Entradas

Exploración y Conocimiento del Medio en el Colegio Montessori de Querétaro

María Montessori creía que eran necesarias dos cosas para que los niños crecieran y se convirtieran en seres humanos de paz: el conocimiento y la  conciencia de la interdependencia entre todos los seres que habitamos el cosmos y el sentido de gratitud que proviene de la misma.

Es a través de esta educación Cósmica, que los niños reciben lecciones que les permiten desarrollar esa conciencia y gratitud hacia las generaciones previas y a los beneficios recibidos. A través de diversas experiencias, los niños están expuestos no solamente a la convivencia con humanos, sino a todo tipo de formas de vida y elementos en la naturaleza, animales (existentes y extintos), plantas, rocas, océanos, bosques e incluso moléculas de partículas atómicas.

Gracias a estos aprendizajes, los niños desarrollan un sentido de importancia, propósito y responsabilidad que llevan a su vida adulta y que les permite elegir una vocación que los haga sentirse plenos.

 

Conoce más sobre el Colegio Montessori de Querétaro

Crea un museo natural en casa con tus hijos

La mayoría de los niños sienten un fuerte deseo de llevar algunas muestras del mundo natural a casa. ¿No sería genial adaptar un espacio para estos objetos dentro de casa? Puede ser desde una mesa de observación, un mini acuario o un terrario que albergue insectos, escarabajos, ranas, tortugas y otros pequeños animales que puedan ser explorados y después liberados.

Estos objetos pueden ayudar a crear ese espacio natural en casa para los niños:

  • lupa
  • microscopio
  • un micrófono para que amplifique los sonidos de algunos animales
  • cajas o botellas de vidrio (la de mermelada grande son una buena opción)
  • terrario
  • granja de hormigas
  • un pequeño acuario
  • jaula para aves
  • caja para grillos
  • libros donde los niños puedan identificar el animal que han traído
  • etiquetas para escribir el nombre del animal y/o las plantas recolectadas

large_kids-nature

De esta manera pueden estudiar flores, comparar las diferencias entre especies, contar pétalos, estambres; identificar sus partes, etc. Pueden recolectar frutos de algunos árboles, bellotas e incluso hojas que hayan caído, podrán clasificarlas por tamaño, forma o color.

Si tu hijo es mayor, quizá podría llevar un diario con sus observaciones en casa y cuando sale a recolectar objetos y animales.

Una buena idea es que antes de que el animal o planta se vaya de casa de regreso a la naturaleza, los niños los dibujen o fotografíen para recordarlo.

Algo sumamente importante es que tu hijo sepa que una vez que tenga oportunidad de observar los animales, será necesario regresarlos a la naturaleza para que sigan viviendo. 

 

Fuente: Seldin, T. How to Raise an Amazing Child the Montessori Way. New York. DK Publishing.

 

 

Ecología, Montessori y Vacaciones

En estas vacaciones aprovecha el tiempo y sigue desarrollando el potencial de tus hijos con diferentes actividades que estimulen su interés y conciencia por el mundo que lo rodea.

María Montessori, desde los años treintas comprendió la importancia de conservar los recursos del mundo y buscó despertar una conciencia de este tema en los niños. Desarrolló una filosofía de vida con la intención de ayudar a los niños a ser ciudadanos del mundo, capaces de comprender las interdependencias existentes entre todos los seres y su misión especial en la protección de la tierra y sus recursos.

1. Enseña a tus hijos el valor de los recursos y la importancia del reciclaje. Puedes empezar por separar la basura en casa:

– Reutiliza botes y píntalos de tal manera que tus pequeños puedan identificar qué desperdicio va en qué recipiente. Puedes utilizar 3 botes y separarlos así:

El bote azul: Plásticos

El bote verde: desperdicios orgánicos

El bote café: cartón y papel

– Juega con tu pequeño y separen la basura de toda la casa, platicando sobre cada elemento e identificando el depósito correspondiente.

– Será interesante que tú y tus hijos visiten un centro de acopio en donde podrán observar qué pasa con el cartón y el plástico una vez que pasan por el proceso de transformación para el reciclaje.

2. A los niños les encanta estar al aire libre, descubriendo, identificando, trepando árboles, etc. María Montessori los llamaba “pequeños científicos” y es que los niños están ansiosos por observar y responder muchas preguntas.

En estas vacaciones te recomendamos salir al parque, al campo o al bosque y realizar las siguientes actividades:

– Cuando paseen, asegúrate de comentar con tus hijos lo que estén experimentando. Háblales sobre el tiempo y las estaciones. Dirige su atención a detalles que quizá no perciban, como los colores de las hojas en los árboles y otras características propias de la estación.

– Durante el paseo, propicia un momento de silencio para que puedan escuchar los sonidos de la naturaleza además de observarla. 

– Si encuentras basura en el parque que estén visitando, recógela y busca un bote de basura para tirarla. Es importante que tu hijo observe este tipo de acciones para que en un futuro las adopte como propias.

– Estimula la imaginación de tus hijos y acuéstense a observar las nubes. ¿Qué formas ven? ¿Qué historias pueden contar sobre las formas que ven en las nubes?

Busca actividades al aire libre o en el jardín de tu casa que despierten la curiosidad de tus hijos. Te sorprenderá la capacidad de asombro que existe en tus hijos.