Entradas

¿Cómo criar a tus hijos sin pantallas y sin volverte loca?

Después de un día laboral o lleno de actividades, por fin estamos en casa con nuestros hijos y aún así sentimos que no tenemos tiempo ni para ir al baño. ¿Qué hacemos? si, en ocasiones enchufamos a los niños a la tablet, al celular o a la televisión y de esta manera tener unos minutos para nosotros. ¡Perfecto! pero luego llega la culpa y llegan a ti todos los artículos que has leído acerca del daño que hace exponer a tus hijos frecuentemente a las pantallas. ¿Será posible tener tiempo para nosotros, sin necesidad de un dispositivo electrónico para mis hijos? la respuesta es SI y aquí te decimos cómo, por supuesto al estilo Montessori de Querétaro:

La respuesta obvia es jugar con tus hijos, dedicarles tiempo y cariño, cierto. Sin embargo, es real que necesitamos tiempo para nosotros, y existe una manera positiva que les dará grandes beneficios sociales, emocionales y cognitivos. La respuesta es:

EL JUEGO AUTÓNOMO

El juego autodirigido o autónomo, es elegido, iniciado y dirigido por tu hijo(a). Cuando tu hijo(a) logra esto, estar juntos se vuelve menos demandante, justo porque ya no eres el ENTRETENIMIENTO, sólo el observador. Así que leer, comer un chocolate, relajarte, contestar un correo o una llamada ES POSIBLE.

¿Qué construye el juego autónomo?

  • Salud emocional y social
  • Confianza
  • Creatividad
  • Autodisciplina
  • Herramientas para solución de conflictos

Primero que nada, conoce que algunos principios básicos en la Filosofía Montessori son: la autonomía, la observación y el ambiente preparado. Y tú como mamá o papá los puedes aplicar en casa. Déjanos llevarte paso a paso para ayudar a tus hijos en el juego autónomo:

Apaga la TV, apaga las pantallas 

¿Qué construye enchufarlos a una pantalla? : la necesidad incansable de ser entretenidos por algo o alguien más; afecta el instinto natural de descubrir y explorar. Así que entre más estén expuestos a una pantalla, menos querrán jugar solos, explorar y descubrir; menos autonomía. Entonces el primer paso es APAGAR LAS PANTALLAS. ¿Cómo? tú decides, puede ser de golpe o poco a poco.

En nuestro ambiente Montessori, (maternal y preescolar) las pantallas no existen. Todo el material que los niños tienen a su alcance tiene un propósito formativo, y parte de ese propósito es promover la autonomía de tus hijos.

 

Prepara el ambiente

Así como nuestros ambientes Montessori están preparados para que los niños trabajen de manera autónoma,  con estos tips podrás hacer que tu casa se vuelva un lugar de juego autónomo, un cuarto tipo Montessori:

El orden es fundamental:

Si observas nuestro ambiente Montessori podrás ver que cada cosa tiene un lugar, así como un sólo material de cada tipo, es decir existe un balance entre el número de materiales y el tipo de materiales que están expuestos en estantes a la altura de los niños. Esto permite que los niños escojan libremente con qué material trabajar sin necesidad de depender constantemente de un adulto. En casa haz lo siguiente:

  • Coloca los juguetes de tu hijo(a) en estantes o canastos pequeños que estén a su altura para que los pueda ver, escoger y tomar libremente
  • Coloca sólo los juguetes que interesen a tu hijo(a) o con los que más juegue. Así le ofrecerás opciones diferentes y suficientes sin sobreestimular.

El tipo de juguetes ayuda más de lo que te imaginas:

En nuestro ambiente Montessori existen materiales adecuados para cada edad. Los materiales Montessori son científicamente desarrollados para cumplir propósitos determinados: discernir, seriar, coordinación fina y gruesa, lenguaje, cuidado del ambiente y de su persona, lógica matemática, expresión, entre otros. En casa escoge juguetes que:

  • No tengan demasiados estímulos al mismo tiempo
  • Estimulen su imaginación
  • Sean preferentemente de materiales naturales como la madera
  • Algunas opciones son:
    • Envases para abrir y cerrar
    • Mesa de arte
    • Material para hacer collages
    • Instrumentos musicales
    • Libros de acuerdo a su edad
    • Rompecabezas de acuerdo a su edad
    • Materiales sensoriales: slime, un contenedor con semillas, masita, etc
    • Materiales de diferentes texturas
    • Haz click aquí para otras opciones

Mesas y sillas de su tamaño:

 

Mobiliario a la altura Montessori Queretaro

Así como en nuestros ambientes el mobiliario está especialmente diseñado para los niños, es indispensable que en el cuarto de juegos o cuarto de tus hijos los muebles estén adaptados a su tamaño.

 

Vuélvete guía y observador

Nuestras guías Montessori están entrenadas en OBSERVACIÓN, pues es parte fundamental de su formación y herramienta fundamental para trabajar con el grupo. En casa, no necesitas estar entrenado en el arte de la observación, sin embargo sigue estos pasos para volverte observador más que el que entretiene:

Resiste la urgencia de ayudar

Parte del desarrollo de los niños es enfrentarse a la dificultad, esforzarse. Si escogiste juguetes de acuerdo a su edad, es probable que no necesite que les muestres cómo usarlos, no necesitará tu ayuda.

Evita las interrupciones

Cuando los niños juegan, o en el ambiente Montessori “trabajan”, están haciendo algo sumamente importante. Si dejas a tu hijo(a) explorar el ambiente en sus propios términos, dejas que aprenda que lo que le interesa vale la pena.

