Entradas

Tips para cuando tus hijos entran a preescolar

En este mes de Enero, algunos de nuestros niños de Comunidad Infantil (Maternal Montessori) ingresaron a Casa de los Niños (Preescolar Montessori). Esto implica todo un proceso de adaptación como si fuera el primer mes de tus hijos en la escuela.

Para algunos es más sencillo que para otros, sin embargo, todos, todos, absolutamente todos los niños y sobre todo todas las madres y padres, experimentan un duelo.

Si eres una de estas mamás o papás, te compartimos 10 tips que pueden ayudar a tus hijos a una transición suave y amorosa:

  1. Muéstrale confianza y seguridad
  2. Sé lo más paciente que puedas
  3. Levántense temprano y desayunen con calma, esto ayudará a que su mañana de trabajo sea armoniosa
  4. La constancia lo ayudará aún más, intenta que no falte para no interrumpir su proceso.
  5. Muéstrale todo tu interés
  6. Cuando lo dejes en el colegio, procura que sea caminando y no cargándolo(a)
  7. Cada vez que te despidas dile que vas a regresar por él o ella y que va a estar bien
  8. No tardes mucho en la despedida, tus hijos necesitan ver que te sientes seguro(a) de dejarlos en el colegio
  9. Cuando lo recojas, procura que toda tu atención esté en saludarlo y saber cómo estuvo su día.
  10. Si tienes dudas, pide una entrevista con su guía. La comunicación es nuestra mejor herramienta

Conoce nuestro Maternal y Preescolar Montessori

Haz una cita

Whatsapp: 442 219 46 21

La Hora de Dormir: Un Hábito

El sueño es uno de  los hábitos que ayuda a que los niños crezcan fuertes y sanos. Los preescolares típicamente duermen aproximadamente de 10 a 12 horas durante cada período de 24 horas, pero no hay razón para ser rígido en cuanto a qué horas específicas deben tomar esas 10 ó 12 horas necesarias. En esta etapa, lo importante es ayudar a tu hijo a que desarrolle buenos hábitos para dormir.

Estableciendo una rutina para irse a la cama

Una rutina para irse a acostar es una buena manera de asegurar que su el niño duerma lo suficiente. Para establecer esta rutina:

  • Incluye un período de tranquilidad unos treinta minutos antes de la hora de dormir. Leer un cuento a tu hijo es muy recomendable.
  • Fija una hora específica para dormir, avisándole media hora antes y 10 minutos antes de la hora acordada.
  • Establece horas fijas para irse a acostar, levantase y tomar siestas.
  • Manten horas de juego y horas de comer consistentes.
  • Evita los estimulantes como la cafeína, cuando se aproxime la hora de dormir.
  • La habitación debe ser tranquila, acogedora y conductiva al sueño.
  • Utiliza la cama solamente para dormir— no para jugar o para ver la televisión.
  • Limita las comidas y bebidas antes de la hora de acostarse.
  • Permite que tu hijo(a) escoja con qué pijama quiere dormir, qué muñeco de peluche necesita llevarse a la cama, etc.
  • Puedes escuchar música lenta y agradable antes de dormir.
  • Acuesta a tu hijo de manera cariñosa para reafirmar una sensación de seguridad

Es muy importante evitar arrullar al niño en brazos, darle palmaditas o “ayudarle” a quedar dormido. Lo que queremos lograr es que el niño pueda dormirse solo.

Datos sobre las siestas

La mayoría de los preescolares todavía necesitan tomar siestas durante el día. Ellos(as) tienden a ser muy activos— corriendo por todas partes, jugando, yendo a la escuela y explorando sus alrededores— así que es una buena idea darles una oportunidad para que descansen y se tranquilicen. Incluso si tu hijo(a) no puede dormir, trata de reservar unos momentos tranquilos durante el día para que se relaje.

La mejor manera de influir para que tu niño(a) tome siestas es fijar una rutina, tal y como lo hace cuando es hora de dormir. Tu hijo, no queriendo perder nada de la acción, puede que se resista a dormir una siesta, pero es importante mantener la rutina firme y consistente. Explícale al niño(a) que este es un tiempo para estar tranquilo y que debe acostarse.

¿Cuánto deben durar las siestas? Deben durar tanto como creas que el niño necesita descansar. Generalmente, una hora es suficiente. Pero habrá otros momentos cuando tu hijo(a) no ha parado en todo el día y necesitará una siesta más larga.

Un niño que ha dormido bien y se encuentra descansado mostrará menos episodios de irritabilidad durante el día.

Visita www.montessoriqro.com  

Fuente: http://kidshealth.org/parent/en_espanol/crecimiento/sleep_preschool_esp.html