessori sostenía que la disciplina es “no un hecho sino un camino”. La verdadera disciplina viene de dentro y es el resultado del continuo desarrollo del crecimiento interno.

El niño debe desarrollar un orden interior a través del trabajo antes de que sea capaz de elegir y llevar acabo sus propios actos.

Montessori encontró que a los niños se les otorga, a través de la libertad inherente en sus ambientes de trabajo, los recursos para que la autodisciplina sea revelada. La independencia no disminuye el respeto por la autoridad, al contrario, la profundiza. Una de las cosas que más despertó su interés fue el observar que el orden y la disciplina están íntimamente unidas y resultan en libertad.

La autodisciplina conlleva un grado de auto respeto que lleva al niño a respetar los derechos y necesidades de los otros. De esta manera puede aprender y crecer  en la seguridad de una comunidad de individuos respetuosos.

 

Libertad

¿Qué significa Libertad en Montessori?

Muchos papás llegan con nosotros para pedir información y nos preguntan sobre el tema de la libertad. Desafortunadamente, alrededor de Montessori se han creado una serie de mitos acerca de la libertad que tienen los niños; un mito muy común es: “En Montessori los niños hacen lo que quieren” “En Montessori manejan mucha libertad”.

Antes de hacer este tipo de aseveraciones, deberíamos preguntarnos ¿Qué entendemos por libertad? ¿Qué otorga esta libertad al niño?

En un Ambiente Montessori, es decir en un Ambiente Preparado, en donde existe orden y estructura la libertad es un componente básico. Para la Doctora Montessori, la libertad del niño depende del desarrollo y de la construcción previa de su personalidad, que involucra su independencia, su voluntad y su disciplina interna. En un ambiente Montessori, libertad no significa movimiento desordenado, sin objeto y sin orden. Se refiere a una libertad psicológica que consiste en la autodisciplina, el dominio de sí mismo y la circunstancia que le rodea.

Cuando se trabaja con límites claros y consistentes, el niño tiene la libertad de:

1. Reflexionar sobre sus propios actos

2. Determinas sus consecuencias, tanto para él, como para los demás

3. Probarse a sí mismo contra los límites de la realidad

4. Averiguar qué le proporciona una sensación de realización y qué le deja insatisfecho

5. Descubrir sus capacidades y defectos

Cuando el niño es libre, tiene la oportunidad de desarrollar un autoconocimiento, y si se conoce a sí mismo, ¿crees que sea capaz de sobre pasar obstáculos? ¿tendrá la capacidad de manejar sus emociones? ¿ sabrá cuáles son sus limitaciones y hasta dónde puede llegar?

Para más información sobre nosotros vista: www.montessoriqro.com

Desarrollando el potencial de tus hijos