Confía en tu hijo(a)

¡FUNDAMENTAL! Para que tu hijo(a) aprenda a seguir su brújula interna y desarrolle la habilidad de dirigir su propio juego por periodos de tiempo más largos, es fundamental que lo(a) dejes que decida con qué jugar, cómo jugar y cuánto tiempo jugar.

 

CONOCE NUESTRO MATERNAL Y PREESCOLAR MONTESSORI, DONDE TU HIJO DESARROLLARÁ AUTONOMÍA

WHATSAPP: (442) 6036365

 

 

 

10 principios Montessorianos para llevar a casa

Me gustaría compartirles algunos principios fundamentales Montessorianos para que practiquen en casa. Estos principios son relevantes para cualquier niño en edad preescolar.

1. Debes SEGUIR al niño. Este es el más importante principio de todos y debe seguirse a cualquier edad. Debemos respetar y honrar el interés y la necesidad de cada uno de nuestros hijos.

2. Dale a tu hijo la libertad de explorar en espacios cerrados y abiertos por igual, siempre y cuando sea seguro y utilice esa libertad de manera positiva.

niñosnaturaleza

3. Dale a tu hijo la oportunidad de utilizar las manos tanto como sea posible. Tu hijo debe estar expuesto a todas las experiencias concretas que tengan que ver con el uso de sus manos para después lograr la abstracción de conceptos.

4. Promueve todo tipo de ejercicios de Vida Práctica y Sensorial. Estos ejercicios promueven su independencia, coordinación, concentración y orden. Además, estos ejercicios son una preparación indirecta para otras áreas de aprendizaje como matemáticas y lenguaje.

DiegoCI

5. Ten utensilios y materiales de su tamaño a la mano en cajones y estantes de fácil acceso, esto promueve la repetición de ejercicios.

6. No interrumpas sus ciclos de trabajo (o juego).  Dale la oportunidad de ir construyendo períodos de concentración cada vez más largos.

7. Evita los premios y castigos. Dale la oportunidad de reconocer su propio esfuerzo y de sentir satisfacción después de lograr una tarea.

8. Muéstrale cómo. Cuando no sepa cómo utilizar algo, hazle una demostración con secuencia de pasos. Que tus movimientos sean lentos y precisos.

9. Que el ambiente que lo rodea sea ordenado y atractivo. El orden externo promueve el orden interno y la inteligencia.

juguetesorden

10. Cuando le ofrezcas una actividad nueva,  revisa que aisle una sola dificultad (si se trata de clasificar colores, que solo sea esa cualidad. No incluyas cualidades como tamaño y  forma en el mismo ejercicio). Cuando se trata de una sola dificultad el error será tan evidente, que lo detectará solo.

 

http://livingmontessorinow.com/2011/03/08/top-10-montessori-principles-for-natural-learning/

La Hora de Dormir: Un Hábito

El sueño es uno de  los hábitos que ayuda a que los niños crezcan fuertes y sanos. Los preescolares típicamente duermen aproximadamente de 10 a 12 horas durante cada período de 24 horas, pero no hay razón para ser rígido en cuanto a qué horas específicas deben tomar esas 10 ó 12 horas necesarias. En esta etapa, lo importante es ayudar a tu hijo a que desarrolle buenos hábitos para dormir.

Estableciendo una rutina para irse a la cama

Una rutina para irse a acostar es una buena manera de asegurar que su el niño duerma lo suficiente. Para establecer esta rutina:

  • Incluye un período de tranquilidad unos treinta minutos antes de la hora de dormir. Leer un cuento a tu hijo es muy recomendable.
  • Fija una hora específica para dormir, avisándole media hora antes y 10 minutos antes de la hora acordada.
  • Establece horas fijas para irse a acostar, levantase y tomar siestas.
  • Manten horas de juego y horas de comer consistentes.
  • Evita los estimulantes como la cafeína, cuando se aproxime la hora de dormir.
  • La habitación debe ser tranquila, acogedora y conductiva al sueño.
  • Utiliza la cama solamente para dormir— no para jugar o para ver la televisión.
  • Limita las comidas y bebidas antes de la hora de acostarse.
  • Permite que tu hijo(a) escoja con qué pijama quiere dormir, qué muñeco de peluche necesita llevarse a la cama, etc.
  • Puedes escuchar música lenta y agradable antes de dormir.
  • Acuesta a tu hijo de manera cariñosa para reafirmar una sensación de seguridad

Es muy importante evitar arrullar al niño en brazos, darle palmaditas o “ayudarle” a quedar dormido. Lo que queremos lograr es que el niño pueda dormirse solo.

Datos sobre las siestas

La mayoría de los preescolares todavía necesitan tomar siestas durante el día. Ellos(as) tienden a ser muy activos— corriendo por todas partes, jugando, yendo a la escuela y explorando sus alrededores— así que es una buena idea darles una oportunidad para que descansen y se tranquilicen. Incluso si tu hijo(a) no puede dormir, trata de reservar unos momentos tranquilos durante el día para que se relaje.

La mejor manera de influir para que tu niño(a) tome siestas es fijar una rutina, tal y como lo hace cuando es hora de dormir. Tu hijo, no queriendo perder nada de la acción, puede que se resista a dormir una siesta, pero es importante mantener la rutina firme y consistente. Explícale al niño(a) que este es un tiempo para estar tranquilo y que debe acostarse.

¿Cuánto deben durar las siestas? Deben durar tanto como creas que el niño necesita descansar. Generalmente, una hora es suficiente. Pero habrá otros momentos cuando tu hijo(a) no ha parado en todo el día y necesitará una siesta más larga.

Un niño que ha dormido bien y se encuentra descansado mostrará menos episodios de irritabilidad durante el día.

Visita www.montessoriqro.com  

Fuente: http://kidshealth.org/parent/en_espanol/crecimiento/sleep_preschool_esp.html